Escuchar este artículo

Van 21 asesinatos en Puerto Santander

Jueves, 23 de Septiembre de 2021
El martes, al atardecer, en un parque se dieron las dos víctimas más recientes.

Puerto Santander, un municipio que está a una hora del casco urbano de Cúcuta y que colinda con Venezuela, hoy es una zona de riesgo. A cualquier hora del día o de la noche se cometen homicidios y hasta el momento no se conocen resultados contundentes de las investigaciones que se adelantan por esos hechos.

El martes, hacia las 5:00 de la tarde, se registró el hecho violento más reciente. Un hombre y una mujer fueron las nuevas víctimas de uno de los grupos armados ilegales que delinquen en esa población, bajo la mirada inerte de la Policía y el Ejército.

Lea también: Doble asesinato en un parque de Puerto Santander

La pareja, que, hasta el cierre de esta edición, las autoridades aseguraron que no estaba identificada plenamente, fue baleada cuando estaba en el parque del barrio 23 Abril.

Dos hombres que se movilizaban en una moto Suzuki GN125, de color azul, llegaron hasta donde estaban las víctimas y sin importarles que habían más personas por los alrededores, les dispararon en repetidas oportunidades, luego huyeron tranquilamente.

Aunque varias personas fueron testigos del hecho, ninguna de ellas quiso hablar con las autoridades, pues saben que si dicen algo, se arriesgan a ser asesinadas, porque los grupos armados ilegales impusieron sus leyes y quien no las acoja se debe atener a las consecuencias.

Y precisamente, Jaime Marthey, defensor del Pueblo en esta parte del país, aseguró que lo que hoy se vive en Puerto Santander es un ‘efecto dominó’ de lo que está pasando en el área rural de Cúcuta, donde el Eln y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (Agc) mantienen una confrontación, sin que ninguna autoridad haga algo contundente para frenarla.

“Mientras el Gobierno Nacional no atienda socialmente de manera puntual la situación de la región, lamentablemente tendremos que seguir en la zozobra, pues nada cambiará si seguimos haciendo lo mismo o dejando de hacer lo pertinente”, señaló Marthey.

Esta lamentable situación que hoy se vive en este municipio del área metropolitana de Cúcuta, ha dejado desde enero hasta ayer, 21 personas asesinadas, mientras que el año pasado, en el mismo periodo, se presentaron 12, lo que significa que los crímenes se han aumentado considerablemente.

En el parque del barrio 23 de Abril asesinaron dos personas.

Investigaciones afectadas

Esta situación de inseguridad que se vive en esa población fronteriza también está afectando los procesos investigativos que vienen adelantando las autoridades judiciales.

Pues como sucedió con el reciente doble homicidio, empleados de algunas funerarias son los que están recogiendo los cadáveres y trasladándolos a las instalaciones de la Sijín en Cúcuta, donde las unidades de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) llevan a cabo la inspección técnica.

Le puede interesar: Puerto Santander sigue teñido de bala y muerte

¿Pero qué sucede con las primeras indagaciones que deben hacer los investigadores en el lugar de los hechos? ¿Qué pasa con las pruebas que pueden recopilar los peritos forenses durante la inspección técnica a la escena del crimen? Estas y otras inquietudes quedan en el aire.

Una fuente cercana de las investigaciones judiciales aseguró que el proceso en las pesquisas no se afecta en cierta medida, “pues hay otras estrategias que se usan para recopilar ese material probatorio que ayuda a identificar a los homicidas”.

Añadió: “las unidades de la Brinho no se trasladan a sitios donde implica un riesgo y en estos momentos Puerto Santander y la zona rural de Cúcuta es de alta peligrosidad para la Fuerza Pública”.

Miedo e incertidumbre en Puerto Santander.

Pese a estos inconvenientes, las autoridades han logrado hacer un análisis de la situación. Otra fuente judicial señaló que, “la gran mayoría de víctimas tienen antecedentes penales o han estado inmersas en investigaciones que se hacen contra los grupos armados ilegales”.

Agregó: “en las investigaciones hemos podido ver que un alto porcentaje de las personas asesinadas han tenido que ver algo con algún grupo armado ilegal y tenemos claro que ahí se están matando entre Eln y gaitanistas, es una pelea de territorio”.

Pero lo que muchas personas no entienden es que a la entrada de Puerto Santander casi siempre hay un puesto de control militar y en el casco urbano las patrullas de la Policía se mueven constantemente y aun así se registran los homicidios sin una sola captura de los pistoleros.

“Por acá esa gente (integrantes de los grupos ilegales) anda armada y en moto y ninguna autoridad hace algo por detenerla, a nosotros nos toca estar callados, porque si no nos matan. Uno sabe bien por donde no se debe mover para evitar cualquier cosa”, sostuvo un habitante de esa población fronteriza.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión