Escuchar este artículo

Esto piden los personeros del Catatumbo

Domingo, 24 de Septiembre de 2017
Aseguran que en Bogotá aún se cree que la implementación de la paz es efectiva, pero se desconocen las voces alternas.

El reconocimiento de la realidad local fue la exigencia de la Asociación de Personeros del Catatumbo ante el ministerio del Interior, la Procuraduría, la Defensoría, la Corte Constitucional y organismos como Acnur, durante una gira institucional que se cumplió la semana anterior, de la que se concluyó que en Bogotá aún se cree que la implementación de la paz es efectiva, pero se desconocen las voces alternas, que tienen quiénes las representen, desde el ministerio público.

Reconocer al Epl 

El reconocimiento del Epl como guerrilla, para facilitar el diálogo es una prioridad.

“El Epl es una realidad política, con control del territorio, estructura de mando jerarquizada, y una base social que lo legitima”, dijo Diógenes Quintero, personero de Hacarí. “Cumple con los requisitos del Derecho Internacional Humanitario para denominarse insurgencia y recibir tratamiento político”.

Así mismo, señaló que los grupos armados no son lo único en la región, pues hay más actores políticos y sociales, y “con todos se debe hablar”.

Agregó que en la visita se pidió a la Procuraduría investigar las violaciones de derechos humanos y que el ente de control se encargue de los casos en los que está involucrada la fuerza pública, “para lograr mayor neutralidad”.

Dar oportunidades

Zonas como San Calixto aún creen en la legalidad, con cultivos como el café y la cebolla, según dijo el personero José Luis Franco, con la Asociación de Cafeteros trabajando por la paz (Asoprocasc) y la de productores de Mesa Llana (Apromesallana), organizadas por víctimas que son su propia mano de obra.

“La empresa de café Grano Dorado incursionó en el orden nacional, y la de cebolleros con unos 280 campesinos, envía una tonelada mensual a Bogotá”, señaló.

Estas asociaciones se apartaron de la ilegalidad “y cuando trataron de llevar coca a la zona, lo impidieron”, reveló. 

Por esto, pidió que la sustitución aproveche a las juntas de acción comunal, las asociaciones, líderes como Ascamcat, Cisca, el Mcp, y a quienes no pertenecen a ninguna pero quieren la paz.

Control fronterizo

Richar Claro, personero de Tibú, habló de la crisis migratoria.

“Tenemos un exceso de personas deambulando por todo el municipio”, comentó. “El problema es la negación del gobierno, y la falta de políticas”.

Recordó que en Tibú y El Tarra aumentó el trabajo sexual y las personas contagiadas con enfermedades de transmisión sexual, así como la vinculación de niños a grupos armados y a la producción de coca.

“Si va a Tibú, en la noche, verá gente venezolana y retornada durmiendo en los andenes, y en un municipio como este, no hay recursos para atender”, dijo.

Allí, no hay ni frontera legal ni control migratorio, pero sí unas seis trochas por las que cruzan los migrantes, que además aumentaron los índices delictivos.

Asegurar recursos

Para los personeros, es urgente que el Gobierno Nacional garantice el dinero para los proyectos; de lo contrario, los campesinos quedarán abandonados, otra vez.

“Preocupa que en Bogotá, la respuesta institucional sea que hay recortes en todo”, expresó Quintero. “Se habla de compromiso en la implementación de un acuerdo, pero por otro lado, el discurso es que no hay plata y así no se podrá hacer inversión social”.

Si bien se entiende que hay dificultades presupuestales, pidió al Gobierno “ser honesto” y crear estrategias para que la gente sepa qué hacer por la paz, “pero no como si llegara una bolsa de plata a las regiones, sino con la verdad para no generar expectativas irreales”.

Sustitución, no erradicación

El personero de Hacarí advirtió que si el Gobierno insiste en la erradicación, solo desatará una inmensa crisis social.

Cuestionó además que se utilicen erradicación y sustitución de forma “paralela y desarticulada”, cuando los campesinos quieren cambiar de actividad voluntariamente.

Por su parte, el personero de San Calixto, manifestó en este municipio los campesinos aún desconocen los programas.

“En San Calixto, las erradicaciones ya comenzaron”, señaló. “En la vereda Lagunitas, hace ocho días, llegó el ejército a tumbar los ranchos, ingresaron a casas y sacaron guadañas, fumigadoras, abono y ya empezaron”.

Y ganaron un premio

Miguel Duarte, personero de El Tarra, destacó el trabajo de la Asociación, reconocido por la organización Diakonia con la nominación a un premio nacional por la defensa de derechos humanos.

“Los personeros estamos expuestos al trabajar individualmente y eso nos debilita”, dijo, y resaltó la unificación de los 11 integrantes, incluidos los personeros de González y Río de Oro (Cesar), que hoy son “más fuertes y más escuchados”.

Image
La opinión
La Opinión