Escuchar este artículo

Comedores sociales cierran sus puertas en Norte de Santander

Domingo, 22 de Marzo de 2020
La pandemia del coronavirus  paralizó las actividades hasta nuevo aviso.  

La situación se agrava para las personas que dependen de los comedores sociales en el Norte de Santander.  La Diócesis de Cúcuta, siguiendo las recomendaciones de prevención por la pandemia del coronavirus que azota  al mundo y Colombia, decidió cerrar temporalmente las puertas de sus comedores a migrantes venezolanos y ciudadanos colombianos en condición de vulnerabilidad.

Los otros espacios de caridad que permanecían abiertos y recibían menor cantidad de personas  para evitar las aglomeraciones, igualmente suspendieron sus actividades para acatar las medidas de aislamiento de la población ante la presencia del COVID-19 que en el departamento, hasta el momento, registra ocho casos.

El primero en paralizar sus labores fue la casa de paso Divina Providencia, en Villa del Rosario, donde se despachaban unas 6 mil raciones diarias de alimentos, tanto a migrantes venezolanos como colombianos. El padre David Caña, coordinador de dicho lugar, sostuvo que el cierre se mantendrá hasta nuevo aviso y que los últimos alimentos fueron repartidos a las personas necesitadas en La Parada.   

Algunos centros de alimentación como “Misericordia cada día”, en el sector La Fortaleza, el cual recibía a 300 personas, el comedor en la parroquia San Judas Tadeo, en Villa del Rosario y el de las Hermanas Vicentinas y Salesianas, en Los Olivos, cesaron sus jornadas de atención al público.

También los comedores caritativos ubicados en la parroquia Sagrada Familia, en el barrio La Libertad, en Cúcuta; el de las Hermanas de Santa Teresa de Calcuta, en Torcoroma y El Refugio vía Pamplona, en El Diamante, no proveerán comida a las personas que regularmente asistían para alimentarse.  

Estos espacios se sostienen con ayuda de las ofrendas en las iglesias, pero lamentablemente desde el 18 de marzo, la Diócesis dispuso el cierre de todos los templos, capillas y oratorios como estrategia temporal ante la emergencia sanitaria que afecta a la humanidad. 

Image
La opinión
La Opinión