80% de partos en el Meoz son de venezolanas

Miércoles, 29 de Enero de 2020
En 2019 las atenciones en las salas de parto del primer centro asistencial de Norte de Santander fueron 5.666.

Entre el 1 y 27 de enero de 2020 vinieron al mundo en el servicio de ginecología y obstetricia del Hospital Universitario Erasmo Meoz  506 niños, 100 de ellos de madres colombianas y 406 de venezolanas, es decir que el 80% corresponde a migrantes del vecino país.

Ese aumento progresivo en la atención a mujeres venezolanas en las áreas de pediatría y ginecobstetricia se ha mantenido desde el cierre de la frontera, el 19 de agosto de 2015.

En 2019 las atenciones en las salas de parto del primer centro asistencial de Norte de Santander fueron 5.666, de ellas 4.311 fueron a madres venezolanas y 1.355 colombianas, es decir el 76% fue población extranjera. 

Según las estadísticas que maneja la institución hospitalaria, en 2017 se registraron 4.637 partos de los cuales 734 fueron de madres venezolanas, equivalente al 15,8% del total.

En 2018 los partos en el Meoz llegaron a 5.324, de los cuales 2.944 correspondieron a madres venezolanas, un 53,3% del total de nacidos.

Los valores

Los cifras muestran que del 15,8% de partos de madres venezolanas de 2017 al 76% de 2019, hubo un incremento del  60,2% en la atención, con costos elevados que aumentan la millonaria deuda que mantiene el Gobierno Nacional con el Erasmo Meoz.

El procedimiento para cada paciente parturienta tiene un valor de $1 millón, pero normalmente los costos al ingresar se incrementan, porque además del parto hay que ponerle las vacunas al recién nacido, hacerle exámenes de laboratorio para hepatitis, entre otros servicios. 

En consecuencia, un parto vaginal normal, con estadía de un día, puede costar $1.520.000 a $1.590.000. 

Un parto por cesárea, sin complicaciones de la madre o del niño, tiene un valor de  $3.400.000, que incluye el día de atención hospitalaria, exámenes a  ella y al bebé, entre otros rubros. 

Esos valores pueden incrementarse radicalmente dependiendo de las complicaciones y los días que tenga que quedarse la madre y el recién nacido en el hospital.

Funcionarios de esa institución aseguraron que muchos de los recién nacidos llegan bajos de peso y que se ha detectado casos de enfermedades congénitas como sífilis que no se veía desde hace mucho tiempo en el hospital, lo mismo que síndrome de rubeola.

Image
La opinión
La Opinión