Escuchar este artículo

Cáncer de mama, detectarlo a tiempo es clave para sanar

Martes, 19 de Octubre de 2021
Conozca la historia de María Suárez, sobreviviente de esta enfermedad.

Por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud, el 19 de octubre  se celebra mundialmente el Día Internacional de lucha contra el  Cáncer de Mama con el objetivo de crear conciencia y promover que cada  vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos  oportunos y efectivos.

Le puede interesar: Oleada de violencia, crimen y miedo en Puerto Santander

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) , cerca de 460 mil mujeres en las Américas son diagnosticadas cada año con cáncer de mama y alrededor de 100 mil fallecen, convirtiéndose en la segunda causa de mortalidad por cáncer en la región, después del cáncer de pulmón.

En 2020, en todo el mundo se diagnosticó cáncer de mama a 2,3 millones de mujeres, y 685.000 fallecieron por esa enfermedad.

A fines del mismo año, 7,8 millones de mujeres a las que en los anteriores cinco años se les había diagnosticado cáncer de mama seguían con vida, lo que hace que este cáncer sea el de mayor prevalencia en el mundo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud,  el cáncer de mama afecta a las mujeres de cualquier edad después de la pubertad en todos los países del mundo, pero las tasas aumentan en su vida adulta. 

Pero, según el Instituto Nacional de Cancerología,  últimamente las mujeres más jóvenes han desarrollado la enfermedad, destacando que esta es la tercera causa de muerte por cáncer en las mujeres colombianas.

En el año 2019, en Norte de Santander fueron detectados 399 casos de cáncer de mama; en 2020, 395; y en lo corrido de 2021,  han sido identificados 359 casos. 

Situación del país

De acuerdo con estimaciones de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer  (IARC), en 2018 en Colombia se presentaron 13.380 casos nuevos de cáncer de mama y 3.702 muertes por esta; con una tasa de incidencia ajustada por edad de 44,1 afectadas por 100.000 habitantes.

Lea además: Días sin IVA: qué sí y qué no puede comprar con descuento

Mientras que en 2009 se registraron 2.243 muertes, en 2019 fueron 3.535, lo que representa un incremento del 36,5% y que en una década cobró en total la vida de 22.174 mujeres entre los 30 y 70 años, lo que significa que los casos de cáncer de mama van en aumento. 

El Ministerio de Salud y Protección Social ha explicado que, durante la pandemia de la COVID-19, se ha buscado garantizar la continuidad en la atención para la población con diagnóstico de cáncer de mama, a través de directrices para su implementación, adopción y adaptación por parte de los agentes del sistema de salud.

 

¿Quiénes corren riesgo? 

De acuerdo con la OMS, alrededor de la mitad de los casos de cáncer de mama corresponden a mujeres sin ningún factor de riesgo identificable, a excepción del género (mujer) y la edad (más de 40 años).

Lea aquí: Familia del joven asesinado en Tibú llegó a Cúcuta

Algunos factores aumentan el riesgo de padecer esa enfermedad, como son el envejecimiento, la obesidad, el consumo perjudicial de alcohol, los antecedentes familiares de cáncer de mama, el historial de exposición a radiación, el historial reproductivo (como la edad de inicio de los períodos menstruales y la edad al primer embarazo), el consumo de tabaco y la terapia hormonal posterior a la menopausia.

Entre las opciones de comportamiento y las intervenciones conexas que reducen el riesgo de padecer cáncer de mama figuran las siguientes: lactancia materna prolongada, ejercicio físico habitual, control del peso, evitar el consumo perjudicial de alcohol, evitar la exposición al humo de tabaco, evitar el uso prolongado de hormonas y evitar la exposición excesiva a radiación.

Aunque la pertenencia al género femenino es el principal factor de riesgo de cáncer de mama,  aproximadamente entre el 0,5% y el 1% de los casos de cáncer de mama afectan a varones. El tratamiento de esa enfermedad en los varones sigue los mismos principios que los que se aplican a las mujeres.  

Y si bien es cierto que los antecedentes familiares de cáncer de mama aumentan el riesgo de padecerlo, la mayor parte de las mujeres a las que se diagnostica cáncer de mama no tienen antecedentes familiares conocidos de la enfermedad.

La falta de antecedentes familiares conocidos no necesariamente significa que una mujer esté menos expuesta a padecer cáncer de mama.  

Image
Tasa de supervivencia del cáncer de mama. / Foto: Cortesía/ La Opinión

 

Signos y síntomas 

El cáncer de mama se presenta más frecuentemente como un nódulo o engrosamiento indoloro en el pecho.

Conozca más detalles: Completamente habilitado la intersección Vial Cuatro Vientos

Es importante que las mujeres que detecten una hinchazón anormal en el seno acudan a un profesional de la salud sin demorarse más de 1 o 2 meses aunque no sientan ningún dolor asociado al nódulo.

Solicitar atención médica al primer signo de un posible síntoma contribuye a un mayor éxito del tratamiento.

Generalmente, los síntomas del cáncer de mama son los siguientes:  un nódulo o engrosamiento en el seno, la alteración en el tamaño, forma o aspecto de un seno; la aparición de hoyuelos, enrojecimiento, grietas u otra alteración en la piel; el cambio de aspecto del pezón o la alteración en la piel circundante (areola); y/o la secreción anormal por el pezón.

Pero existen diversas razones por las que se desarrollan nódulos mamarios, que en su mayoría no son cáncer. Hasta el 90% de las masas mamarias no son cancerosas. Entre las anormalidades no cancerosas del seno figuran las masas benignas como los fibroadenomas y los quistes, así como las infecciones.

