Escuchar este artículo

Cácota busca dar más valor a la alfarería

Lunes, 22 de Octubre de 2018
El proceso de enseñanza busca rescatar la tradición en ese municipio y la región.

Edwin Flórez Granados, es natural de Cácota. Desde los primeros años de vida sus abuelos le enseñaron a amasar y darle figura a la arcilla. 

Francisco Granados y Ana Dolores Araque, sus abuelos, también habían heredado este oficio de las generaciones pasadas. Edwin pasó largas horas en su niñez viéndolos cómo disfrutaban trabajar la arcilla. 

Como es conocido, la arcilla es utilizada para hacer objetos de alfarería, de uso cotidiano o decorativo.

“Recuerdo que mi familia aprovechaba la celebración del Viernes de Dolores en Cácota para vender artesanías. También lo hacían en los municipios de la provincia de Pamplona”, rememoró Florez.

Ahora Edwin tiene 32 años de edad y siente gran satisfacción al haber perfeccionado este oficio.

Cuenta que con el paso del tiempo desarrolló habilidades para elaborar los tradicionales tiestos, vasijas o figuras artesanales e incluso tuvo la oportunidad de mejorar sus cualidades en el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena).

Le puede interesar Alfarería de Cácota con gran potencial exportador

Una herramienta útil

Para Flórez, fue indispensable aprender los temas de moldeado, modelado y los vaciados, técnicas con cierto grado de dificultad. También aprendió a dar una mejor forma a la arcilla cuando se lleva a un molde en resina, fibra de vidrio, lápiz o caucho.

Le llama la atención la cantidad de objetos de uso doméstico que pueden elaborarse, por lo cual el trabajo en arcilla es una herramienta prática y útil para la humanidad que data de muchos años y debe rescatarse.

Multiplica la enseñanza

Actualmente enseña este oficio a niños, jóvenes y adultos en Cácota, a través de un contrato con la administración municipal, oportunidad que siempre había esperado.

Tiene el compromiso de impulsar la formación en arcilla y llevar este conocimiento a las escuelas rurales, para que los estudiantes rescaten la tradición que procede de los primeros habitantes de esa zona del departamento y así revalorar la alfarería.

Image
La opinión
La Opinión