Escuchar este artículo

Ganaderos analizan propuesta de mataderos de Petro

Tras Decreto 1500 de 2007, la mayoría de estos sitios en Norte de Santander cerraron.

Una de las posibles soluciones para aliviar el bolsillo de los cucuteños y nortesantandereanos al momento de comprar carne fue puesta sobre la mesa por el presidente Gustavo Petro, quien sugirió revivir los tradicionales mataderos municipales para contrarrestar el alza de los precios.

Con este pronunciamiento, se despiertan varias preguntas sobre qué tan viable y realizable es esta propuesta, principalmente en Norte de Santander.

José Helí Soto, presidente del Comité de Ganaderos de Norte de Santander (Coganor), resaltó que a grandes rasgos la propuesta pinta bien, pero basta saber cómo será el planteamiento del Gobierno para poderlo realizar.


Le puede interesar: Ya está listo el nuevo puente en el sector Termales


“El presidente culpa a los frigoríficos, pero ellos sólo prestan el servicio de beneficio de la res, de ahí para allá no tienen nada que ver con el precio, y de ahí a la mesa vienen las condiciones del mercado”,dijo.

El presidente de Coganor señaló que de cada $100 pesos que cuesta una res, aproximadamente $20 son los que le quedan al ganadero, por lo que asegura que estos productores tampoco son los culpables del alza.

“La incógnita está en que los municipios puedan garantizar las disposiciones del Invima, porque se trata de alimento humano que debe cumplir estándares, y para construir estas plantas se requiere de una millonaria inversión”, manifestó.


Le puede interesar: Bus que cubría la ruta Ipiales-Cúcuta se volcó en el Cesar


En la actualidad, en el departamento se cuenta con frigoríficos a gran escala como los de Villa del Rosario, que se llama Frigo Frontera; y la planta de sacrificio del corregimiento de Cornejo, el cual pertenece a la empresa Friogan.

Uno de los municipios que quedó sin matadero fue Chinácota, todo a raíz del no cumplimiento del Decreto 1500 de 2007, en el cual se definieron los estándares de calidad para los mataderos. En el caso de esa población, el sacrificio se realiza en Bochalema, lo que impacta en el aumento del precio del producto.

Matadero de Chinácota

 

El secretario de Planeación y secretario (e) de Desarrollo Económico de Chinácota, Carlos Augusto Orozco, aseguró  que esperarán que la idea sea aterrizada por parte del Gobierno para estudiar su viabilidad.

“Nosotros en nuestro Plan de Desarrollo no contemplamos la construcción de un nuevo matadero debido a que no solamente es su construcción, sino que se debe garantizar que sea sostenible, es decir, que haya el número de animales que lo hagan sustentable debido a que es una inversión grande”, manifestó.

Por su parte, desde el gremio de ganaderos, ven el pronunciamiento como una oportunidad y para ello piden una política pública en la que tengan más participación para competir en el actual mercado.


Le puede interesar: Bibliobús promueve hábito de la lectura en Ocaña


“Nosotros lo vemos como una oportunidad, porque si se diseña una política pública con la participación de los gremios regionales, sería una oportunidad interesante para generar estructuralmente todo este tema del sacrificio de los animales y nos permitiría también tener puntos de desarrollo estructural en términos industriales”, dijo Armando Peña, afiliado al gremio ganadero.

Esta redacción se contactó con el frigorífico Friogan, pero dos funcionarios aseguraron estar en medio de una auditoría durante esta semana y quedaba  pendiente un pronunciamiento sobre el tema en cuestión.

La propuesta presidencial
 

Una de las principales preocupaciones que tienen los colombianos al momento de ir a mercar es el costo de los alimentos, siendo uno de los más altos el de la carne, situación que tiene por estos días a los ciudadanos aplicando diferentes estrategias para que el dinero rinda mucho más.

Para el mandatario, lo que está sucediendo con el precio de la carne en el país “es una especulación y se produce porque hay un monopolio, más exactamente un oligopolio (concentración de la oferta en un reducido número de empresas) en la transformación del ganado en carne para la venta al público y esto se elimina si se democratiza”.

“El Invima acabó con la figura del matadero municipal y hay que darle vuelta atrás. Hoy se ha elevado el precio interno de la carne no porque cueste más, sino porque la han equiparado al precio internacional de la carne que le pagan al exportador de ganado en pie y el producto de eso es hambre en Colombia”, señaló el presidente Gustavo Petro en una alocución.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión
Martes, 22 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión