Escuchar este artículo

¿Qué pasa en Tibú?, el municipio del Catatumbo está bajo la sombra de la muerte

Lunes, 19 de Abril de 2021
La Opinión le trae una radiografía de lo que ocurre. La disidencia de las Farc estaría detrás de la oleada de homicidios por el microtráfico.

Acá estamos jodidos, cuando no son los grupos armados, son los narcotraficantes los que mandan a matar a la gente y lo peor de todo es que no se ven acciones por parte de las autoridades departamentales ni nacionales. Todo sucede en las narices de la Policía, el Ejército y la Fiscalía, y no pasa nada”.

Así es como un habitante de Tibú describe lo que hoy sucede en esa población del Catatumbo, que ocupa el primer lugar con cultivos de uso ilícito en Colombia y en producción de cocaína, donde en lo corrido de abril se han cometido 14 asesinatos, el desplazamiento forzoso de tres familias y tres ataques a la Policía, uno a bala y otro con un explosivo.

Y todo indica que esta racha de violencia no dará tregua en este municipio que está a 116 kilómetros Cúcuta. Lo peor es que la ‘ley del silencio’ es la que domina a la población, pues extraoficialmente La Opinión conoció que desde finales de marzo, presuntos integrantes de la disidencia del frente 33 de las Farc tienen retenidos a un buen número de hombres y mujeres, acusándolos de ladrones, expendedores, viciosos e informantes de la Policía y el Ejército, pero nadie se atreve a denunciar algo, porque sabe la fatal suerte que correría.

Algunas de esas personas que estarían en manos de este grupo armado ilegal, han sido asesinadas y para justificar el hecho les ponen letreros señalándolas de viciosas o ladronas. Lo más preocupante es que esta organización ha puesto a circular unos videos en los que aparecen algunos de los retenidos diciendo que la disidencia de las Farc los tiene y que deben irse del Catatumbo por esos mismos señalamientos.

Nelson Paz, presidente del Concejo de Tibú, aseguró que esa corporación está desconcertada por todo lo que viene ocurriendo en el municipio. “En menos de dos semanas ya llevamos casi 15 homicidios, convirtiéndose en una situación muy complicada. Además, ya circuló un panfleto por parte de dos actores armados que aseguran que van a seguir con este tema y sumado a eso, se siente una tensión bastante fuerte en la ciudadanía, porque también se han dado atentados contra la fuerza pública”, sostuvo.

Lea además Así fue el ataque a bala a dos policías en Tibú

Precisamente, ese panfleto del que habla el concejal es uno que circuló el pasado fin de semana, donde supuestamente el Eln anunció su unión con la disidencia para atacar a presuntos paramilitares que están entrando a Tibú a cometer homicidios, además, indicaron que estarían muy pendientes en las trochas que conducen a Venezuela, veredas y demás sitios del municipio, para controlar esa situación y hasta le piden a los extranjeros solo movilizarse por esta población para hacer sus compras, pues a quién vean en ‘malos pasos’ lo declararán ‘objetivo militar’.

El munícipe también señaló que entienden que las autoridades tienen una labor muy difícil para atender esas situaciones, porque los sitios donde se están registrando estos hechos son de dominio total de los grupos armados ilegales.

“Además, uno entiende que 10 o 15 policías no son suficientes para atender esta situación de orden público. Lamentamos que cuando haya un consejo de seguridad no nos dejen participar para exponer nuestros puntos de vista, a eso solo asiste la alcaldesa, el secretario de gobierno y muy de vez en cuando el personero”, indicó Paz.

El personero de Tibú, Jhon Ascanio, manifestó que también se encuentra preocupado por lo que en estos momentos está sucediendo, pues esa racha de asesinatos tiene muy atemorizada a la población, aunque confirmó que en su oficina no hay ninguna denuncia por desaparición o por algún crimen. “Eso es lo que más nos tiene desconcertados, nadie quiere hablar”.

El peligro en las familias

 

Image
Durante lo corrido de abril, la Policía también ha estado en la mira de los grupos armados ilegales. Un uniformado fue herido por un francotirador en Campo Dos, mientras que en el casco urbano de Tibú han atacado con un explosivo y bala a las patrullas. / Foto: Cortesía

 

Extraoficialmente La Opinión conoció que en lo que va corrido de abril, tres familias han tenido que ser sacadas de esta población del Catatumbo, por amenazas. “Las personas llegan muy asustadas a pedir ayuda porque los grupos armados ilegales les dicen que si no se van las matan, entonces nos ha tocado, en la madrugada, subirlas a unas camionetas y llevarlas a Cúcuta, donde organizaciones internacionales las ayudan por un tiempo”, indicó una fuente, que por seguridad no se identifica.

También se ha conocido que otro grupo de familias se ha visto obligado a permanecer en la zona, a pesar de que varios de sus seres queridos han sido reclutados a la fuerza por estas organizaciones ilegales. 

“Acá llegan dos o tres de la disidencia y se meten a las casas para sacar a los adolescentes, se los llevan a la fuerza para unas fincas que tienen en Venezuela, donde los entrenan; la familia o la persona que se rehúsa a ir con ellos, se tiene que ir del pueblo o la matan, como ya ha pasado”, contó otra fuente.

