Escuchar este artículo

Así están las cuatro vías alternas al paso por el puente de El Zulia

Sábado, 3 de Septiembre de 2016
La estructura Mariano Ospina Pérez está siendo reparada, por lo que el tránsito es restringido.

En cumplimiento de las restricciones impuestas para el uso del puente Mariano Ospina Pérez, en la vía que lleva hacia El Zulia y el norte desde Cúcuta los conductores deberán modificar sus rutas, así como los tiempos de recorrido.

Según el secretario de Infraestructura del departamento, Rafael Ramírez, hay cuatro opciones para los viajeros:

La primera, de Urimaco a San Cayetano, que está en condiciones transitables, con un 60 por ciento de favorabilidad vial.

En este corredor, la Gobernación prevé invertir 1.061 millones de pesos para un tratamiento primario que facilite el acceso de los vehículos.

Inicialmente, el Invías aportará 70 millones de pesos, mientras que la Gobernación facilitará la maquinaria para el cuneteo, el perfilado y el rediseño geométrico.

El tramo tiene dos puentes: uno, casi sobre la vía que no necesita mejoras en su soporte; y otro, más estrecho, que no implica complicaciones para los choferes.

Ahora, se está a la espera de una resolución de la secretaría de Tránsito del departamento para autorizar el recorrido de los vehículos pesados, según indicó el director territorial del Invías, Jesús Vergel.

La segunda vía, que va por el sector de Agualasal, es una de las más recomendadas por las obras de mantenimiento que se hacen, las cuales permiten un recorrido que da un 90 por ciento de favorabilidad.

“Si bien no genera una salida tan rápida, es una opción apropiada en medio de este impase”, dijo Ramírez. “Además, está en perfectas condiciones, porque la Gobernación invierte $4.200 millones”.

Pese a ello, algunos miembros del gremio transportador han manifestado que prefieren obviar esta ruta porque afirman que no hay garantías de seguridad para los productos.

La vía que lleva al Carmen de Tonchalá, aunque no está contemplada como una de las opciones, constituiría un tercer trayecto, hacia El Zulia.

Sin embargo, es la zona más regular con solo el 20 por ciento de transitabilidad.

“Esta red terciaria está muy deteriorada, pero en las reuniones sostenidas se estudió la posibilidad de que, si los recursos lo permiten, se pueda hacer un mantenimiento mínimo”, sostuvo Ramírez. “Pero creo que con los otros corredores solucionamos la situación del puente”.

Para ir hacia Ocaña, por la ruta de Bucaramanga, la vía está en óptimas condiciones.

Aunque este tramo es uno de los más cómodos, por el estado de la carretera, el aumento en los tiempos de viaje es considerable, y también genera costos adicionales de los fletes, hasta de un 20 por ciento.

Hacia un nuevo puente

Según el secretario, aunque se promueva la idea de reforzar el puente, la solución será temporal, pues solo alcanzaría a cubrir dos o tres años de uso, “pero después vuelve a aparecer el problema”.

Durante lo corrido del año, esta es la segunda vez que el puente genera la amenaza de colapso, pues en abril ya se había restringido su uso.

En aquel momento, se acordó la inversión de cuatro mil millones de pesos para repotenciar la estructura y habilitar su vida útil de tres a cinco años.

En vista de que las condiciones no mejoran, la Comisión Regional de Competitividad y la Gobernación seguirán gestionando el proyecto para lograr la construcción de un nuevo puente, con miras a 50 años, que se ubicaría aguas arriba de la actual estructura.

La Opinión