Escuchar este artículo

Los graves problemas de la seguridad de Cúcuta

Jueves, 16 de Septiembre de 2021
Autoridades locales se sienten solas en su lucha por frenar asesinatos y robos.

Aunque el martes el general Óscar Moreno, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), y Alejandro Martínez, secretario de Seguridad Ciudadana, estaban satisfechos por el trabajo hecho por la Sijín, capturando a unos integrantes de dos bandas delincuenciales que atracaban en manada, montados en motocicletas, entre la comunidad aún hay temor por lo que viene pasando con la seguridad de la capital de Norte de Santander.

Lea también: ¿Quién salvará a la zona rural de Cúcuta?

Por redes sociales muchos ciudadanos han expresado su miedo ante los recientes asesinatos, hurtos y hasta atentados con explosivos que se han registrado en la ciudad y el área metropolitana, hechos que afectan la percepción de inseguridad.

Y es que entre el lunes y martes, de esta semana, en Cúcuta y el área metropolitana ocurrieron siete asesinatos, cinco en la parte urbana, uno en zona rural y otro en Puerto Santander. Además, se presentaron varios atracos, algunos fueron denunciados otros no, convirtiendo esos dos días en los más recientes ‘puntos negros’ en la seguridad de la ciudad.

“Terrible lo que pasa”. “¿Dónde está la Policía?”. “¿Qué está haciendo el Alcalde para evitar eso que viene pasando?”. “Dios Santo, ¿hasta cuándo seguiremos así?”. Son algunos de los comentarios que hacen los cucuteños cuando se registra un hecho violento.

Hace tres semanas Border Lab, laboratorio de innovación social de La Opinión, que se dedica a analizar a fondo el tema de seguridad, dio a conocer un análisis en el que aseguraba que la grave situación de seguridad en Cúcuta y su área metropolitana, así como en la región del Catatumbo, no es particular de este periodo. “El término crisis puede no ser el más apropiado para referirnos a más de dos décadas de riesgo, violencia y vulneración a los derechos humanos que han predominado en este territorio”.

Aunque las cifras de homicidios demuestran una disminución del 14%, como lo asegura el general Moreno, los cucuteños sienten miedo por los hechos que se vienen presentando y que se han vuelto repetitivos y sistemáticos, como son los atentados con explosivos y crímenes selectivos.

En lo corrido de septiembre de este año se han presentado 15 asesinatos, mientras que en todo el mes de 2020, hubo 30.

Además, en lo corrido de 2021 se han presentado los homicidios de cinco taxistas y el atraco a una veintena de ellos, lo que complica aún más la situación de inseguridad.

El lunes asesinaron al empleado de una empresa de vigilancia.

Si se analizan las cifras de agosto, en 2021 se presentaron 25 homicidios, mientras que el año pasado fueron 23.

En su análisis, Border Lab, aseguró que “la lucha por el control territorial, los conflictos internos entre los grupos armados, las alianzas criminales y los continuos enfrentamientos son dinámicas que han estado presentes en la frontera, con mayor o menor intensidad”.

Añadió: “esta intensidad se ha pronunciado en los últimos seis años y su visibilidad también ha aumentado. Esto último puede deberse a la situación particular de la migración forzada, el cierre de la frontera, la confluencia de diversos grupos armados ilegales, así como el llamado reciente de las autoridades locales y de la sociedad civil de la región, que por fin están generando incidencia a nivel nacional”.

Le puede interesar: Amenazas, muertes y atentados en la zona rural de Cúcuta provocan desplazamiento masivo

‘Nos sentimos solos’

Ante esos comentarios por los sucesos que vienen dándose, el secretario de Seguridad Ciudadana de Cúcuta, Alejandro Martínez, aseguró que esta problemática que se está dando no es solo local, sino que implica al Gobierno Nacional, por las promesas incumplidas.

“Las capacidades ya no dan abasto con las cosas locales y departamentales. Nosotros necesitamos, por ejemplo, darle vía libre a un proyecto de motocicletas (para la Policía) que ya está montado, fue bien hecho y hasta está aprobado y viabilizado, solo falta el ‘clic’ del Gobierno”, señaló el funcionario.

Agregó: “el lunes el Alcalde estaba en esa gestión en Bogotá, para el tema de los vehículos (patrullas-motos). Además, el tema de la zona rural es una cosa que no pasa solo por la seguridad, se sabe qué hace falta pie de fuerza, pero también hay un abandono estatal”.

Ante eso, Martínez afirmó que las autoridades locales se sienten solas por la falta de apoyo del Gobierno. “Porque es una situación compleja que se está presentando, no solo en Cúcuta, sino en todo el departamento. Acá no es solamente los cultivos ilícitos, sino el narcotráfico en todas sus etapas. La falta de empleo también es crucial. Con lo poco que tenemos, que son unos recursos limitados, se está trabajando”.

El defensor del Pueblo regional, Jaime Marthey, coincidió con las afirmaciones del secretario de Seguridad Ciudadana. “Se ha desbordado claramente la capacidad institucional local y regional, si la Nación no asiste, claramente pareciera que no existe y así nos sentimos”.

En Cúcuta se han presentado ataques sistemáticos con explosivos.

Para Marthey esta zona tiene todos los ingredientes para detonar un estallido social. “La descomposición que se vive en nuestra región después del cierre de frontera, la pandemia, el paro y ahora los ataques urbanos contra la Fuerza Pública y las muertes selectivas en el Catatumbo y zona rural de Cúcuta, son un claro mensaje de que el Estado no está cumpliendo su misión, del abandono al que hemos sido sometidos y además de la falta de respuestas oportunas y efectivas ante todos los flagelos que nos azotan”.

Pero el defensor del Pueblo regional también les hizo un llamado de atención a las autoridades locales para que atiendan las advertencias y recomendaciones de las Alertas Tempranas, que han sido emitidas desde el año pasado y no han sido acatadas y claro ejemplo es la situación que se vive en la zona rural con los desplazamientos, asesinatos, atentados y masacres.

El funcionario también manifestó que los consejos de seguridad no han sido la solución, porque perdieron relevancia y efectividad. “A las autoridades regionales y locales les corresponde visibilizar mucho más las deficiencias que se tienen desde sus competencias y redoblar esfuerzos a diario para contener lo que ya es imposible de prevenir”.

Además, para Marthey las autoridades nacionales deben entender el grito de auxilio que se está manifestando con los altos índices de hechos violentos en la región “y que la misma medicina no está funcionando, se requiere un plan de choque social urgente”.

Ante esto, Alejandro Martínez consideró que si el Gobierno no hace una inversión fuerte para fortalecer la seguridad e implementar los planes sociales en esta zona, esta problemática de homicidios, hurtos y atentados no va a parar.

“Por eso, salir a hablar de la reducción de homicidios, nadie nos va a creer por lo que sucedió el lunes. Sabemos que hay un alto índice de robo de motos que ya estamos controlando. También tenemos un problema grave de convivencia, como la violencia intrafamiliar y lesiones personales”, analizó el secretario de Seguridad Ciudadana.

Lea también: Los gaitanistas están matando en la zona rural de Cúcuta

¿Qué hace falta?

Aunque las autoridades tienen resultados positivos en las estrategias de seguridad que se han trazado, la comunidad siente que aún hace falta algo contundente para tener un mayor control en Cúcuta y el área metropolitana.

El general Óscar Moreno señaló que los problemas de seguridad en la capital de Norte de Santander están ligados con el narcotráfico.

Los taxistas también son víctimas de la racha de inseguridad.

“Para evitar que esto se siga presentado hace falta que dejen de sembrar coca, porque cuando los criminales tienen plata, hacen y deshacen. Ese es un comportamiento criminal acá y en cualquier parte del mundo”, manifestó el comandante de la Mecuc.

Y precisamente, el alto mando policial argumentó que algunos de los homicidios están ligados a un ajuste de cuentas entre delincuentes.

Aunque aclaró que el crimen de Daniel Ricardo Fernández Contreras, director administrativo de la empresa de seguridad Eagle American, tiene que ver más con una situación personal.

“Los bandidos siempre terminan en disputas por los negocios criminales, como lo sucedido en Bellavista. Lo que pasa es que la percepción de inseguridad se da por lo que está viendo la gente, pero en resultados podemos decir que la inseguridad no se ha desbordado. Las cifras estadísticas están estables, aunque no digo que hemos solucionado todo, porque con el problema social de Cúcuta es muy complicado”, explicó el oficial.

Lea también: Procedimiento de la Policía dejó un muerto y un herido en Toledo Plata

El comandante de la Mecuc también consideró que si se diera un cambio del parque automotor de la unidad que él dirige, las cosas serían aún mejores.

Una fuente judicial aseguró que otro grave problema que están teniendo al momento de adelantar las investigaciones es que la gente tiene miedo a denunciar “y eso sí es muy complicado, la comunidad debe tener mucho más confianza en las autoridades, pero deben saber que los procesos investigativos toman su tiempo y si se quiere tener a los criminales y delincuentes en la cárcel, se debe recoger buen material probatorio”.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión