Escuchar este artículo

14 conflictos territoriales en Norte de Santander esperan claridad del Igac

Miércoles, 14 de Junio de 2017
Las dudas en la delimitación cartográfica se presentan en límites con Santander, Boyacá y Cesar.  

De los 14 conflictos territoriales de Norte de Santander con Santander, Boyacá y Cesar, por falta de claridad en la delimitación cartográfica, solo en Silos se conoce la extensión del terreno sobre el que se reclama soberanía.

Allí, hay 75.8 kilómetros por definir, en límites con Santa Bárbara, Guaca y Cerrito (Santander), zonas pendientes de visitas del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), para aclarar definitivamente a dónde pertenece el territorio.

En esta zona, el departamento ya elaboró un expediente para solicitar su asignación, debido a que antes de 2009 la zona era de esta región, pero pasó luego a Santander.

“No hubo un proceso de consulta, sino el cambio de cartografía”, explicó Nancy Buitrago, vocera del Área de Planificación e Información Territorial del departamento.

Durante la administración anterior, en dos oportunidades se remitió el expediente al Igac, entidad que se comprometió a efectuar las visitas y citar a los dos departamentos.

Sin embargo, la visita quedó pendiente y en enero de este año, el gobernador, William Villamizar, reiteró la solicitud, que aún sigue sin respuesta.

“La demora no depende de nosotros pero la reiteraremos cuantas veces sea necesario”, señaló la funcionaria.

Para el caso de Cesar, los puntos de discordia están en: La Esperanza, Cáchira, Teorama, Ocaña, El Carmen y Convención, en donde está pendiente identificar el área, para armar el expediente que compruebe la soberanía de Norte de Santander y sustentarla ante el Igac.

En Boyacá, el proceso de reclamación en la zona entre Cubará y Toledo epor un sector llamado Gibraltar había llegado al Congreso, pero no prosperó, por la entrada en vigencia de la ley 1447 de 2011, la cual fija el procedimiento para solucionar límites departamentales.

Congreso e Igac respondieron que el trámite debía reanudarse con actualización del expediente en los términos de la ley 1447, con un trabajo predio por predio y demostraciones precisas de soberanía.

Por ejemplo, se debe establecer si hay escuelas, instituciones de salud, infraestructura de servicios, si hay registro de los pobladores en el Sisben del departamento, entre otros aspectos, con miras a demostrar que Norte de Santander cobija estos territorios.

Actualmente, las instrucciones que tienen los municipios son las de incluir las zonas de conflicto en sus planes de ordenamiento territorial, dado que al descartarlos habría dificultades en la reclamación.

Según Buitrago, es urgente que las condiciones territoriales se aclaren, con el fin de que se fijen proyectos de inversión, atención comunitaria y de servicios, así como los beneficios por la importancia estratégica de las zonas, pues por ejemplo, en el caso de Toledo hay infraestructura petrolera, mientras que en Silos, parte de la zona en conflicto incluye el páramo de Santurbán.

Desde Planeación del departamento se espera que quienes han ejercido la soberanía y atendido a los pobladores sean los favorecidos en esta larga discordia.

La dipsuta por Boyacá en la zona entre Cubará y Toledo por un sitio que se llama Gibraltar

Image
La opinión
La Opinión