Escuchar este artículo

El 20% de los cucuteños ya no comen 3 comidas al día

Miércoles, 17 de Noviembre de 2021
El departamento tiene el 42% de sus municipios en estado crítico según índices de desnutrición crónica.

La pandemia de manera ineludible incrementó en muchos sectores la pobreza y el desempleo en especial a familias que no contaran con las herramientas tecnológicas mínimas (internet, computador o celular) para traer el sustento a sus hogares, esto ha agudizado la crisis de desnutrición, demostrado en la encuesta Pulso Social del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

Conozca: Un gen juega un papel crucial en el crecimiento de los niños

En esta encuesta, a corte de mayo de este año, se evidenció que del 96,7% de familias cucuteñas que se alimentaban tres veces al día, ahora son el 76,6% las personas que pueden garantizar las tres comidas.

Esa disminución del 20% acentúa la permanencia de la desnutrición infantil crónica, una enfermedad que años anteriores se había reducido a nivel nacional.

Pero el aumento quedó demostrado en el ‘Índice de Desnutrición Crónica 2021’ de la Fundación Éxito, en donde por municipio se analizaron variables que hacen proclives los escenarios de desnutrición infantil en las familias, catalogados en los niveles sobresaliente, satisfactorio, medio, bajo y crítico respectivamente.

Norte de Santander, debido a la migración fronteriza, sumado a variables como el conflicto armado en gran parte de la zona del Catatumbo, cuenta con el 42% de sus municipios (17) en condición crítica, y el 20% en bajo.

También: ¡Cuidado! Los antibióticos no son cualquier pastilla para resfriados

Los municipios más afectados respectivamente son: Hacarí, San Calixto, Bucarasica, Gramalote, El Tarra, Teorama y El Cármen.

Y los mejores respectivamente son: Los Patios, Pamplona, Villa del Rosario, Cúcuta y Pamplonita.

Sin embargo, por la falta de información actualizada, el índice está construido con información del 2019, pero según las proyecciones de la fundación respecto al comportamiento de la desnutrición crónica en estos últimos meses, lo seguro es que se ha sufrido un retroceso importante.

“La seguridad alimentaria se ha afectado muchísimo, nuestras proyecciones antes de la pandemia para erradicar por completo la enfermedad estaba en 2036 en Colombia, pero después de pandemia, la estadística sugiere que será por lo menos hasta el 2040 que se logre el objetivo”, afirmó Carolina Turriago Borrero, líder de alianzas e incidencias de la Fundación Éxito.

Desnutrición crónica.

¿Cómo se sabe si una familia está siendo afectada por la desnutrición?

Claramente no existe una cifra exacta que pueda definir cuál es el porcentaje de desnutrición a la que una persona está expuesta, aun así, quienes coordinaron el estudio nacional, identificaron falencias domésticas que afectan directamente la cantidad de alimento que reciben los infantes en sus primeros años.

Siga leyendo: Páncreas artificial, alternativa para los diabéticos

Las variables que analizaron fueron: bajo peso al nacer, nacimiento de madres adolescentes entre 10 y 19 años, nacimientos de madres con primaria, nacimientos de madre con secundaria, si las familias cuentan con afiliación a la salud, el índice de riesgo de la calidad de agua, si la familia cuenta con sistema de agua potable, si van a control prenatal, entre otras.

Y aunque comer de manera desbalanceada, parezca no ser un problema tan grave como otras enfermedades, sus consecuencias a futuro, según la estadística, apuntan a un coeficiente intelectual menor y poco progreso económico a lo largo de la vida de la persona.

“Los efectos de la desnutrición crónica en las personas y la sociedad son de gran magnitud. La evidencia muestra que una persona que presentó la enfermedad en los primeros dos años de vida, comparada con otra que tuvo una alimentación promedio, tiene un coeficiente intelectual 14.6 puntos menos, acumula 8,8 años de escolaridad, es decir 5 años menos, y gana en promedio 54% menos salario”, apuntó el informe.

Foto archivo La Opinión.

Están al tanto del problema

La Secretaría de Salud, de la Alcaldía de Cúcuta, teniendo en conocimiento el aumento de desnutrición por la falta de oportunidades laborales en varias familias de la ciudad, ha implementado algunas estrategias que buscan reducir esos índices y garantizar una buena alimentación en los más jóvenes.

Además: Las graves consecuencias de la desnutrición en los niños migrantes

Por un lado han vuelto a abrir 4 salas amigas de lactancia materna, así como la gestión para dotar los espacios con los equipos necesarios. También han hecho seguimiento a 263 casos de desnutrición aguda y 107 casos de bajo peso al nacer en bebés y han capacitado a 252 trabajadores del departamento de talento humano en salud en el manejo de la desnutrición aguda.

Así mismo, esperan consolidar un proyecto que busca establecer prioridad en los gastos de las familias, identificar patrones alimentarios como la cantidad y el tipo de alimentos ingeridos, y calcular la relación entre el costo de la canasta básica y el salario mínimo legal vigente.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Miguel Landazabal
Miguel Landazábal

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas