Escuchar este artículo

Puente Ramón González Valencia

Sábado, 16 de Junio de 2012
Con elogiable buen criterio, los integrantes de la Institución Educativa Manuel Fernández de Novoa le han dirigido una carta al Alcalde de Cúcuta pidiendo que se bautice con el nombre de Ramón González Valencia el puente que se conoce como la Gazapa, recientemente construido. Cuán acertada es la propuesta de estos jóvenes que haría alguna justicia a uno de los nortesantandereanos más ilustres, que como muchos de nuestros coterráneos sobresalientes ha ido quedando en un olvido imperdonable.
Con elogiable buen criterio, los integrantes de la Institución Educativa Manuel Fernández de Novoa le han dirigido una carta al Alcalde de Cúcuta pidiendo que se bautice con el nombre de Ramón González Valencia el puente que se conoce como la Gazapa, recientemente construido.

Cuán acertada es la propuesta de estos jóvenes que haría alguna justicia a uno de los nortesantandereanos más ilustres, que como muchos de nuestros coterráneos sobresalientes ha ido quedando en un olvido imperdonable.

El general Ramón González Valencia ejercía la Presidencia de Colombia cuando la Asamblea Nacional Constituyente expidió la Ley 25 del 14 de julio de 1910 por medio de la cual se creó el Departamento Norte de Santander, y por eso se le puede considerar como su padre histórico.

González Valencia llegó a la presidencia de la república por elección que hiciera el congreso nacional luego de la renuncia del presidente Rafael Reyes, y para terminar su período constitucional. Una de sus principales acciones fue convocar, el 15 de mayo de 1910, la Asamblea Constituyente que reformó la constitución de 1886 y que introdujo normas todavía vigentes como la que establece el período presidencial de cuatro años y la elección del presidente por voto directo del pueblo.

La administración González Valencia mejoró la economía nacional por el impulso que dio a la agricultura, la ganadería y la minería; saneó las finanzas nacionales al paralizar la emisión de papel moneda; creo la Junta de Conversión que vendría a ser con el tiempo el Banco de la República; reformó el ejército y estableció las condiciones para que Colombia viviera un período de paz como no se había conocido en muchos años. Todo esto desató al final de su mandato un verdadero plebiscito nacional para que continuara como presidente de la república, pero él no lo permitió.

Con el fin de que buscara mejorar las relaciones con Venezuela, el presidente Carlos E. Restrepo, quien lo sucedió, lo designó como Embajador en Caracas donde ejerció con pleno éxito su misión durante un año.

Debemos recordar que el proyecto de ley para la creación del Departamento Norte de Santander fue presentando el 25 de mayo de 1910 por el General Benjamín Herrera, casado con la dama nortesantanderana Josefina Villamizar; que presidía la Asamblea Nacional Constituyente el ilustre coterráneo doctor Emilio Ferrero, y que el presidente Ramón González Valencia era el llamado a sancionar la ley que se expidió. Hablan estos datos de la importancia que tenía nuestra región en el concierto nacional.

Los firmantes de la carta dirigida al Alcalde de Cúcuta para que se bautice el nuevo puente con el nombre del presidente González Valencia, señalan como otra muestra de ingratitud que en la emisión postal del 14 de julio de 2010, hecha para conmemorar el centenario de la creación del departamento, no aparece ninguna imagen suya. Ojalá el alcalde Donamaris Ramírez tome en cuenta la atinada sugerencia de los jóvenes de la Institución Educativa para hacer un justo reconocimiento al fundador del Departamento Norte de Santander.

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda