En Norte de Santander tenemos muchas razones para seguir en paro: Coordinación de Organizaciones Sociales

Martes, 4 de Mayo de 2021
Piden reapertura de la frontera, tarifas justas de transporte, implementación del acuerdo de paz de manera integral, que vuelva el Cúcuta Deportivo, pero no como negocio; y rechazan aspersión con glifosato, entre otras exigencias.

El hundimiento de la reforma tributaria es “un logro de la movilización social, que costó mucha sangre, muertos, capturas y otros horrores”. Sin embargo, “no cesan las políticas nefastas y no termina este gobierno que quiere descargar en los pobres y la clase media el costo del descalabro fiscal, por eso no ha acabado el paro, porque tenemos muchas razones para seguirnos movilizando”.

Así lo señaló, a través de un comunicado, la Coordinación de Organizaciones Sociales de Norte de Santander, la cual destacó que los niveles de pobreza cada día son más alarmantes, pues Cúcuta es la cuarta ciudad más pobre del país, por lo que cinco de cada diez personas están en la pobreza y dos de cada 10 en pobreza extrema. 

“No siendo suficiente, amenazas se ciernen sobre nuestra agua, porque los intereses multinacionales no descansan, pretendiendo explotar el páramo de Santurbán. A esto se suma la decisión de erradicar de manera aérea los cultivos llamados de uso ilícito, utilizando el venenoso glifosato, lo que pone en riesgo nuestra biodiversidad, nuestra salud y la del país vecino, evadiendo la responsabilidad estatal de generar un proceso de sustitución que traiga desarrollo y prosperidad a nuestro departamento”.

La Coordinación de Organizaciones Sociales indicó que la red terciaria de Norte de Santander se encuentra en pésimo estado lo que dificulta cada vez más el desarrollo productivo de los municipios históricamente.

Manifestó que la región no deja de sufrir la crisis provocada por el cierre de la frontera, que en su momento fue la más activa de Latinoamérica; y esto ha provocado que múltiples sectores económicos, como los campesinos, tampoco cuentan con las garantías necesarias para el ejercicio de su esencial labor.

Somos expresión organizada de las comunidades campesinas, de la juventud y los estudiantes, de las mujeres, de los barrios populares, comerciantes, víctimas del conflicto, indígenas, transportadores, trabajadores, periodistas alternativos, concejales, ediles, pequeños y medianos productores, mineros artesanales entre otros sectores que nos encontramos en resistencia contra una devastadora política de gobierno que desató más la guerra en Colombia y lleva a la grandes mayorías a la protesta social”, resaltó el documento.
 
Las exigencias y quejas

-    Reapertura de la frontera.
-    Tarifas Justas de transporte de buses y taxis.
-    No a la nueva estratificación urbana en Cúcuta.
-    Implementación del acuerdo de paz de manera integral.

-    No a la aspersión con glifosato, ni a la erradicación forzada.
-     Que vuelva el Cúcuta Deportivo para la ciudad y no como negocio.
-    Que cese la desaparición forzada en frontera.
-    No al cobro y creación injustificada de nuevos peajes.
-    Que pare la violencia sistemática contra la mujer.
-    Garantías laborales y educativas para la juventud.
-    Cesen las políticas lesivas de Duque.
-    Memoria Histórica.
-    Garantías para el gremio arrocero (precios justos).
-    Garantías para la protesta y la defensa de los DDHH.
-    La paz completa estable y duradera.

La Coordinación de Organizaciones Sociales de Norte de Santander instó a la unidad, de todos los sectores sociales para lograr terminar la gran crisis social y económica que vive este país, “producto de un desgobierno”.

Campesinos del Catatumbo se concentran este martes desde muy temprano en vías las que conducen a Tibú y Ocaña desde El Zulia, por lo que el tránsito vehicular permanece cerrado. La movilización es parte del paro nacional. 

También, durante la tarde están previstas marchas en Los Patios y Cúcuta, mientras que el miércoles los docentes y otras organizaciones sociales protagonizarán otra protesta en el marco de paralización nacional que cumple siete días de manifestaciones.
 

Image
La opinión
La Opinión