Lea también Bala, muerte y miedo en Norte de Santander

Quien estaría detrás de ese reclutamiento forzoso es un hombre conocido como 'Chuta', que sería hermano de alias 'La Liebre', que ya fue capturado por la Policía. Este hombre, supuestamente, maneja un bajo perfil y se hace pasar como vendedor de plátano, además, se encargaría de recibir las extorsiones de los vendedores ambulantes y también es el encargado de abastecer con alimentos a quienes están en el monte, “con él estaría otro hombre que le dicen Albeiro, es dueño de un negocio por el centro, ahí llegan armas y explosivos”.

“A muchos pelados también les llegan con el cuento que se unan a ellos, porque les van a pagar bien y les darán armas y hasta moto para que ‘trabajen’ en el pueblo, pero una vez los tienen, no se pueden salir, porque los matan y lo peor de todo es que mucha gente ve eso como normal”, agregó la fuente.

A esto también se le suma que en esta población hay sectores donde el Eln y la disidencia tienen el control total y si la Policía o el Ejército no llegan con un fuerte dispositivo, no pueden ingresar, pues los atacan a bala y explosivos, como ya ha sucedido en varias oportunidades.

Uno de estos lugares es Barrio Largo, donde, según fuentes extraoficiales, este es un fortín de los dos grupos armados ilegales. “A ese sitio nadie entra sin permiso de ellos o debe vivir ahí. Las Farc tienen allá a alias Chiquitín. Él también ha ordenado la retención y el reclutamiento de los jóvenes. Es más, él puso a circular un panfleto en el que hay muchos nombres y dicen que si no se van los matarán, por viciosos, expendedores y ladrones”, contó la fuente.

Agregó: “en ese barrio también es donde hospedan a los mexicanos, mientras que organizan su desplazamiento hacia una finca lujosa que está a dos horas de La Gabarra, eso es río arriba, pasando la frontera. Allá no solo se quedan ellos, también es donde guardan grandes cargamentos de droga y también son custodiados por autoridades venezolanas, para entrar a ese lugar es muy difícil, pues si no lo conocen, lo matan”.

Lea también Dos homicidios en menos de 24 horas en Tibú

Según la fuente, en las entradas de Barrio Largo, a pesar de estar a menos de cinco cuadras del comando de la Policía de Tibú, hay varios milicianos pendientes de quienes llegan y al movimiento de la fuerza pública para evitar ser sorprendidos y capturados. 

“Todo esto es lo que nos lleva a decir que los consejos de seguridad que se han hecho este año y hasta los de 2020 no sirven para nada, pues siempre se reúnen las mismas personas a decir lo que ya se sabe y no hay ni una sola acción contundente para frenar lo que está pasando. En la Gobernación se dijo que iban a crear un grupo especial para investigar los asesinatos y capturar a los responsables y acá estamos esperando que cumplan eso”, enfatizó una de las fuentes extraoficiales.

‘Están sembrando es caos’

El coronel Óscar Mauricio Rico, comandante (e) de la Policía de Norte de Santander, dijo que lo que está pasando en Tibú es algo demencial y que con eso, el Eln y la disidencia, lo que buscan es atemorizar a la población para que haga lo que ellos quieren.

“Están sembrando caos, dejando cuerpos con avisos panfletarios e insinuando que es una ‘limpieza social’. Todo eso está desfigurado, pues están asesinando a mujeres y personas de la tercera edad. Son actos demenciales que están en cabeza del Gaor 33 (disidencia) y el Eln”, sostuvo el oficial.

El alto mando policial también confirmó que sus investigadores y la Fiscalía han hecho dos reuniones para capturar a los responsables. “Ya le metimos más hombres nuestros para empezar a investigar y trabajar por la línea de mando estructural, por eso le pedimos a quienes tengan información de estos delincuentes que nos la entreguen bajo reserva, pues así podremos hacer algo contundente, porque estamos empezando desde cero”.

Una fuente judicial señaló a La Opinión que esta oleada de homicidios y de retenciones se está dando por la pelea del control del microtráfico y narcotráfico que es dominado por gran parte de los carteles mexicanos.

“La disidencia se quiere hacer ver como el correctivo de la problemáticas de drogas en esta población, por eso están pidiendo nombres de consumidores y delincuentes, para ellos matarlos y que la gente crea que están acabando con ellos, pero la verdad es otra, una vez consigan un control total, ya nadie se lo va a poder quitar”, explicó la fuente.

El coronel Rico indicó que para frenar esta situación necesitan denuncias, “pues la gente prefiere quedarse callada y no decir nada, por el miedo que están implantando estas organizaciones ilegales, pero por eso les pedimos confianza y que si no quieren decir nada en Tibú, acá en Cúcuta nos pueden buscar y bajo reserva nos cuentan todo”.

Sobre la retención de hombres y mujeres por parte de la disidencia, las autoridades confirmaron que es cierto y que es algo muy preocupante por la falta de denuncia de esto que está pasando.

“Se sabe que las personas retenidas son llevadas hacia fincas o casas que están muy cerca de la frontera o en suelo venezolano, porque saben que a la Policía y el Ejército le es difícil ir hasta allá. Los videos que han circulado por redes ya están siendo analizados, pero se necesita que las familias pongan las denuncias para tener muchos más datos”, manifestó la fuente judicial.

 

Image
La opinión
La Opinión