Escuchar este artículo

Con el cierre de la frontera se aumentó la criminalidad: Víctor Bautista

Jueves, 5 de Agosto de 2021
Los grupos armados ilegales que tomaron la línea de fronteriza, por eso el Secretario de Frontera y Cooperación de la Gobernación cree que se debe seguir aumentando las capacidades de la Fuerza Pública.

Después de los recientes atentados ocurridos en Cúcuta contra la Brigada 30 y el presidente Iván Duque, la frontera ha sido protagonista de análisis sobre seguridad y vulnerabilidad que se han hecho sobre la situación de orden público que enfrenta la región.

Cada vez son más las voces que desde distintos sectores hablan con fuerza de la necesidad de cambiar el tratamiento que se le ha dado a la frontera y abordarla desde una política diferente, que acabe con el proceso de fortalecimiento de los actores armados ilegales que desde el cierre de la misma se han fortalecido controlando los pasos ilegales, el contrabando y todo lo que se mueve por esta extensa zona limítrofe entre Norte de Santander y el estado Táchira.

Una de ellas ha sido la de Víctor Bautista, secretario de Frontera y Cooperación Internacional de la Gobernación, uno de los mayores conocedores de la frontera y La Opinión habló con él sobre la necesidad de abrir los puentes internacionales, lo que a su juicio traería un fuerte impulso económico a la región y disminuiría la criminalidad.

Lea también: Táchira y Norte de Santander sirven como corredor para la trata de personas: fiscal de Venezuela

¿Cuál es el análisis de la situación actual?

Siempre hemos dicho que la frontera cerrada es un estimulo para la ilegalidad y es directamente proporcional al cierre más largo que ha tenido la frontera en los últimos 40 o 50 años. Esta era la frontera más integrada, más flexible de América Latina y eso cambió desde hace seis años. Desde el primer cierre, en agosto de 2015, hasta ahora empezamos a evidenciar cuánto cuesta un cierre en términos de seguridad, de ilegalidad, de impacto a los fenómenos sociales, económicos y a la movilidad. Y coincidimos con la gobernadora del Táchira, Laidy Gómez, en que cada 24 horas que pasan, es una cuenta de suma de puntos para los ilegales.

¿Cómo se fortalecen los grupos armados con la frontera cerrada?

Los ilegales van aumentando su capacidad de debilitamiento del Estado, no solamente con extorsiones, violaciones de los Derechos Humanos, aparecimiento de delitos como la trata de personas y el despliegue de acciones más violentas por parte del Eln, el Tren de Aragua y el resto de organizaciones que se han tomado la línea de frontera, y por eso tenemos que seguir aumentando las capacidades de la Fuerza Pública y del Estado para cambiar ese modelo de funcionamiento.

La frontera esta sitiada por el Eln.

¿Se podría pensar que en la frontera hay un paraestado?

Norte de Santander tiene una gran ventaja y es que tiene mucha institucionalidad. Lo que hay que medir es si lo que estamos haciendo es suficiente, por ejemplo, entre la Policía Fiscal Aduanera, el Ejército y las demás autoridades. Hay que celebrarle al Ejército y a la Policía que se han metido entre el área rural de Cúcuta y Puerto Santander, porque esa zona es muy compleja. Yo lo que diría que no se puede decir que hay un paraestado, porque entraría a poner en duda la institucionalidad y uno tiene que ser un poco positivo en decir, la institucionalidad está, la tenemos y la necesitamos más fuerte.

Le puede interesar: Este es el peor momento de la frontera en los últimos 15 años: León Valencia en Diálogos de Frontera

¿Qué hace falta para controlar totalmente la frontera?

