Escuchar este artículo

Menores ahogados en Cúcuta: van 14 en los últimos 5 años

Miércoles, 24 de Noviembre de 2021
Iker Estupiñan Castañeda, de 7 años, fue una de las víctimas en La Garita.

La frustración que quedó en Alirio Estupiñan, papá de Iker Jhampier Estupiñan Castañeda, quien murió ahogado en el río Pamplonita, en el tramo que pasa por la vereda La Garita de Los Patios, el pasado 16 de agosto, es el reflejo del dolor y la resignación que tienen que soportar las familias de los menores de edad que mueren en hechos similares en el área metropolitana de Cúcuta.


Lea aquí: 'Intenté darle respiración boca a boca a mi hijo pero ya estaba muerto'

 

El Cuerpo de Bomberos de Cúcuta entregó un informe que da cuenta de que, al menos 14 menores de edad murieron ahogados en arroyos, canales, caños, quebradas o ríos, en donde grupos de voluntarios de Bomberos han podido ubicar y recuperar sus cadáveres. Estos casos ocurrieron entre 2016 y lo corrido de este año.

La falta de control de las autoridades y de los entes territoriales en balnearios y sitios de esparcimiento, donde hay alta afluencia de personas y turistas, dan paso a una escala de riesgos para que ocurran los accidentes que dejan personas muertas, especialmente, menores de edad.

ahogados

El trágico desenlace de Iker Estupiñan, mientras compartía una tarde de lunes festivo con su mamá y la actual pareja de ella, se inició cuando, al parecer, la corriente del agua le arrebató al menor de 7 años de los brazos del familiar.

Aunque los familiares y las personas que frecuentan este lugar empezaron a buscarlo de inmediato, el niño no salió con vida del agua.

Después de 40 minutos hallaron el cuerpo del menor, con los rastros del agua en su cuerpo, que se tornó de color morado y con el niño inconsciente.

Alirio Estupiñan recordó en ese momento que, a pesar de que intentó darle respiración boca a boca, nada sirvió para salvarle la vida, ni siquiera los esfuerzos de los médicos del hospital de Los Patios, adonde llegó sin signos vitales.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

El sargento Jesús Laguado, del área de operaciones, búsqueda y rescate del Cuerpo de Bomberos, aseguró que las mínimas recomendaciones que deben tener en cuenta los papás es que, cada vez que salgan con sus hijos a un paseo de río, deben tenerlos a la vista, que los menores ingresen al agua con chalecos o salvavidas y que verifiquen la profundidad.

“Es importante también que el sitio sea reconocido y que cumpla con las mínimas garantías, como la marcación de profundidad, encerramiento, señalización, salvavidas capacitados, botiquines, entre otros”, dijo.

Sin embargo, aunque se consultó a la Alcaldía de Cúcuta, para conocer los lineamientos y los controles que se dan en estos lugares para evitar las muertes, no se obtuvo respuesta.

ahogados

El sargento Laguado dio algunas recomendaciones para los usuarios de las piscinas, depósitos de agua o cualquier balneario, entre estas, asegurarse de cuál es la profundidad del lugar, cuidar el ingreso de los menores de edad al agua, vigilarlos constantemente, instalar flotadores o chalecos a los niños.

El funcionario insistió en que la primera responsabilidad del bienestar de los menores de edad cuando ingresan al agua recae sobre sus padres, que deben estar pendientes de cualquier movimiento en dichos lugares.

Los casos
En el informe que conoció La Opinión sobre la muerte de menores ahogados, está el caso de Raúl Rubio, ocurrido en 2016, en el que el adolescente de 17 años se ahogó en Pozo Azul, en la quebrada Tonchalá, cuando adelantaba una visita ecológica al lugar.

El Cuerpo de Bomberos rescató el cadáver tres días después del hecho, a 10 metros de profundidad.

El mismo año, también tuvo que ser rescatado el cuerpo sin vida de Edinson Bustos, de 17 años, quien murió junto con su hermano, de 19, al caer en el distrito de riego, en el corregimiento Buena Esperanza, zona rural de Cúcuta.

Los hermanos transitaban en una motocicleta cuando cayeron al agua y tuvieron que ser ubicados por familiares y habitantes de la zona.

En el río Táchira, entre La Parada (Villa del Rosario) y San Antonio (Venezuela), murieron cuatro personas, entre estas, Carlos Moreno, de 16 años, cuando intentaban pasar el afluente hacia territorio colombiano.

ahogados

El suceso ocurrió en 2018, cuando familiares y autoridades del vecino país rescataron los cuerpos entre los ríos Táchira y Pamplonita y los retornaron a su lugar de origen.

También en 2018, Brayan Pabón, de 17 años, perdió la vida en un balneario ubicado en Cornejo. Según se conoció, el adolescente se lanzó al río y no volvió a salir con vida.

Snaider Alfredo Bustos murió en febrero de 2019, en el río Pamplonita, que pasa por la vereda La Garita. El joven, de 17 años, llegó al lugar, donde funciona una captación de agua de una petrolera, con su hermano y tres compañeros de estudios, después de terminar la jornada escolar.


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

Mientras nadaba a la mitad del lugar, empezó a sumergirse de manera extraña y allí murió ahogado.

Cristofer Díaz, de 11 años, también murió ahogado, en 2019, en el río Pamplonita. El menor cayó a un canal de aguas lluvias, alrededor de su casa y dos días después fue encontrado en El Malecón.

Linda Torres, de 8 años, fue otra víctima en el río Pamplonita, que pasa por La Garita. La niña perdió la vida en un paseo. El hecho ocurrió en 2020.

Frayner Peinado, de 17 años, se ahogó cuando cayó al agua de un canal en el vecino Belisario. El menor fue arrastrado por la corriente.

También en el río Pamplonita, sobre el Anillo Vial Occidental, murió Eduar Maldonado, de 7 años.

Al intentar cruzar el río Pamplonita, desde Venezuela hacia Colombia, murieron Yadira Ascanio, de 15 años y Anderson Pérez, de 10, junto con su abuelo. El hecho ocurrió este año, en el barrio San Gerardo.

Dayerly García Torres, de 10 años, fue hallada sin vida dos días después de desaparecer en el río Zulia, sobre el puente Mariano Ospina Pérez.

Entre tanto, Juan David Borda, de 16 años, murió ahogado en el sector Termotasajero, de San Cayetano, mientras disfrutaba de un paseo de río.

En el canal del barrio Siete de Agosto, Aron Castillo, de 11 años, murió cuando intentaba rescatar uno de sus zapatos y cayó al canal de aguas lluvias.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 
Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas