Escuchar este artículo

Así fue la rumba de los dos coroneles de Cúcuta que llevó a su destitución

Un mayor, una capitana y una teniente también estarían involucrados en el escándalo de los oficiales de la Policía Metropolitana de Cúcuta.

El pasado viernes 25 de noviembre, cuando apenas arrancaba la noche, en el casino de oficiales de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) se alistaba todo para darle paso al festejo de cumpleaños del coronel Sergio Armando Saavedra Mojica, quien hasta ese día era el comandante operativo de esta unidad.

La reunión era muy privada, solo para los oficiales más cercanos del alto mando de la Mecuc, porque no querían llamar la atención de nadie.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Entre los invitados estuvieron el coronel Iván Mauricio Pardo Panqueva, subcomandante de la Mecuc, y otros mandos medios. Supuestamente, los pocos que asistieron lo hicieron sin importar que estaban en servicio y portando el uniforme

La rumba se fue poniendo cada vez más amena y el licor no hizo falta. Pero cuando ya se habrían tomado varias botellas de whisky y el reloj marcaba que iban a ser las 10:00 de la noche, los oficiales, entre estos una capitana, una teniente, un mayor y los dos coroneles Pardo y Saavedra, habrían decidido irse a cambiar para seguir el festejo en un concierto que se estaba dando en ese momento en la Plaza de Banderas, a un costado del estadio General Santander

Pero como algunos de ellos estaban en servicio, los coroneles les habrían notificado a los encargados de ese control, que el mayor, la capitana y la teniente saldrían a descansar a partir de esa hora, haciendo caso omiso al poligrama que indicaba que su servicio terminaría a las 6:30 de la mañana, del sábado 26 de noviembre.

 
Acto bochornoso en el concierto

En menos de una hora, este pequeño grupo de policías se volvió a reunir para irse en los vehículos oficiales junto con los escoltas que tenían asignados para su labor en la institución.


Le puede interesar: ¿A los carteles mexicanos ya no les interesa el Catatumbo?


Según se conoció, ninguno de ellos tenía la boleta para ingresar al concierto, por lo que la seguridad privada del evento no les permitió entrar tan fácilmente, lo que habría provocado una exaltación entre los oficiales de la Policía y, supuestamente, se dio el episodio de “¿usted no sabe quién soy?”.

La situación se habría tornado tan difícil que fue necesario que algunos uniformados que tenían a cargo la seguridad externa del evento, llegaran hasta la entrada para ver lo que sucedía. En ese momento los policías se dieron cuenta de que eran altos mando de la Mecuc.

Finalmente, los oficiales habrían logrado entrar al concierto, en el que estuvieron hasta las 4:00 a. m., ingiriendo licor y disfrutando de la música vallenata y popular.

En su retorno, los coroneles de la Mecuc regresaron a sus habitaciones en el Comando de San Mateo, mientras que los otros oficiales se fueron a sus residencias.

 
Anónimos al comandante de la Mecuc

Lo que no se esperaba este grupo de oficiales de la Policía, es que el coronel Juan Carlos Ramírez, comandante de la Mecuc, se habría enterado de lo ocurrido por medio de unos mensajes de WhatsApp que le enviaron dos personas anónimas a su celular.


Lea también: Tibú, bajo la sombra de los feminicidios


Al alto mando le hicieron llegar algunos videos y fotos de lo que había sucedido, por eso, desde muy temprano en la mañana de ese sábado 26 de noviembre, el coronel Ramírez citó a su oficina a los encargados de disciplina de la Policía Metropolitana y de la justicia penal militar para que tomaran cartas en el asunto.

Una vez le informaron el procedimiento al comandante de la Mecuc, él ordenó la suspensión del cargo de los dos coroneles e informó a la Dirección Nacional de la Policía para que desde la inspección se iniciara la investigación.

Extraoficialmente se conoció que a Pardo y a Saavedra también le habrían solicitado la destitución de la Policía, por el mal comportamiento y ejemplo que dieron entre la noche del viernes y la madrugada del sábado.

El coronel Juan Carlos Ramírez no quiso dar detalles de lo ocurrido y, el martes, solo emitió un comunicado escueto, pero el general Tito Yesid Castellanos Tuay, jefe nacional del Servicio de Policía se refirió a lo sucedido con los oficiales en la Metropolitana de Cúcuta e indicó que la información fue directamente de la institución y las medidas tienen que ser inmediatas y drásticas.

“Mientras que se realiza la investigación, los coroneles fueron apartados de sus cargos, porque la Policía en estos momentos está trabajando por la convivencia y seguridad ciudadana y aquel que no esté bajo los preceptos del señor presidente de la República, el ministro de Defensa y del señor director de la Policía Nacional, pues tiene que dar un paso al costado para dejar trabajar a los demás”, indicó el alto mando.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión
Jueves, 1 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión