Chucarima: todos siguen en vilo

Martes, 11 de Septiembre de 2018
Debido a los deslizamientos, los campesinos deben caminar 18 kilómetros para lograr pasar sus productos. 

La incertidumbre de los mil habitantes del corregimiento de San José de Chucarima en Chitagá sigue.

La causa es un derrumbe gigantesco ocasionado por una falla geológica en el cerro Montenegro.

El deslizamiento destruyó la única vía de acceso al poblado de San Bernardo y las veredas de Bolivia, La Honda, Carvajal, Villa Grande, La Aguadita, Aposenticos, El Placer, Quebrada Azul, Río Colorado y San Carlos.

La semana pasada, en el terreno afectado estuvo el geólogo del Consejo Departamental de Gestión del Riesgos de Desastres (Cdgrd) de la Gobernación, Carlos del Real, quien aseguró que el movimiento en masa se debe principalmente a las intensas lluvias, que han saturado el terreno, y que desde el mes de mayo de este año no se han detenido.

Para pasar los productos alimenticios, abonos, materiales y demás elementos de uso doméstico los habitantes deben llevarlos en hombros.

El tramo consta de 18 kilómetros de caminata, atravesando el lodo que desciende de la montaña.

Ante esta situación, la coordinadora del Cdgrd, Adriana Arias, calificó como urgente el envío de maquinaria para poder remover el material que dejó el derrumbe.

Asimismo, solicitó ejecutar obras de geotecnia y canalización que permitan estabilizar la zona afectada.

Pero aunque el Consejo había anunciado la llegada de la maquinaria, esta no ha podido entrar en funcionamiento por las condiciones climáticas que atrasan los 10 días estimados para retirar el material derivado de la remoción de tierra.  

Ahora, el mayor temor de la comunidad es que los miles de metros cúbicos de materiales que arrastra el deslizamiento caigan al río Valegrá y se forme una represa.

Al respecto, se advirtió que estarían en condición de riesgo las comunidades localizadas aguas abajo del río y de Chucarima.

Sumado a ello, actualmente están afectados aproximadamente 130 niños que estudian en el centro rural de San Luis de Chucarima. 

Sin la ejecución de obras que requiere con urgencia el sector de la quebrada Azul, los habitantes de Chucarima podrían quedar aislados del resto de la población.

Según el Ideam, se mantiene la alerta naranja en la zona debido a la amenaza por los deslizamientos, a la vez que se emitió alerta amarilla por posibles incrementos en la cuenca del río Arauca, por las altas precipitaciones, especialmente en los ríos Cubugón, Margua, Chitagá, San Miguel, Banadía, Satoca, Bojabá, Cobaría y Royota.