Escuchar este artículo

La frontera, el principal problema de la seguridad nacional

Domingo, 7 de Agosto de 2022
Hoy termina el gobierno de Iván Duque y La Opinión habló con el Mindefensa saliente sobre temas de seguridad en Norte de Santander.


Hoy, a las 3:00 de la tarde, Gustavo Petro y su gabinete tomarán las riendas de Colombia, bajo la promesa de que el nuevo gobierno traerá un gran cambio para el país. Al tiempo, el presidente Iván Duque y quienes lo acompañaron en el último cuatrienio dejarán sus cargos, señalando que a pesar de todas las dificultades, como la pandemia de la COVID-19, cumplieron gran parte de sus objetivos en beneficio de la Nación.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Sin embargo, desde 2018 hasta la fecha, en Norte de Santander se registraron muchas crisis, tanto económicas como de seguridad, que obligaron al gobierno saliente, a atender con mayor atención las situaciones de seguridad que se registraron en el departamento. 

En temas de seguridad, especialmente, en esta zona del país se incrementaron las acciones terroristas a tal punto, que expertos en el tema, líderes sociales y defensores de derechos humanos aseguran que en esta materia nos devolvimos 40 años en la historia, donde los carros y maletas bomba, cilindros con explosivos y ataques armados contra la Fuerza Pública se volvieron el ‘pan de cada día’.

“Es más, hubo hechos tan graves como cuando casi tumban el helicóptero en el que se movilizaba el Presidente Duque, jamás se había visto algo así. También hay que recordar la camioneta bomba que metieron a la Brigada 30 del Ejército y ni qué hablar de lo que está pasando en el Catatumbo, especialmente en Tibú”, sostuvo un líder social, que pidió reserva de su identidad.

El surgimiento de la disidencia del Frente 33 de las Farc, en cabeza de Javier Alonso Veloza García, alias ‘Jhon Mechas’, en 2018; el dominio total de la frontera con Venezuela que logró el Eln entre 2019 hasta la fecha, así como la llegada a la zona rural de Cúcuta de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (Agc), y la expansión del Tren de Arauga, entre otras organizaciones criminales, desestabilizaron el orden público en gran parte del departamento.

A esto se le suma el incremento de los cultivos de uso ilícitos, poniendo a Tibú como el segundo municipio de Colombia con más hectáreas sembradas con hoja de coca, y al Catatumbo como el primer productor de cocaína y base de coca en el país.


Lea también: Habrían lavado $63.000 millones con exportaciones ficticias en Cúcuta


 

Image
La disidencia de las farc han cometido varios atentados terroristas en Cúcuta.


Precisamente, ante esa transición que se dará hoy, La Opinión habló con el ministro de Defensa saliente, Diego Molano, sobre lo que se vivió en Norte en Santander, especialmente en los 19 meses que él estuvo al frente de ese despacho.

¿Cuál fue el trabajo del Ministerio de Defensa en Norte de Santander?

En estos 19 meses como ministro trabajamos en cuatro acciones fundamentales. Primero combatir a los símbolos del mal como la disidencia de las Farc, Eln, Clan del Golfo y los otros. Cuando llegamos con el presidente Duque encontramos seis grupos armados organizados, logrando desarticular tres de ellos: Los Caparros, Los Puntilleros y Los Pelusos, este último tenía azotada a una parte de Norte de Santander, aunque aún quedan algunos miembros de esa estructura, pero pasaron a ser un grupo residual y criminal.


Le puede interesar: 'Fercho', especialista en robar en lujosos conjuntos residenciales en Cúcuta


Se creó el Comando Específico de Norte de Santander, se avanzó en erradicación este año, en el último informe nos muestra una reducción considerable de los cultivos ilícitos en algunos municipios de Colombia. Hicimos una lucha muy fuerte en el departamento para lograr controlar esa presencia de la disidencia de las Farc, en los últimos meses, especialmente en Tibú, donde venían tratando de atemorizar a toda la población con esos videos donde retaban a las autoridades, siendo capturados los principales artífices de esas imágenes que buscaban aumentar las extorsiones.

Aún se mantiene una situación compleja con la presencia de esos grupos armados ilegales, pero se ha enviado un grupo especial de nuestra Fuerza Pública para continuar esa campaña ofensiva. Esto seguirá siendo uno de los retos más grandes.

¿Queda satisfecho con los resultados?

Es claro que las cifras que estamos logrando a nivel nacional, en este semestre son positivas, porque se va a tener en promedio la tasa de homicidios y secuestros más baja en el cuatrienio.

Eso no significa que Colombia hoy esté en paz total, pero todos los días trabajamos para lograr estos objetivos, además de proteger a toda la ciudadanía, luchando con estos grupos para debilitarlos y capturar a sus principales cabecillas

En seguridad siempre hará falta algo, porque uno puede avanzar mucho y tener buenos resultados como en el semestre, pero si se afecta la vida de unos policías, como viene sucediendo, la gente tendrá la preocupación y por eso debe enfocarse en seguir trabajando.

Por primera vez en la historia, casi derriban el helicóptero presidencial.

¿Qué se hizo por la seguridad ciudadana en Cúcuta, donde se presentaron varios atentados terroristas?

