Escuchar este artículo

Cúcuta, entre la ilegalidad y el dinero de los narcos

Jueves, 9 de Diciembre de 2021
La capital de Norte de Santander es considerada un paraíso fiscal para el lavado de activos.

Mientras que las cifras del DANE revelan una preocupante situación económica en Cúcuta, donde la inflación es una de las más altas en Colombia, el índice de informalidad está en 69,6% y el desempleo es de 16,9%, la realidad que se ve en muchas zonas de la ciudad es otra.

Al recorrer sectores como Los Caobos, Bellavista, Centro Comercial Bolívar o Natilán, en la ciudadela Juan Atalaya, donde abundan los establecimientos comerciales de comidas, licor o rumba, pareciera que esa crisis económica que muestra el DANE, en los cucuteños no existiera, pues cada uno de esos locales está abarrotado de clientes consumiendo sin importar los exorbitantes costos.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Para Daniel Rico Valencia, politólogo, economista y analista en temas de seguridad y narcotráfico, esto es una pequeña muestra de lo que económicamente pasa en la capital de Norte de Santander, a pesar de los reveladores datos estadísticos.

Y es que para el experto, en Cúcuta hay una economía ‘subterránea’ donde se mueven miles de millones de pesos, que vienen de falsas transacciones de importación de productos, contrabando y narcotráfico.

“Cúcuta es hoy el municipio con más riesgo de lavado de activos en estos momentos en Colombia y se debe a todo ese ingenio que tienen esas organizaciones, que no son solo narcotraficantes”, sostuvo Rico Valencia.

Cúcuta, un paraíso fiscal para los narcos

Entre el análisis que hizo el experto hay narcos e ‘inversionistas’ que empiezan negocios llamativos o simplemente buscan establecimientos que estén en riesgo de quiebra y ofrecen la salvación con el dinero que tienen, y cuando la empresa es sostenible, se quedan con ella y así es que logran lavar la plata.

“Si analizamos, en Colombia hay muchas ciudades donde se lava mucho dinero, pero es que en Cúcuta no hay tanta industria o negocios para esconderse, que a pesar de ser tan visible, las autoridades no hacen nada para evitarlo”.

 

Curiosa campaña contra la extinción de dominio

 

Una muestra de lo que representan los procesos de lavado de activos en Cúcuta es una curiosa campaña que se ha hecho visible no solo en distintos puntos estratégicos de la ciudad y el departamento, sino tambien en redes sociales. Los enorme avisos ofrecen, sin tapujo alguno, servicios de asesoría para evitar procesos de extinción de dominio.


Lea también: La disidencia de las Farc, el terror en Tibú

“Que la Fiscalía no te asuste este mes con un proceso de extinción de dominio”, “Si sabe o sospecha que la Fiscalía afectará sus bienes con un proceso de extinción de dominio, no espere a perderlos”, “¿Buscas proteger tus bienes de un proceso de extinción de dominio?”, “No a la extinción de dominio”, son algunos de los mensajes que emite una oficina de abogados, haciendo referencia que ellos pueden asesorarlo y prestarles sus servicios legales en cualquier proceso jurídico.

Sobre esto, el director de Fiscalías de Norte de Santander, Daniel Tapias, sostuvo que, “los abogados tienen toda la facultad de asesorar respecto al tema de extinción de dominio, pero en el evento de que traspasen esa barrera y asesoren para cometer conductas punibles, por ejemplo en dar apariencia de legalidad de bienes que fueron objeto de un delito, ya tendríamos entrar a mirar qué elementos tenemos y verificar si está incurriendo en una conducta penal”.

Y es que pareciera que en la ciudad estuviéramos acostumbrados a la cultura de la ilegalidad. Mario Zambrano, coordinador del programa ‘Cúcuta cómo vamos’, aseguró en una de sus columnas de opinión que, “estos fenómenos no son simplemente una representación económica, esconden aspectos de la sociedad muchos más complejos; una sumatoria de varias cosas: un círculo vicioso de desempleo, informalidad, pobreza y exclusión que son un caldo de cultivo para el desarrollo de actividades de economía subterráneas”.