Lo que necesitamos es un control territorial, que la gente pueda decir: ‘yo siento que a mí el Estado me protege, incluso en una trocha’. Entonces, si uno le pregunta a una persona: ¿Qué piensa del Estado? Y si ella tiene que pagar para pasar por un lugar y se siente desprotegida, está en su derecho de decir: ‘Ahí no me está protegiendo, tal vez en otros puntos sí, pero a mí no’. Uno comprende la frustración de los que tienen que pasar la trocha y cuestionan la institucionalidad, porque en la práctica el Estado debe estar hasta en el último centímetro del territorio nacional, incluyendo las trochas. Yo sí creo que las críticas de la población que está en la frontera son válidas, y con la Policía y el Ejército tiene que llegar el momento en que esa presencia sea tan efectiva, que la persona sienta la seguridad.

Entonces, ¿es bueno que se abra la frontera?

Estamos pasando por un momento muy complejo, con los puentes las personas no tienen que pasar por la trocha. En ese sentido, tiene uno la sensación de que ese mensaje no le está llegando al Gobierno Nacional ¿Qué ha pasado ahí? ¿Ha faltado diálogo? ¿O cuál ha sido la posición del Gobierno frente a esa postura? Hemos tenido muchos diálogos, pero lo que debemos revisar es qué ha pasado con la efectividad de esas conversaciones. Hemos hablado con el presidente (Iván Duque), Migración Colombia, ministerios, con todos. Hemos pedido que se revise el plan de trabajo. Se sacó un decreto para abrir la frontera. La apuesta fue: Colombia toma las medidas unilateralmente, para que del otro lado haga lo propio. Vamos para dos meses y la frontera sigue con números bajos, porque no se está viendo una movilidad real.  En este momento el corredor escolar para los 4.500 niños está garantizado y Venezuela ha dicho que se ajustará con la presencialidad.

¿Ustedes se han llegado a sentir huérfanos, sin apoyo del Gobierno Nacional?

Más allá de temas políticos, hemos sido capaces de decir: queremos una frontera legal que active la economía. Yo diría que a nivel nacional hace falta mayor coordinación y comprensión para decir que las autoridades regionales tengan ese eje de comunicación con el otro lado. Nosotros no queremos entrar en competencia con la Cancillería y la Presidencia de la República, pero necesitamos que esa estabilidad fronteriza en lo obligatorio, en lo aduanero y en lo sanitario, que también es de seguridad avance de alguna manera. La frontera no aguanta tanto tiempo de esta forma, y está comprobado que el modelo sin cooperación no es conveniente, no es lo adecuado.

El Secretario de Frontera cree que al abrir la frontera, la economía local puede crecer.

¿En este momento hay algún tipo de diálogo desde la Secretaría de Fronteras con el gobierno de Maduro?

Siempre han sido relaciones cordiales. Nunca entramos a opinar de los asuntos internos de Venezuela y siempre hemos dicho: vamos a dialogar con las autoridades que estén en el Táchira sobre educación, medio ambiente y movilidad transfronteriza. Somos claros en que no podemos tomar decisiones en temas que no son competencia nuestra, como son los de carácter migratorio y de seguridad nacional. Sí hay comunicación y el ejemplo son  los corredores escolares y los colombianos que están viniendo a vacunarse.

Lea también: Las voces de la migración en las niñas venezolanas

¿Qué peticiones han hecho ustedes para tener un mejor control o manejo de las trochas?

Hay noticias positivas como la construcción de un Distrito de Policía en La Parada, pero se requiere un modelo tecnológico de montura y vigilancia transfronteriza, que permita no tener un soldado cada 20 metros, sino tener los ojos puestos en las trochas, iluminar. El   alcalde de Cúcuta tiene unos proyectos importantes, uno de ellos es un malecón entre los puentes Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar y quiere decir que esas trochas se convertirían en un área iluminada y transparente para la frontera de Norte de Santander.

¿Cómo lograr llegar a un acuerdo y que el gobierno venezolano entienda que no debe apoyar a los grupos ilegales como el Eln?

