Escuchar este artículo

ICBF también le apuesta a la presencialidad

Viernes, 30 de Julio de 2021
En el departamento están trabajando en alternancia 22 Hogares Infantiles, 40 Centros de Desarrollo Infantil, 49 Unidades de Modalidad Familiar y 24 Hogares Comunitarios.

 

Desde que inició la pandemia, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) tuvo que flexibilizar los servicios para la primera infancia, con el objetivo de garantizar la continuidad en el desarrollo físico, cognitivo y socioemocional de los niños en esta etapa fundamental para su desarrollo.

Este año, a través de la Resolución 1111 del 01 de marzo, el ICBF estableció las orientaciones técnicas para reabrir los servicios bajo el esquema de alternancia, destacando que, la voluntad de cada familia sería uno de los criterios fundamentales para lograr la reapertura, por lo que, el plan se ha venido adelantando con su consentimiento y con la participación de muchos otros actores como los ministerios de Salud y Educación. 

De acuerdo con el ICBF, a corte del mes de marzo, la atención presencial en alternancia se dio en aproximadamente 600 unidades de 29 departamentos.

El ICBF implementó una estrategia llamada "Mis Manos Te Enseñan", en donde se brindó acompañamiento pedagógico y psicosocial, además de seguimiento al estado de salud de todos los usuarios, "aprovechando la cotidianidad del hogar para desarrollar prácticas de cuidado y crianza, potenciar el desarrollo infantil y fortalecer el rol de las familias y cuidadores". 

La estrategia involucró el compromiso de  las madres comunitarias y agentes educativos que hicieron todo el acompañamiento pedagógico y psicosocial, principalmente a través de llamadas telefónicas, chats de WhatsApp, televisión e incluso emisoras comunitarias que le permitieron al ICBF llegar inclusive a las zonas más apartadas del país. 

 A través de "Mis Manos Te Enseñan", el ICBF  garantizó la atención de 1.7 millones de niñas y niños entre 0 y 5 años. 

Fue reconocida por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y la Universidad Harvard, como uno de los únicos casos de estudio de referencia en el mundo sobre continuidad de la educación inicial (0 a 5 años) durante la pandemia. Recibió además el Premio Nacional de Alta Gerencia.

Norte de Santander 

Lilian Amparo Contreras Carvajalino, directora regional del ICBF en Norte de Santander, explicó que, hasta la fecha, en el departamento están trabajando en alternancia 22 hogares infantiles, 40 centros de desarrollo infantil, 49 unidades de modalidad familiar y 24 hogares comunitarios.

La funcionaria destacó que han garantizado el regreso bioseguro de todos los niños y niñas, resaltando que, a través de las autoridades de salud, durante dos días llevaron a cabo jornadas de vacunación contra la COVID-19 para las madres comunitarias y agentes educativos.

“Los niños de la primera de infancia han sido el ejemplo de la resiliencia en estos tiempos tan difíciles. El objetivo primordial de esta presencialidad es potenciar el desarrollo integral de nuestros niños a través de los servicios de educación inicial en el marco de esta atención integral, con unas estrategias pertinentes, oportunas y de calidad”, agregó Contreras.

Señaló que es fundamental que los pequeños vuelvan, porque de esta manera desarrollan habilidades comunicativas, independencia de pensamiento científico y compañerismo, además de que, las unidades de servicio “garantizan la alimentación saludable, están en unos entornos protectores y realizan actividades que aportan a su desarrollo físico, emocional y cognitivo”.

La funcionaria mencionó que desde que inició la pandemia el ICBF no ha dejado de trabajar, sino que, por el contrario, ha flexibilizado “todo para no dejar de atender a ningún niño”.

Asimismo, indicó que, mensualmente han estado entregado más de 48 mil Raciones Para Preparar (RPP) en casa, llegando a los lugares más apartados de la región como San Calixto, Hacarí, Teorama.

Explicó que, en dado caso de que se llegase a presentar algún contagio por COVID-19 entre los menores, inmediatamente se debe activar el protocolo sanitario para que los padres de familia acudan a su EPS o IPS, con el fin de que se les brinde una atención oportuna.

Image
Los niños cumplen con todos los protocolos de bioseguridad.

 

Experiencia 

Sandra Landinez, madre comunitaria del Hogar "Los Simpson" en el municipio de Villa del Rosario, contó que volvió a la presencialidad el 6 de julio aplicando todas las medidas sanitarias como el distanciamiento social, el constante lavado de manos y el uso obligatorio del tapabocas. 

“El Bienestar Familiar nos dotó de gel antibacterial, alcohol, cajas de tapabocas, nos dio todos los implementos de bioseguridad. Hay señalización para mantener la distancia y láminas informativas sobre las medidas”. 

Landinez explicó que, de los 12 menores matriculados, solo asisten 5 quienes cuentan con la autorización de los padres de familia. “Los niños vienen todos los días, de lunes a jueves, de 8 de la mañana hasta las 3 de la tarde. Se les da el desayuno, la media mañana, el almuerzo y la media tarde”. 

Explicó que con los otros 7 niños se trabaja de manera virtual, pues se les envían actividades de aprendizaje para que las desarrollen en casa con sus padres y se supervisa constantemente el estado de salud de los menores.

Con respecto a la desinfección de los espacios, Landinez explicó que esta se realiza a diario, pero cada viernes se hace una limpieza general y profunda de paredes, puertas, mesas, juguetes, etc.

Esta madre comunitaria ya se encuentra totalmente inmunizada. 

Fé y Alegría

Edwin Pérez, docente y líder de protocolos de bioseguridad del Hogar Infantil Fé y Alegría del municipio de Los Patios, aseguró que están en presencialidad bajo el modelo de alternancia desde hace aproximadamente 4 meses, señalando que ellos fueron parte de la prueba piloto que hizo el ICBF. Cuentan con capacidad para atender a 200 menores.

“Iniciamos con 100 niños en modalidad alternancia. Venían 50 una semana y 50 la otra semana. Ya ahorita estamos en proceso de alistamiento para entrar a la presencialidad gradual y el 02 de agosto iniciamos casi el 80% de la totalidad de los niños bajo un consentimiento informado que los padres de familia firmaron”, explicó Pérez.

Para ese regreso, ya no estarán con 100 niños, sino con 150, por lo que se habilitaron 5 salones más en donde están implementados todos los protocolos de bioseguridad de acuerdo con la Resolución 777 del Ministerio de Salud y Protección Social.

El docente destacó que, contrario a lo que muchos creen, trabajar con los niños en el cumplimiento de las medidas sanitarias, aunque no ha sido fácil, “si es más llevadero, porque ellos están en el proceso de aprender por imitación, entonces como todos adentro utilizan el tapabocas, se lavan las manos, con ellos es un proceso muy constante porque se les creó el hábito”.

El Hogar Infantil cuenta con una zona de aislamiento en caso de que se llegue a presentar un caso sospechoso de COVID-19.

Cuentan con puntos de desinfección, lavamanos portátiles, dispensador de toallas desechables, etc. 

Image
Deicy Sifontes
Deicy Sifontes