Escuchar este artículo

Interrupción de ruta de las Farc hacia Caño Indio es liderada por Ascamcat

Sábado, 11 de Febrero de 2017
Los rumores hacían referencia a 200 hombres; luego a 50, y finalmente con solo dos individuos armados.

Desde las 8:00 de la mañana del viernes se detuvo el recorrido de los guerrilleros del Frente 33 de las Farc desde Caño Tomás a Caño Indio, por un bloqueo que la Asociación Campesina del Catatumbo lideró para impedir que la caravana siguiera su curso.

El motivo: la petición de garantías de seguridad por la supuesta presencia de 15 presuntos paramilitares armados, de lo cual se habría tenido conocimiento en Timbas.

Los rumores hacían referencia a 200 hombres; luego a 50, y finalmente, según un acta firmada por el Ejército y líderes de la comunidad el avistamiento habría ocurrido en  Timbas y Tanques, pero con solo dos individuos armados.

Sea cual fuese el número, la Personería de Tibú, los presidentes de junta de acción comunal del sector, y la Iglesia católica pidieron mayor presencia de la fuerza pública para dar tranquilidad a la gente. En respuesta, las autoridades militares  desplegaron más de 200 uniformados.

Según el acta que se originó en una reunión del pasado jueves, el Ejército aclaró que las tropas de la Brigada Móvil 30 no habían ingresado a Caño Tomás, Timbas, El 40, Filo Seco y Río de Oro porque allí estaban los integrantes de las Farc, en los puntos de preconcentración transitorio y su presencia violaría el protocolo en el cese al fuego bilateral.

Sin embargo, se dieron las garantías de protección a los civiles y las autoridades militares desmintieron la presencia de paramilitares e insistieron en que no se concibe la llegada de un grupo a invadir un territorio dominado por otras fuerzas.

Para el general Jaime Carvajal Villamizar, comandante de la Segunda División del Ejército, no es posible que en un área en la que delinquen factores armados, que entre todos tienen negocios ilícitos, llegue un grupo, de la nada. “Eso no es posible”.

Criticó las versiones encontradas sobre la presencia paramilitar,  y aseveró no haber encontrado la primera persona que diga: yo los vi.

Entre tanto, el jefe de las Farc,  ‘Timochenko’, denunció en Twitter “el desplazamiento de varias familias” por la acción de esos actores armados y le exigió al Gobierno cumplir con el “desmantelamiento de las organizaciones criminales sucesoras del paramilitarismo”.

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo que “no hay ninguna clase de amenaza” allí.

Las exigencias

En videos difundidos por el Frente 33 de las Farc, en su cuenta de Twitter, integrantes de Ascamcat y de la Guardia Campesina del Catatumbo, exigieron la visita del Mecanismo de Monitoreo y Verificación a la zona del supuesto avistamiento.

Ayer, en la tarde, la Personería y la Diócesis Católica de ese municipio efectuaron el acompañamiento, que continuará hoy, con delegados de la ONU, la Alcaldía y la Defensoría del Pueblo.

Pese a que el Ejército hizo sus propias verificaciones, Ascamcat deslegitimó su presencia y acompañamiento. Juan Carlos Quintero, vocero de la Asociación, catalogó a los militares como un actor no creíble. “Aquí tenemos una historia, y el principal cómplice del paramilitarismo fueron las fuerzas militares”, dijo en uno de los videos.

El alcalde de Tibú, Jesús Escalante, se declaró preocupado con lo ocurrido e hizo la petición urgente al Alto Comisionado para la Paz de pronunciarse frente al caso. “Tanto los gobernadores como los alcaldes somos ajenos al proceso de paz, dijo. Esto es competencia directa del Gobierno Nacional, y se debe resolver porque está involucrada la población civil, y nosotros mismos”.

Consideró que si la población se siente desprotegida con la salida de las Farc del territorio es una alerta que se debe escuchar.

Finalmente, Ascamcat pidió al Gobierno Nacional la implementación del punto 6.1.9 del acuerdo final de paz, que se refiere a la creación y puesta en marcha de la unidad encargada de la investigación y desmantelamiento de las organizaciones criminales sucesoras del paramilitarismo.

Preocupación de la ONU

La Misión de Naciones Unidas en Colombia dijo ayer viernes estar “preocupada” por el freno puesto al desplazamiento de un grupo de guerrilleros de las Farc hacia Caño Indio, uno de los 26 puntos donde se están concentrando para dejar progresivamente sus armas.

“La Misión de las Naciones Unidas está preocupada por estos acontecimientos y ha tomado la decisión de enviar al lugar una delegación de alto nivel de su sede de Bogotá para ayudar a la continuación de este importante movimiento”, añadió.

Reiteró su compromiso con la plena implementación del acuerdo de cese del fuego y de hostilidades  bilateral y definitivo.

Image
La opinión
La Opinión