Trabajamos en la seguridad ciudadana con todas nuestras fuerzas, especialmente en Cúcuta que se vio muy afectada en la época de los paros y los bloqueos. En esa medida se fortaleció el pie de fuerza de la Policía y recientemente trabajamos en la entrega de movilidad. Hubo una articulación con la Alcaldía y la Gobernación para poder avanzar y controlar el aumento de homicidios que se tuvo el año pasado.

¿Cuál fue la operación más destacada en su periodo como ministro de Defensa?

Tenemos claro que con el trabajo articulado a nivel nacional hicimos la campaña ‘Artemisa’, sobre el agua y la diversidad, que en el caso de Norte de Santander estuvo muy enfocada en el robo del petróleo, haciéndose un operativo gigante en donde tenían un tramo del oleoducto por donde se hurtaban el crudo y se ganaban alrededor de $200 mil millones al año, todo obra del Eln.


Lea también: Mató al hijastro de dos años, a golpes


Los cultivos ilícitos siguen aumentando en el Catatumbo ¿Qué decir ante eso?

En Norte de Santander se ‘dispararon’ los cultivos ilícitos y la cadena del narcotráfico, con un tema más complejo que es la frontera con Venezuela. Además, los grupos armados ilegales como la disidencia del Frente 33 de las Farc, comandada por ese criminal ‘Jhon Mechas’, operan al otro lado de la línea fronteriza, planeando acciones terroristas en contra de esa región, promoviendo extorsiones.

‘Jhon Mechas’ y su gente retaron al Gobierno ¿Por qué es tan difícil capturarlo o neutralizarlo?

A uno le preocupa ver a ese criminal de ‘Jhon Mechas’, que de manera cobarde actúa desde Venezuela en contra de los nortesantandereanos con alias ‘Richard’, porque saben que si pasan la frontera, acá las operaciones militares y policiales los iban a capturar y los llevarían ante la justicia. Esa tarea ha sido permanente y aún se sigue manteniendo, pero desafortunadamente él nunca pasó al lado colombiano.

'Jhon Mechas', líder de la disidencia del Frente 33 de las Farc.

Él es uno de esos símbolos del mal que afecta mucho a Colombia en esa zona, porque además actúa de forma cobarde desde Venezuela.

Las disidencias de las Farc están cada vez más fuertes. ¿Cómo evitar que se sigan fortaleciendo?

De verdad que hicimos un esfuerzo muy importante en las campañas policiales y militares para evitar la refundación de las Farc. Las dos facciones que quedaron después del acuerdo de La Habana, que manejan ‘Iván Mordisco’ y ‘Gentil Duarte’, y la ‘Segunda Marquetalia’ tienen el objetivo de incrementar en 8.000 hombres su presencia en Colombia y expandir su operación en Caquetá, Guaviare, Putumayo, Arauca y Norte de Santander, entre otros departamentos, pero debido a las operaciones y la neutralización de ‘Iván Mordisco’ no lo permitimos.

Sabemos que después de la caída de ese criminal, muchos querrán tomar la vocería de esa organización criminal y posicionarse para futuras negociaciones ante las expectativas que hay en el país. Acá es claro que ‘Jhon Mechas’ es un criminal y un terrorista de esa organización.


Le puede interesar: Entró en operación el primer túnel de la doble calzada Cúcuta-Pamplona


¿Por qué es tan difícil combatir al Eln?

Hay una combinación que se dio desde el otro lado de la frontera (en Venezuela) entre disidencia de las Farc y el Eln para cometer actos criminales en Norte de Santander y unas ciudades del país. Aunque cabe resaltar que contra el Eln también hicimos operaciones muy importantes que tuvieron efectos en el departamento, pero también en el sur del Cesar, donde cayó alias Pirry, que era el último de la dirección nacional que operaba en esa zona y buscaba llevar su influencia criminal hacia el sur de Bolívar y otras regiones.

Lo que sucede con el Eln es que sus cabecillas quedaron en Venezuela porque saben que si pasan hacia Colombia los capturan. Ahora, el reto en términos de seguridad nacional es  controlar lo que sucede en Venezuela, que el régimen les da protección, y desde allá manejan el negocio de narcotráfico y buscan desarrollar su actividad criminal. 

¿Cuál es el mayor desafío que tendrá el ministro de Defensa del gobierno de Petro?

El mayor desafío que hay es el narcotráfico. Mantener esa gran cantidad de hectáreas de cultivos ilícitos es mantener el combustible que genera violencia en Colombia, pues eso es lo que les da a los grupos armados ilegales para la compra de armas, desplazamiento forzado, asesinato de líderes sociales, destrucción del medio ambiente.

Yo creo que es importante que exploren todas las posibilidades de acuerdos con su propio plan de Gobierno. Lo importante es que se mantenga la moral, la motivación, el respeto y el apoyo a toda la Fuerza Pública.


Lea también: El confuso hecho en un colegio de Cúcuta que terminó siendo un aparente robo


¿Restablecer las relaciones con Venezuela ayudará a frenar la inseguridad en esta parte del país?

En términos de relaciones internacionales, cada gobierno define su política y yo no me atrevo a opinar sobre eso, pero lo más importante es que acá quede en claro que ningún Gobierno extranjero puede proteger terroristas en su propio territorio.
 

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda