Escuchar este artículo

Declaran la calamidad pública en el departamento

Jueves, 26 de Agosto de 2021
Activan contingencia para atender a los afectados por lluvias en Norte de Santander.

Diez mil personas afectadas, daños estructurales en viviendas, iglesias y puentes, así como deslizamientos y erosión de vías es el saldo que hasta ahora reportan las autoridades de Gestión del Riesgo en el departamento, por  lo que ayer procedieron a declarar el estado de calamidad pública y la alerta naranja.

Las medidas extraordinarias surgieron luego de un consejo de Gestión del Riesgo de Desastres presidido por el gobernador Silvano Serrano en el que participaron las autoridades y alcaldes de los municipios más afectados.

Lea también: Inundaciones en Río Nuevo amenazan con bloquear paso en vía Tibú-Astilleros

Al globalizar la emergencia, las autoridades revelaron que en total son 4.500 las familias afectadas en los 40 municipios.

“Por lo tanto, hemos activado nuestros sistemas de alerta temprana e invitamos a toda la ciudadanía a estar atentos y a que se integren al Sistema de Generación del Riesgo para que esas alarmas comunitarias permitan dar información rápida y oportuna a los organismos de socorro y a las alcaldías”, indicó  Silvano Serrano.

Image
La administración municipal suspende temporalmente los permisos de los movimientos de tierra durante la ola invernal.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) advirtió que la temporada de lluvias se prolongará hasta los próximos meses con una afectación en  Norte de Santander. “Se ha instalado una sala de crisis permanente 24/7, la activación del Puesto de Mando Unificado y Consejo de Gestión del Riesgo sesionará cada 8 días para hacer seguimiento, valoración y avances en el plan de atención”, indicó el gobernador de Norte de Santander.

La gobernación declaró la calamidad pública como una acción de respuesta a la situación de la temporada de lluvias. 22 municipios han utilizado esa figura para tener los elementos necesarios que permitan hacer frente a esta situación.

Inundaciones, vendavales, remociones en masa, afectaciones de vías terciarias, secundarias y primarias son las consecuencias de las primeras lluvias en esta sección del país. “De manera conjunta los alcaldes trabajan con los Sistemas de Gestión del Riesgo en primera instancia con las entidades de socorro y los otros organismos a nivel nacional y regional. 

Le puede interesar: Cinco municipios de Santander traen las basuras a Pamplona

Se dispuso de 5 bancos de maquinaria de parte de Norte de Santander para atender esas emergencias. De igual manera se  solicitó maquinaria amarilla a la Unidad Nacional y comienza a aprobarse para dar respuesta a las comunidades”, agregó Serrano.

En Ocaña, a raíz de las afectaciones de la temporada de lluvias se activó la alerta naranja y decretó la urgencia manifiesta para atender los casos apremiantes en los distintos sectores que han resultado afectados.

La Consejera Departamental de Gestión del Riesgo y atención de desastres, Adriana Milena Arias Carrillo, adelantó una visita técnica a las zonas afectadas y brindó el apoyo para mitigar los daños ocasionados por las grandes precipitaciones.

 “Vemos con preocupación las emergencias presentadas, estamos tomando las medidas necesarias para la gestión articulada con la Unidad Nacional y así mitigar los escenarios de riesgo ya que pronostican lluvias en lo que resta del año”, agregó la funcionaria.
 

Image
Equipo técnico de la Consejería Departamental de Gestión del Riesgo coordina con alcaldía de Ocaña la evacuación de la sedimentación ocasionada por los fuertes aguaceros.

Se coordinó también el envío de maquinaria amarilla, ayudas humanitarias y material de rehabilitación para todas las familias damnificadas. “La gobernación hizo un giro por 100 millones de pesos para mitigar la emergencia en los puntos críticos”, agregó.

Aseguró que los ingenieros revisan el templo de Pueblo Nuevo para hacer una trazabilidad con el Ministerio de Cultura y la Unidad de Víctimas con el fin de recuperar el patrimonio histórico.      

Durante el fin de semana, las lluvias dejaron afectaciones en San Calixto, Villacaro, Toledo, Tibú, La Esperanza, Ocaña, Santiago, Durania y Sardinata. Los eventos registrados corresponden a remociones en masa, socavaciones e inundaciones.

Lea también: Prohíben temporalmente el ingreso de bañistas en la quebrada La Honda

Las fuertes lluvias produjeron el  desbordamiento de ríos en el departamento, provocando inundaciones en La Gabarra, El Tarra y Tibú, en el Catatumbo.
Las autoridades de Gestión del Riesgo de Desastre de Cúcuta hicieron ayer un llamado especial a los cucuteños para que estén en máxima alerta ya que las lluvias apenas comienzan en esta región del país.

El compromiso de prevenir el riesgo es de todos no de una sola entidad, indicó el Secretario de Gestión del Riesgo de la capital nortesantandereana, Huber Plaza.

La Defensa Civil también llamó la atención a las familias que habitan en zonas de alto riesgo por deslizamiento para que se ubiquen en zonas seguras.

De momento, solo en vías de la provincia de Ocaña y de Pamplona se presentan problemas por deslizamientos de tierra sobre las calzadas, por lo que las autoridades urgieron al Instituto Nacional de Vías (Invías) para que envíe maquinaria y despejen los carreteables.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Javier Sarabia