Creemos que cualquier medida de seguridad debería ser adoptada de lado y lado y en eso se había avanzado hasta hace un tiempo. Yo estuve en un encuentro de la Fuerza Pública y sabíamos de un sistema georreferenciado para codificar las trochas por el mismo nombre y disponer de operativos conjuntos en tiempo real de persecución de los grupos ilegales. Hoy no hay un manual de cómo administrar una frontera cerrada ni tampoco hay un manual en el mundo que diga: cuando se rompen relaciones diplomáticas hay que hacer esto o esto. Nos toca desarrollarlo en el ejercicio, en tiempo real.

A propósito de los últimos hechos, como el carro bomba y el atentado al presidente Duque ¿Se reforzó el control en la frontera?

Hay un incremento del pie de fuerza y el control en varios sitios de la zona de frontera, tanto aquí como en el Catatumbo y los corredores viales. Policía y Ejército están haciendo un trabajo de mayor control y estamos próximos a un puesto de Mando Unificado para tratar la movilidad en la frontera.

La frontera lleva seis año cerrada.

¿Qué estrategia se puede implementar para tener un mayor control en los puentes internacionales?

Migración Colombia avanzó con un sistema tecnológico de detección facial en los puentes para un reconocimiento individualizado de las personas que permita que la seguridad aumente.  Esos son los cambios que están pidiendo para la frontera, modernizar los pasos fronterizos, modernizar la seguridad, mejorar la coordinación entre las fuerzas armadas y nosotros como Gobernación y Alcaldía, mejorar la evaluación y seguimiento a eso.

¿Económicamente la frontera puede ser sostenible?

Lo importante es tener una frontera sana, con un modelo económico sostenible, eso hay que mostrarlo y no caer en el peligro de pensar que todo es catastrófico, negativo, que no vale la pena.  Y creemos que también hay indicadores económicos por analizar de la región y ahí hay que darle un plus a los sectores económicos que están planteando un modelo que hay que defender y poner en funcionamiento.

¿Cómo hacer atractiva Cúcuta?

En siete meses hemos tenido conferencias con más de 100 empresas extranjeras que quieren venir a Cúcuta y ven la ciudad y el departamento como una buena región. Como señal de eso, la Cámara de Comercio Colombo-venezolana abrió su capítulo en Cúcuta, porque las cifras que se presentan de la capacidad de movilización de productos desde Colombia hacia Venezuela ya superan los mil millones de dólares anuales, eso quisiéramos que pase en las cifras de exportación que tenía Norte de Santander históricamente. Lo que no tenemos ahí o no sabemos a ciencia cierta, es lo que está pasando por las trochas, de bienes y productos hacia Venezuela, eso hay que pasarlo rápidamente a las cifras exportadoras y es el reto de que los mil millones de dólares, no sean economía informal y de contrabando de extracción.

Le puede interesar: Aquí no hay estratificación de derechos: defensor del Pueblo

Pero nada de eso es viable, si no se abre la frontera ¿no?

Mientras no tengamos la frontera abierta, los carros habilitados y las exportaciones certificadas desde la plataforma de la DIAN,  pues eso no sería viable, por eso queremos que ese sea nuestro derrotero a mediano plazo, es decir en los próximos cuatro meses.

¿Cómo está su situación de seguridad, luego de las amenazas?

Los diálogos han sido exitosos para Norte de Santander que no tuvo un paro violento, no tuvo que lamentar perdidas de vidas, no hubo necesidad de acciones por parte de la Fuerza Pública frente a la manifestación social, y eso, siendo positivo, pudo haber causado incomodidad en los sectores radicales. Ahora, la situación de seguridad personal de nosotros la evalúan la Fiscalía, el Gaula, la  Dijín, la Sijín y la UNP, esperamos que eso tenga su curso y no halla mayor preocupación. Pero sí creemos que los hechos del último mes están intentando mostrar una región inestable, que realmente no lo es, y la necesidad de trabajar por la estabilidad de la región que ya es bastante, es necesaria.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión