Escuchar este artículo

Embajadores, en defensa de líderes de Catatumbo

Lunes, 19 de Junio de 2017
Dialogaron con representantes de organizaciones y asociaciones del pueblo Barí.

Una oportunidad para la vida y para vivir libres de violencia, desarrollarse y expresarse libremente, y la facilidad de que los nuevos líderes y asociaciones del Catatumbo conozcan otras experiencias es todo lo que darían los visitantes de los Países Bajos y Canadá a los habitantes de la región.

Así lo confirmaron tras una gira por Tibú en la que dialogaron con líderes, representantes de organizaciones, asociaciones productivas, y el pueblo barí, y de la cual afirmaron haber aprendido que “es una región con mucho potencial, gente trabajadora, con muchas ideas, que sabe lo que quiere”, según comentó Douglas Challborn, de la embajada de Canadá.

Para Jeroen Roodenburg, embajador de los Países Bajos, la transformación de esta zona del departamento aún requiere una mayor presencia del Estado, pero también el apoyo privado, dado que de ahí depende parte de la consolidación del posconflicto.

Por su parte, Guillermo Fernández-Maldonado, representante adjunto de la Oficina del comisionado para los derechos humanos de la ONU, concluyó que una urgencia para la comunidad es una vida “libre de violencia, y una oportunidad que no implica grandes dádivas, sino permitir avanzar, porque la gente del Catatumbo es verdaderamente inspiradora”.

Los representantes de la comunidad internacional agregaron que si bien hay retos que se derivan de la presencia de otros grupos armados en la región, y la falta de mayor contundencia del Estado, insistieron en que el proceso de paz está dando una oportunidad única, que merece ser aprovechada “porque hay espacio para todos y hay riqueza”.

Afirmaron además que es necesario poner fin a la corrupción y mejorar la transparencia, con el aumento de la participación ciudadana, en especial de la juventud “que no acepta la corrupción”.

En materia de asistencia y acompañamiento, ratificaron su compromiso con el servicio que presta el catastro holandés a la Agencia Nacional de Tierras, así como el apoyo técnico que brinda Canadá a los proyectos productivos.

Image
La opinión
La Opinión