Una campaña muy curiosa de unos abogados.

Zambrano también considera el Estado aparece con muchos rostros: permisivo y tolerante (ciego), ausente o castiga selectivamente, dada su propia debilidad, aunado a la anomia social, que se explica en las conductas de los individuos, que distorsionan medios y fines, o como resistencia al imperio de la “ley” subvirtiéndola o adaptándola, generando un sincretismo entre lo legal e ilegal.

Daniel Rico también indicó que en Colombia es muy demorada la reacción de las autoridades para evitar el lavado de activos, “pues se deben poner de acuerdo varias entidades, además, la Fiscalía debe iniciar una investigación y cuando todo este proceso termina y van a reaccionar, las personas ya se han ido y simplemente hacen algunas artimañas y todo quedó normal y el dinero ya fue legalizado”.

Sin embargo, en Cúcuta se han iniciado varios procesos de extinción de dominio, bien sea lavado de activo por narcotráfico, contrabando o corrupción, como el cartel de la hemofilia.


Lea también: Música, lujo y extravagancia sobre ruedas

 

Así se ‘lava’ dinero en Cúcuta

 

Daniel Rico explicó que en la ciudad se está dando un negocio muy lucrativo y que sirve para burlar los controles de las autoridades estadounidenses.

“Como Venezuela no puede hacer compras internacionales, por el bloqueo de Estados Unidos, entonces se van para Cúcuta y compran lo que necesita el régimen venezolano. Por ejemplo, herbicidas y fertilizantes que necesitan las pocas industrias agricultoras que quedan, creando algunas empresas en Cúcuta, que triangulan las operaciones y reciben pagos de Turquía, y les piden a las multinacionales que les entreguen en la capital de Norte de Santander y de ahí, pasan todo lo que compraron por las trochas para el otro lado, es como un sistema paralelo para evadir los controles estadounidenses”, señaló el experto.

Otra de las formas para lavar dinero, son las falsas exportaciones. “Si se pidieran los datos de las declaraciones de exportaciones a Venezuela se podría ver un gran lavado, porque Colombia no tiene relaciones diplomáticas con ese país y entonces no hay cómo corroborar las facturas, por eso, mañana puede aparecer cualquier persona en un banco diciendo que le va a llegar un giro de varios millones de dólares de unas exportaciones que hizo con Venezuela, de cualquier producto, y a la DIAN le toca creerle, porque no se tiene cómo ir a preguntarle al gobierno de ese país, si esa factura es verdadera o no”.

Y por último, la tercera forma que estarían usando para ‘blanquear’ grandes cantidades de dinero, sería por medio del ‘pitufeo’, sistema que está enquistado en la ciudad desde hace más de 20 años.

“Otra cosa que se ha organizado tan bien es el sistema del ‘pitufeo’, pues recordemos que el Catatumbo es la principal zona de Colombia en producción de cocaína y el dinero que entra al país, por Cúcuta, a raíz de ese negocio, es incalculable, entonces por eso es que manejan ese sistema”, explicó el experto.

La extinción de dominio en Cúcuta es muy fuerte.

Añadió: “Y como en Colombia para abrir una cuenta hoy, es tan fácil, esta gente busca hasta venezolanos para hacerlo, entonces a cada una de esas cuentas bancarias llegan giros de hasta $20 millones y le pagan a cada una de las personas entre $100 mil y $200 mil. El volumen de ‘pitufos’ hoy en Cúcuta es muy grande. Esto es muy simple, usted presta su nombre y la cuenta, entrega la tarjeta, entonces esa gente le consigna y ellos mismos van y sacan la plata y por cada $20 millones que reciben, les dan un porcentaje. Las autoridades se han dado cuenta de que, mensualmente, por cada ‘pitufo’ se pueden mover hasta $600 millones”.

Precisamente, en esas indagaciones que ha adelantado el experto, pudo ver que en Cúcuta habría una asociación de ‘pitufeo’ que ha adelantado algunas acciones legales contra las mismas autoridades, para evitar que los investiguen.

“Aunque las autoridades adelantan investigaciones, las acciones son muy pocas, porque están muy confundidos con ese tema de las falsas importaciones y el ‘pitufeo’, que son muy difíciles de desmantelar. Además, no es una sola persona la que está lavando plata en Cúcuta, sino son muchas que están haciendo eso”, puntualizó el experto.


Le puede interesar: El ‘tumbe’ millonario que hizo una pareja en Cúcuta

 

Atacar las finanzas criminales

 

Precisamente, sobre este tema el director de Fiscalías de Norte de Santander contó que uno de los principales objetivos que tienen es atacar las finanzas de las organizaciones transnacionales.

“El Fiscal General (Francisco Barbosa) entiende que el fenómeno del Catatumbo no es solo local, sino transnacional, por eso necesitamos la cooperación de todas las autoridades. Tenemos fiscales de extinción de dominio, de lavados de activos y enriquecimiento ilícito, y la unidad de delitos fiscales para empezar a trabajar en un proyecto contra las finanzas criminales”, sostuvo el funcionario.

El operativo de extinción de dominio más reciente se dio contra el cartel de la hemofilia.

Tapias tiene claro que las autoridades judiciales tienen que ir más allá del desmantelamiento de un laboratorio donde se procesa cocaína o base de coca o de la incautación de un cargamento de drogas.

“Si el problema está diagnosticado hace más de 30 años, de que los cultivos ilícitos son el problema del Catatumbo y no se han acabado, y le siguen inyectando plata y plata, se debe hacer otra cosa. Está bien hecho atacar al campesino que siembre coca, hay que capturar a las personas que están en las organizaciones criminales, pero de ahí para arriba ¿qué hay?”, señaló el directo de Fiscalías.

Agregó: “de ahí para arriba están los grandes cabecillas de la guerrilla, que hay que atacarlos también, pero más arriba están los narcos, que se la pasan en un penthouse en Bogotá, Cali o Medellín o en una isla gastándose la plata. Si atacamos las finanzas de esos grandes narcotraficantes y no tienen con qué venir a comprarle al campesino, ellos (labriegos) tendrán que buscar otro medio de subsistencia. Ese es un proceso que puede durar 10 años, pero hay que iniciarlo ya, porque al narco le duele más que le quitemos dinero, que mandarlo preso”.


Lea también: Dólares falsos que hacían en San Cayetano iban para Centroamérica

Precisamente, Daniel Tapias sostuvo que día tras día las organizaciones que se encargan del blanqueo de dineros son más sofisticadas y están siendo asesoradas por abogados, que por eso saben muy bien cómo es la situación jurídica y al verificar esos sistemas como el ‘pitufeo’, se dan cuentan de que esas personas terminan siendo víctimas, porque desconocen en lo que se están metiendo, por eso, la Fiscalía tiene unos comités que analizan esa dinámica delictiva.

El funcionario fue claro en decir que una investigación no se da de un día para otro, “es un largo proceso. Acá todo el mundo sabe quiénes son los narcos, pero nadie dice algo. Los hemos investigado y no les hemos encontrado nada. En Norte de Santander debe estar la UIAF (Unidad de Información y Análisis Financiero), Asobancaria, Fiscalía, Policía, inteligencia y organizaciones internacionales trabajando en eso”.

Añadió: “todo el mundo dice que las pistas para sacar la cocaína están en Venezuela, pero qué con eso, si nosotros no podemos ir allá a judicializar a nadie, pero si vamos y buscamos cooperación en Panamá, Guatemala, Puerto Rico y Costa Rica, y le pedimos cuántas aeronaves han interceptado que vengan de suelo venezolano y que tengan estupefacientes, nos podrían llevar a algunos indicios, así se podría trabajar”.

En conclusión, Tapias manifestó que la estrategia que lleva más de 30 años en el Catatumbo para combatir el narcotráfico, no ha funcionado, “porque aumentar la Fuerza Pública no es la única solución, también hay que llevar inversión social y meterse con todas las instituciones, así la gente creería en el Estado”.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Contenido Patrocinado