Escuchar este artículo

En Juan Frío crían tilapias para resarcir a las víctimas

Sábado, 27 de Julio de 2019
En las zonas que arrasó la violencia hay vestigios de esperanza gracias al trabajo de las comunidades.

La cachama históricamente ha reinado en los estanques y cocinas de los habitantes del corregimiento de Juan Frío (Villa del Rosario), pero ahora 10 familias víctimas del conflicto armado crearon una nueva industria agropecuaria para vender carne de tilapia.

Con esta idea nació la Asociación de Productores Agropecuarios (APA) Juan Frío, integrada por productores que apostaron por la tradición piscícola de la zona y crearon el proyecto de crianza de tilapia o mojarra roja.

Diego Cárdenas, socio de APA Juan Frío, explicó que escogieron esta especie por ser un producto de alto consumo y con un sistema de cultivo de buena rentabilidad.

“El objetivo es generar empleos dignos y recursos económicos para algunas familias de este sector, afectadas por la ola de violencia de la zona”, indicó.

Alberto Tarazona, secretario de APA Juan Frío, manifestó que su proyecto es único en el departamento por la forma como están trabajando con los estanques.

El terreno donde crían los peces fue dado por la alcaldía de Villa del Rosario en comodato por 10 años y si el proyecto es viable se adjudicará el espacio a la asociación.

Los seis estanques tienen capacidad para producir cuatro toneladas mensuales y en cada uno de ellos pueden tener hasta 10.000 unidades.

Los estanques son de geomembrana, derivado del petróleo, pueden durar 20 años y conservan la temperatura.

Proyecto sostenible

Cárdenas contó que la asociación arrancó hace cuatro años con la implementación de los proyectos del Ministerio del Trabajo y la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas.

La medida de reparación fue implementar un proyecto productivo para la zona, al que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) aportó $60 millones para la creación de dos estanques y la compra de los enseres para la planta de sacrificio y los chinchorros.

Por su parte, el Departamento de Prosperidad Social (DPS) en el marco del programa Emprendimiento Colectivo otorgó $30 millones con los que se compraron los alevinos a un criador de El Zulia y además para desarrollar un nuevo sistema de energía solar.

“Para la crianza de las mojarras se necesita de una temperatura de 28 a 30 grados durante 24 horas para que se convierta en carne y no empiece a procrearse. Por eso, el costo de la energía eléctrica ($800.000 mensuales) nos estaba golpeando y a través de los paneles solares lograremos bajar los costos de producción”, manifestó Tarazona.

Por la zona en donde está ubicado el proyecto y el peligro que suponen las aves depredadoras que atacan los estanques, los productores instalarán un sistema de recubrimiento el cual también evitará que las bajas temperaturas nocturnas afecten a la población de tilapia.

“Desarrollar la crianza de la tilapia de esta forma nos permite tener ventajas como la de una mayor cantidad de peces por metro cuadrado, mientras que en un estanque de tierra tenemos cuatro, aquí manejamos 80”, explicó Cárdenas.

Implementar energía solar y tener sistemas de ciclos para el engorde de los peces hacen de este proyecto sea una iniciativa moderna para la piscicultura regional y un ejemplo de productividad que obtuvo sus primeros frutos con la venta de tres toneladas en Semana Santa.

A la conquista del mercado

APA Juan Frío no solo le apuntó a la producción, también quieren comercializar con su marca filetes de tilapia roja en el departamento. Algunos supermercados locales ya los han contactado y el objetivo es conquistar el mercado de Cúcuta.

“La mayor parte de la tilapia que se consume en Cúcuta y su área metropolitana viene de Villavicencio y Neiva, es un producto que lleva cuatro días refrigerado. Pero nosotros tenemos la ventaja de poder proveer la tilapia fresca a los supermercados y posteriormente al plato de los clientes”, explicó Cárdenas.

El mercado local consume entre 10 y 12 toneladas mensuales, por lo que con las cuatro toneladas que dispondrá la asociación podrán abastecer el 40 % del consumo de la zona.

Luego de establecerse en este mercado, la asociación buscará abrir puertas en diferentes regiones del país y el objetivo a largo plazo es poder exportar los peces al exterior.

La especie campeona

Dentro de las exportaciones de pescado que hace el país, la tilapia es la campeona y ha cautivado a los productores por causa de su alta demanda.

Ser un pescado blanco, bajo en calorías y grasas, ser fuente de vitamina D y nutrientes han sido los detalles usados para impulsar las ventas en el exterior.

Las exportaciones de esta especie han logrado negocios por más de 60 millones de dólares este año.

El buen rendimiento de la tilapia es consecuencia de la apertura de los tres principales países compradores de filetes de pescado Estados Unidos, Perú y Canadá.

Hacia el mercado americano las exportaciones alcanzaron los 52,8 millones de dólares, mientras que hacia Perú y Canadá las exportaciones aumentaron más de 100 % en comparación con los resultados del año pasado.

Image
Daniel Villán Bustamante