Escuchar este artículo

Primer aniversario del fatal incendio en La Castellana

Domingo, 9 de Enero de 2022
La Opinión reunió los testimonios de los propietarios de las viviendas un año después de la tragedia.

Con muestras de profunda tristeza y nostalgia Gerson Páez Cadena no olvida el fatídico día en que sufrió la pérdida de su hermana Eliana Mildred, junto con su esposo Nelson Enrique Rangel y sus tres hijos Daniela, Nicolás y Juan, quienes fallecieron en un incontrolable incendio que consumió tres viviendas del barrio La Castellana. En total, nueve personas perdieron la vida.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


“Eso fue bastante terrible, recuerdo que el día anterior, acababa de llegar a Cartagena, donde iba a pasar unas vacaciones. Aunque no me despedí de ella en persona, si hablamos por el grupo que teníamos de la familia. Al otro día me enteré de la noticia por Facebook y vi que era la cuadra de mi hermana, pero no tenía la más remota idea de que era su casa”, manifestó el hermano.

Sin embargo, cuatro horas después, un familiar le dio la dramática noticia: su hermana perdió la vida, junto a su compañero y sus pequeños hijos.

Gerson impactado por el anuncio, solo pudo pensar en lo terrible que sería para sus padres y hermana comunicarles tan horribles noticias y decidió de inmediato volver a Cúcuta.

Incendio.

“A mis padres le terminaron informando unos familiares, pero a mi otra hermana que vivía en Arboledas si le comuniqué yo para que también fuera a la casa de mis padres. Eliana era la que estaba más pendiente de mis papás, porque tanto yo como mi otra hermana trabajábamos en Arboledas y, por consiguiente, a ellos fue a quien les dio más duro la noticia”, explicó Páez.

Semanas después, con la pena todavía embargando el corazón de aquella familia, pensaron en vender la casa, plagada de sus recuerdos. Pero, el amor que Gerson tenía por sus familiares fallecidos era tan fuerte, que pensar en ofrecer ese recinto en el que por 8 años Eliana y Nelson construyeron hermosos recuerdos y experiencias, le partía el corazón.

“En una reunión les expliqué que no quería que personas ajenas a la familia vinieran a esta casa. Yo sé que ahora desde el cielo esos cinco ángeles están cuidándonos, para mí esta propiedad es un santuario, en honor a ella y su familia”, dijo Gerson con melancolía.

Afirma –además- que no fue fácil porque tuvieron que buscar los recursos económicos para volver a reconstruir el inmueble, porque según unos técnicos que envió la Alcaldía de Cúcuta, tenían que destruir por completo lo poco que quedaba de estructura, pues ya estaba muy afectada por el calor que desató el fuego.  


Le puede interesar: Otro preso que queda libre por vencimiento de términos


 

En total, invirtieron $170 millones para dejar habitable nuevamente la casa. Al tener varios arreglos de cerámica, duró prácticamente todo el año llevarlo a cabo. Gerson lleva solo 15 días de vivir allí y hasta el momento asegura que fue su mejor elección.

“Claro, al principio tenía un poco de temor, porque parte de mí pensaba que me iban a asustar, pero lo cierto es que ha sido todo lo contrario, se respira una paz y una tranquilidad, que hasta mis padres cuando me visitaron, lo notaron. Creemos que no hay nada que temer, ellos nos van a proteger”, afirmó Páez.

Incendio.

¿Qué pasó con las ayudas?

Así como Gerson Páez, Estela Pachón, propietaria de la casa en la que se inició el incendio, manifestó con crudeza que varios funcionarios de la Alcaldía les prometieron una ayuda para poder reconstruir sus hogares, pero semanas después de la tragedia, no volvieron a contestar ni el teléfono.

“Yo llegué una hora después del accidente, en ese momento tenía la casa arrendada por el esposo de Ana Benilda, quien tristemente falleció. Recuerdo que la Secretaría de Gestión del Riesgo dijo que no podía darnos dinero, pero que iba a traer materiales y cuando fue el momento de hacer las remodelaciones, le mandamos cartas y los llamamos, pero no apareció nadie”, señaló Pachón.


Lea: Bienes del estilista Mauricio Leal podría ser sometidos a extinción de domininio


 

Ella, quien es pensionada, tuvo que invertir con su familia $130 millones para hacer la casa habitable y así como Gerson, demolió la infraestructura que quedaba y la construyó desde cero.

Así mismo, Darwin Albeiro Amaya, habitante de la otra casa afectada, quien perdió a su esposa Doris Milena Andrade Álvarez y a su prima Luz Estela Amaya, que estaba de visita, explicó que fue un año muy duro, tanto por sus pérdidas como por las pocas ayudas que recibieron luego del trágico accidente.

“La casa todavía es propiedad mía, pero si se da cuenta, es la única casa que no ha sido remodelada, lo cierto es que no he tenido los recursos. Después de haber sufrido algo tan inesperado como eso, uno creería que al menos el Gobierno podría ayudar de alguna forma, pero ni siquiera colaboraron cuando les pedí una ayuda para sacar los escombros de mi casa”, afirmó Amaya.

Y aunque lleva un año sin habitar su hogar y no ha podido remodelarlo para volver, agradece a Dios cada que recuerda las voraces llamas que lo despertaron esa noche.

“La verdad, yo me vi perdido, todo fue en cuestión de segundos el fuego era abrazador y el humo asfixiante, por suerte vimos la salida por el techo y una escalera pequeña justo al lado, ya con eso mi hijo y yo la abrimos y pudimos sacar a su hermana, yo creo que fue Dios, él nos dio una segunda oportunidad”, afirmó este padre de familia.


También lea: Se nos va un gran hermano, un gran comando: compañero del patrullero muerto en un accidente


Los tres propietarios, le explicaron a La Opinión, que ahora están enviando cartas a la Administración nuevamente para que, por lo menos, les den un descuento en el impuesto predial, porque las casas no estuvieron habitadas en casi todo el año pasado.

“Ellos nos siguen respondiendo de forma negativa, afirman que porque el incendio no se provocó de forma natural, sino que fue por un cortocircuito no pueden ayudarnos, pero eso es muy absurdo”, concluyó Gerson Páez.

Incendio.

Un aniversario de la tragedia

La funeraria La Esperanza, que estuvo a cargo de las exequias de la familia de Gerson, llevara a cabo una eucaristía mañana en la capilla del cementerio La Esperanza, en Los Patios.

Será presidida por el obispo José Libardo Garcés Monsalve e iniciará con unas palabras en memoria de ellos, un homenaje en video y finalmente la eucaristía, que será también transmitida por un envivo en la página de Facebook de la funeraria.

Incendio.

¿Qué pasó hace un año?

Según la versión de la Fiscalía, que durante dos días estuvo analizando las propiedades para dar con la teoría del incendio, indicó que el fuego surgió en un garaje, un cortocircuito que se originó en el porche de una de las viviendas provocó que un pesebre se incendiara.

Las llamas alcanzaron una vitrina donde había unos perfumes y otras cosas de maquillaje, al igual que un televisor que estaba en una caja, por lo que se propagaron rápidamente, hasta llegar al carro y la motocicleta que estaban en el garaje donde vivían Ana Benilda Becerra y su esposo.

Después de eso, los vehículos de esa casa, incendiaron los otros vehículos que estaban en el porche de las casas y como el techo era de machimbre (madera), rápidamente se consumieron las viviendas.


Además lea: Operación Némesis afectó al Eln en $240.000 millones


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Miguel Landazabal
Miguel Landazábal

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda