Escuchar este artículo

El tomate se aleja de la mesa de los tachirenses

Viernes, 13 de Mayo de 2022
El campo tachirense surtía de tomates frescos a gran parte del país.

Los productores agrícolas del Táchira cada vez siembran menos hectáreas de tomate, uno de los frutos de consumo fresco que más se cosechaban en la región, y protagonista de la mesa venezolana.

No obstante, en las últimas semanas el precio de este rubro se ha disparado por encima de los 2 dólares por cada kilo, hecho que tiene una explicación por parte de los pocos agricultores que siguen apostando por este producto alimenticio.

Carlos Julio Alba, productor de tomates del municipio Jáuregui relató que  en la zona y a nivel nacional hay muy poca producción, debido al alto costo de las semillas y los insumos, los cuales deben llevarlos desde Colombia, donde también presentan inflación en sus precios.


Lea: USAID promueve inclusión financiera de migrantes y colombianos


“Yo soy uno de los productores de la zona que más siembro y he bajado entre un 50% y un 60% la producción, porque producir 5.000 matas de tomate sin un precio por encima de 50.000 pesos por la cesta, ya no es rentable”, dio a conocer Alba a La Opinión.

Muchos productores de los municipios Jáuregui  y Seboruco, zona de montaña del Táchira, incluso han preferido migrar a otros cultivos que no requieren las altas sumas de dinero, por ello, se han cambiado de rubro como el de caraotas, que no amerita tanto gasto.

La semilla para sembrar una hectárea de tomate cuesta 530 dólares, equivalentes a un 1.908.000 pesos, la germinación de semillero aumenta el costo y el traslado de abono orgánico desde Maracay suma 1.200 dólares, expuso Alba.  Para una hectárea de tomate se van al rededor de 10.000 semillas, en gastos totales de inversión se van unos 25.000.000 de pesos, sin incluir la mano de obra.


Además, lea: La apertura de la frontera, un clamor en Norte de Santander


“Yo antes podía sembrar entre 6 y 7 hectáreas, ahora siembro 3 o 4”, narró, puesto que asegura que el cultivo de tomates es uno de los que más trabajo y gasto lleva.

Los agricultores de este tipo de rubro deben contar con grandes presupuestos de dinero para finalizar cada corte.  Foto cortesía / La Opinión

Alfredo Pernía, otro productor de tomates de la región andina, destacó en enero hubo baja del precio de tomate, lo que dejó a gran parte de los productores sin divisas para volver a invertir.

“Personas que sembraban 100.000 matas que son 10 hectáreas ahora no siembran dos hectáreas, se quedaron en el aparato”, refirió Alfredo.

En Jáuregui en esta temporada se estiman tan solo cinco cortes de tomate, que se traducen entre 8.000 y 5.000 matas, con una tendencia a la escasez del rubro, preció el agricultor.


Le podría interesar: Erradicar la coca en el Catatumbo, un laberinto sin salida


“Aquí esta semana la gente vendió a 40 dólares la cesta 20 kilos de tomates, lo que quiere decir que aquí en el campo el kilo de tomate sale a 2 dólares”, puntualizó.

En Táchira la variedad de semilla que más se siembra en la actualidad es de tomate perita, corona y chante. Las cosechas de este rubro tienen mayor nivel de cosecha entre los meses de enero y abril. Luego de esos meses, la mayor producción de tomate se da en los llanos venezolanos, pero allí el panorama no es diferente.

El representante del gremio de productores de hortalizas  del estado Lara, centro occidente de Venezuela,  Ernesto Torres, indicó que el mayor predominio de siembras de tomates se da en invernaderos de los Valles de Quíbor, y en aire libre en las zonas de Sanare, Cubiro y Morán.


Aquí también: Aseguran que menor de tres meses en Atlántico, no fue asesinada ni abusada


“Ha bajado en un 70% la siembra de tomate y de papa”, detalló Torres. En Lara en años anteriores, en el ciclo semestral se cultivaban 22.000 hectáreas y en este ciclo no hay ni 5.000 hectáreas de siembra de tomates

Según la Memoria y Cuenta del Ministerio de Agricultura y Tierras de 2014, de 126 mil toneladas que se cosecharon en el año 2012, incrementó a 172 mil 253 toneladas en 2014, en una superficie de 7 mil 248 hectáreas.

En Venezuela, el tomate tiene un consumo per cápita de 7,1 kilogramos anuales y una disponibilidad bruta para el consumo humano de 210 mil 490 toneladas anuales, según el Instituto Nacional de Nutrición (INN).

 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda