Escuchar este artículo

Colegio de El Zulia es modelo de prevención del Aedes aegypti

Martes, 22 de Noviembre de 2016
El Ministerio de Educación reconoció el trabajo del plantel Francisco de Paula Santander en esta materia.

El Colegio Francisco de Paula Santander del municipio de El Zulia, se convirtió en modelo de prevención de las enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes aegypti, según el Ministerio de Educación.

La elaboración de planes de acción para el control del mosquito Aedes aegypti en la comunidad educativa, a través de un proyecto institucional o plan escolar para la gestión del riesgo, y el desarrollo de actividades pedagógicas, hicieron que la Institución Educativa ganara el Concurso Aedes.

“Nosotros enviamos el material de lo que venimos haciendo en el colegio como una muestra de compromiso por mejorar nuestro entorno, pero no creímos que fuéramos a ganar. La verdad es que los estudiantes siempre se mostraron muy comprometidos en cada una de las actividades desarrolladas”, manifestó el rector del colegio, Camilo Buitrago.

La distinción se da en el marco de la campaña Escuelas + Protegidas y + Saludables, libres de enfermedades transmitidas por el Aedes aegypti, liderada por el ministerio de Educación Nacional, en alianza con el ministerio de Salud y Protección Social, la Fundación Plan, World Visión y Unicef.

Innovadores

Los jurados del concurso manifestaron que el colegio ejecutó actividades innovadoras y exitosas que contribuyeron al cambio de comportamientos de riesgo y en la promoción de acciones saludables para la prevención de enfermedades como el zika, dengue, chikungunya y mayaro, entre otras, tanto en la escuela, los hogares y en el entorno comunitario.

A su vez, se destacó la creatividad en los procesos de enseñanza –aprendizaje estimulando la reflexión crítica de los alumnos frente a las labores de cuidado individual y colectivo.

El rector contó que fue un trabajo que incluyó a muchos actores de la comunidad. Primero se capacitó a los docentes en todo lo que estaba relacionado con las enfermedades que producía este mosquito, luego eso se replicó a los estudiantes y ellos a través de todas las herramientas posibles, dieron a conocer cómo evitar estas enfermedades.

Luego se incluyeron a los padres de familia y a la comunidad en general. Cada estudiante se responsabilizó para tener un entorno sano y saludable, libre de vectores, no solo en el colegio, si no en sus casas. El trabajo ha dado  resultado: en los últimos seis meses no hubo ningún alumno enfermo por picadura de este mosquito.

La institución recibirá como premio paquetes pedagógicos de entornos protectores, de primeros auxilios y evacuación, además de la visita recreativa de un artista o deportista.

Image
La opinión
La Opinión