El cáncer de mama puede manifestarse de muy diversas formas, por lo que es importante realizar un examen médico completo. Las mujeres con anormalidades persistentes (que por lo general duren más de un mes) deberían someterse a algunas pruebas, como la obtención de imágenes de la mama y en algunos casos la toma de muestras de tejido (biopsia) para determinar si la masa es maligna (cancerosa) o benigna. 

Los casos de cáncer avanzado pueden erosionar la piel y causar llagas abiertas (ulceraciones) que no son necesariamente dolorosas. Las mujeres con heridas que no cicatrizan en los senos deberían someterse a una biopsia.

El cáncer de mama puede diseminarse a otras partes del organismo y desencadenar otros síntomas. A menudo, el primer lugar más habitual donde se puede detectar la propagación es en los ganglios linfáticos situados en la axila, aunque es posible tener ganglios linfáticos cancerosos que no puedan detectarse.

Con el tiempo, las células cancerosas pueden diseminarse a otros órganos, como los pulmones, el hígado, el cerebro y los huesos.  Cuando alcanzan esos órganos, pueden aparecer nuevos síntomas relacionados con el cáncer, como dolor óseo o cefaleas.

Image
Síntomas del cáncer de mama. / Foto: Cortesía/ La Opinión

 

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de mama puede ser sumamente eficaz, con probabilidades de supervivencia del 90% o más altas, en particular cuando la enfermedad se detecta de forma temprana.

Además:  La yuca y el aguacate se convirtieron en helados en La Playa de Belén

Habitualmente consiste en cirugía y radioterapia para frenar el avance de la enfermedad en el pecho, los ganglios linfáticos y las áreas circundantes (control locorregional) y terapia sistémica (medicamentos contra el cáncer administrados por vía oral o intravenosa) para tratar y/o reducir el riesgo de diseminación del cáncer (metástasis).

Entre los medicamentos contra el cáncer se incluyen la terapia endocrina (hormonal), la quimioterapia y en algunos casos la terapia biológica dirigida (anticuerpos).

Anteriormente, todos los casos de cáncer de mama se trataban quirúrgicamente con la mastectomía (extirpación completa del seno).

Cuando los tumores cancerosos son de gran tamaño sigue siendo necesario practicar la mastectomía. Actualmente, la mayoría de los cánceres de mama pueden tratarse con una intervención menor denominada «lumpectomía» o mastectomía parcial, mediante la cual solo se extirpa el tumor. En esos casos, generalmente se aplica radioterapia a la mama para reducir al mínimo las posibilidades de recurrencia del cáncer.     

Los ganglios linfáticos se extirpan cuando se lleva a cabo la cirugía de cánceres invasivos.

En el pasado, la extirpación completa del lecho de los ganglios linfáticos axilares (disección axilar completa) se consideraba necesaria para prevenir la diseminación del cáncer. Actualmente se prefiere llevar a cabo una intervención menor, llamada "biopsia centinela de los ganglios linfáticos", porque tiene menos complicaciones.

En esa intervención se usa colorante y/o marcador radiactivo para detectar los primeros ganglios linfáticos a los que podría propagarse el cáncer desde la mama.

Lea también: Luis Fernando Torres, el relojero que no pasa de moda

Los tratamientos farmacológicos o quimioterapia del cáncer de mama, que pueden administrarse antes ("neoadyuvantes") o después ("adyuvantes") de la cirugía, se basan en la subtipificación biológica de los cánceres.

El cáncer que expresa el receptor de estrógeno (RE)  y/o el receptor de progesterona (RP) es probable que responda a las terapias endocrinas (hormonales) como el tamoxifeno o los inhibidores de la aromatasa.

Esos medicamentos se administran por vía oral durante 5 a 10 años, y reducen en cerca de la mitad la posibilidad de recurrencia de los cánceres con «receptores hormonales positivos». Las terapias endocrinas pueden causar síntomas de la menopausia, pero en general se toleran bien.  

Los tumores cancerosos que no expresan el RE o RP son "receptores hormonales negativos" y deben tratarse con quimioterapia salvo que sean muy pequeños.

En la actualidad, las pautas de quimioterapia disponibles son muy eficaces para reducir las posibilidades de diseminación o recurrencia del cáncer y suelen administrarse como tratamiento ambulatorio. En general, si no hay complicaciones, la quimioterapia para el cáncer de mama no requiere ingreso hospitalario.

La radioterapia también desempeña un papel importante en el tratamiento del cáncer de mama. En los primeros estadios del cáncer de mama, la radioterapia puede evitar que una mujer tenga que someterse a una mastectomía.

En los estadios posteriores de la enfermedad, la radioterapia puede reducir el riesgo de recurrencia incluso cuando se haya realizado una mastectomía. En el estadio avanzado del cáncer de mama, en algunas circunstancias la radioterapia puede reducir la posibilidad de fallecer como consecuencia de la enfermedad.

La eficacia de las terapias contra el cáncer de mama depende del cumplimiento del ciclo de tratamiento completo. El tratamiento parcial es menos probable que culmine con un resultado positivo.

El objetivo de la Iniciativa Mundial contra el Cáncer de Mama, de la OMS, es reducir en un 2,5% anual la mortalidad mundial por esa enfermedad, con lo cual entre 2020 y 2040 se evitarían 2,5 millones de muertes a nivel mundial.

En caso de cumplirse ese objetivo, para 2030 se evitaría el 25% de las muertes por cáncer de mama entre las mujeres menores de 70 años, y para 2040 esa cifra sería del 40%. Los tres pilares para alcanzar dicha meta son: la promoción de la salud para una detección precoz,  el diagnóstico oportuno y la gestión integral del cáncer de mama.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion . 

Image
Deicy Sifontes
Deicy Sifontes

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas