Escuchar este artículo

Con obras de repontenciación el puente de El Zulia no durará más de tres años

Martes, 25 de Abril de 2017
La única salida posible es la construcción de un nuevo puente.

Gran preocupación genera el futuro del puente Mariano Ospina Pérez, en la vía Cúcuta-El Zulia, debido a que se estima que con las obras de repontenciación no durará más de tres años.

Así lo dijo el secretario de Tránsito del departamento, Diomar Velásquez, ayer ante la Asamblea, y lo corroboraron la Alcaldía de El Zulia y la Andi.

Con este panorama, la única salida posible es la construcción de un nuevo puente para el cual se requiere, según la Gobernación, de una alianza público privada por valor de 280 mil millones de pesos.

Esta, implicaría la llegada de un peaje, pero también la inversión en el tramo Urimaco-San Cayetano, por 10 mil millones de pesos, más una variante en El Zulia, que facilite el tránsito a la carga pesada.

Mientras tanto, están en marcha las obras de mejoramiento de la vía Urimaco-San Cayetano, por parte de la Gobernación, con una inversión de 1.500 millones de pesos, y de 400 millones más entre Agualasal y Puerto León.

Según se confirmó ayer, esta última ruta quedó absolutamente descartada para la carga pesada, debido a los problemas de tiempo y seguridad vial, con un gasto de seis horas en un recorrido de 25 kilómetros.

La opción, hasta este martes, era que los conductores se desplazaran hasta Bucaramanga, con un incremento notorio de costos de hasta 40 por ciento.

Francisco Unda, gerente territorial de la Andi, corroboró el incremento en los costos para la carga pesada, “sin mencionar lo que pasaría si un conductor debe ir de Cúcuta a Tibú”, para lo cual se hubiesen necesitado más de 12 horas.

Sergio Colmenares, vocero de Induarcilla, señaló que los empresarios ya no pueden depender de “remedios temporales”.

En el caso del gremio, la carga mensual para exportación es de cuatro mil toneladas, y para el mercado nacional alcanza las 25 mil toneladas, afectadas por cualquier decisión, porque con contratos firmados los productores deben cumplir sin importar los costos adicionales.

“Nos preocupa que no se haya tenido una solución definitiva”, afirmó.

Unda, por su parte, recordó que desde agosto de 2016 se están buscando opciones, que incluso incluyeron el uso de la vía de Carmen de Tonchalá, pero no su voz tuvo eco en las instancias de decisión.

“Infortunadamente, no se atendió esta solicitud que, incluso pudo permitir la ejecución de obras allí, y no en Agualasal”, comentó.

Ahora, la única vía que garantiza el tránsito es la de Urimaco, con velocidades de hasta 20 kilómetros por hora para carros pequeños y transporte público, luego del mejoramiento, y una reducción de tiempo de viaje, de 50 a 30 minutos.

Urimaco, la solución

El temor de los empresarios de tener que transitar por la ruta Cúcuta-Pamplona-Bucaramanga-Aguachica-Ocaña quedó conjurado ayer, con la decisión de seguir utilizando el corredor Urimaco-San Cayetano, en horario especial.

En una reunión efectuada ayer entre la ANI, el Invías, y la Gobernación, se acordó que los vehículos livianos transitarán de 5 a.m. a 8 p.m., y los de carga pesada, de 8 p.m. a 5 a.m., en cuanto se dé la resolución de cierre del puente Mariano Ospina.

Según Jesús Vergel, director territorial del Invías, la aceptación de esta propuesta está sujeta a una condición: que el Invías haga un mantenimiento posterior a la culminación de las obras que haga la Concesionaria San Simón en el puente.

“La Gobernación seguirá trabajando en la vía Urimaco-San Cayetano, porque aún está pendiente el arreglo de una batea y 4 kilómetros, llegando a Termotasajero”, dijo. “Luego de la repotenciación, que dura dos meses, será el Invías el responsable de dar transitabilidad en esta zona”.

Image
La opinión
La Opinión