Escuchar este artículo

Incertidumbre en La Parada por la reapertura de frontera

El desorden y la inseguridad tienen preocupados a los habitantes y comerciantes

Desorden e inseguridad, dos problemáticas que son muy visibles en el barrio La Parada, de Villa del Rosario, y que ninguna autoridad ha sido capaz de acabarlas. Por eso, una vez se conoció de la reapertura de la frontera entre Colombia y Venezuela, por esta zona de Norte de Santander, se aumentó la incertidumbre y las dudas entre habitantes y comerciantes.

Pues para nadie es un secreto que por todo este sector que colinda con el río Táchira, que es la línea limítrofe entre los países vecinos, están el Tren de Aragua y el Eln, dos grupos armados ilegales que mantienen una guerra por el control de las extorsiones, el contrabando y hasta las rutas del tráfico de armas y el narcotráfico, cometiendo asesinatos bajo la mirada inerte de la Policía y el Ejército. Además, se le suma la racha de atracos que se viene dando desde hace tres semanas.

La falta de control del espacio público por parte de la Alcaldía de Villa del Rosario es otra de las variables que complementan un escenario complejo en la zona de frontera. En este barrio los vendedores informales hacen lo que quieren, se ubican en cualquier lugar y nadie les puede decir algo, porque de inmediato salen con advertencias como la que ellos le están pagando al Tren de Aragua por ese sitio donde están.

Los funcionarios de Migración Colombia tendrán un mayor control entre las personas que pasan por la frontera.


Exclusivo: El dólar infló los precios en el Táchira, ¿qué se puede comprar?


Por esto, a pocos días de la reapertura de la frontera, los ánimos en La Parada están llenos de preocupación e incertidumbre, pues a los habitantes y los comerciantes les gustaría saber cuáles serán las medidas que adoptarán Policía, Ejército, Migración Colombia y Alcaldía de Villa del Rosario.

“Acá estamos en medio de ese desorden de vendedores ambulantes, de ‘vacunas’, de asesinatos y ahora de robos. Uno pone denuncias y la Policía no hace nada. Acá se paga impuestos y al pedir apoyo de la Alcaldía, nos dejan solos, imagínese ahora que abran el puente internacional, va a ser peor. Nos gustaría saber qué van a hacer las autoridades para tener control sobre todo”, aseguró una comerciante de La Parada, que por miedo pidió no ser identificada.

Agregó: “además, están las trochas por donde se mueve ilegalmente todo tipo de mercancía, entonces, ¿Qué pasará con ellas? Esto es un tema complejo que no le veo solución”.

Las personas que diariamente cruzan el puente internacional Simón Bolívar y los que trabajan por los alrededores también mantienen la duda de si la reapertura los beneficiará o terminará perjudicándolos.

Y es que docenas de personas viven del rebusque en ese sector de Villa del Rosario, vendiendo ropa, perfumes, comida, mercado, calzado, entre otras mercancías.

¿Los afectará la reapertura?

Lo único claro en esta zona fronteriza es que el lunes 26 de septiembre pasarán cinco camiones con productos como papel higiénico y vasos de plástico, entre otros, de Villa del Rosario a San Antonio (Venezuela) y de allá para acá vendrán otros cinco vehículos con carga.


Conozca: De puente a productor de cocaína, Honduras enciende las alarmas


Sin embargo, el paso peatonal seguirá, pero solo hasta las 6:00 de la tarde, según han explicado algunos funcionarios.

Quienes creen que serán más perjudicados son los mototaxistas, vendedores ambulantes y carretilleros, pues luego de que habiliten el paso de vehículos la gente no volverá a solicitar sus servicios o a comprar sus mercancías en las calles, porque podrán venir más fácil a Cúcuta.

Los funcionarios de Migración Colombia tendrán un mayor control entre las personas que pasan por la frontera.

“Nosotros pasamos las maletas, mercados y demás elementos de un lado a otro, pero cuando vuelvan a pasar vehículos la gente no nos va a contratar, por lo que nos quedamos sin trabajo. Habrá que reinventarse”, comentó un joven carretillero que desde hace tres años trabaja en La Parada.

Un vendedor de sandalias, que en los últimos siete años ha mantenido su puesto ambulante a pocos metros del puente internacional Simón Bolívar, comentó que está a la expectativa de lo que pueda suceder con la apertura de la frontera.

“Si los buses y taxis vuelven a cruzar la frontera, la gente no va a frenar en La Parada, llegan directo al centro de Cúcuta, compran y se devuelven en transporte público. Eso nos perjudica, porque ya no nos compran, además los precios de las mercancías allá (Venezuela) se van a igualar y muchos ni van a pasar para Colombia”, comentó el vendedor informal.

Aunque los comerciantes que tienen sus negocios a pocos metros del paso internacional señalaron que probablemente se vean beneficiados, porque habrá personas que confiarán en la calidad de sus productos y se los llevarán para Venezuela, porque están más cerca de la frontera.


Lea: Estuvo preso por secuestro en Cúcuta y resultó ser inocente


“Toca esperar, porque esto de la reapertura es un dolor de cabeza para la gente que vive de lo que se vende en La Parada. Está el rumor que los vendedores ambulantes se irán, porque pasarán los carros y no les darán espacio, esperemos que esto se vuelva como hace más de siete años”, indicó Jesús Aranda, comerciante.

Sin embargo, hay otras opiniones controversiales. “Eso (apertura de la frontera) beneficiará a unos oligarcas venezolanos y al socialismo que se está tomando Venezuela. La gente no vio ese espejo en mi país, esa reapertura no va a servirle al pueblo”, comentó Yurjen Rojas, quien trabaja en una droguería.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Sábado, 24 de Septiembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión