Escuchar este artículo

Jóvenes se divirtieron en fiesta literaria de Silos

Jueves, 16 de Noviembre de 2017
La jornada finalizó con la intervención de la coral de la Casa de la Cultural de Cajicá.

Con poesía, teatro, narraciones, conversatorios, talleres de pintura, cuentos y escritura creativa se desarrolló la Primera Fiesta del Libro en Silos (Filsi), organizada por la Alcaldía y la coordinación de Cultura.

La jornada finalizó con la intervención de la coral de la Casa de la Cultural de Cajicá (Cundinamarca).

El responsable de cultura del municipio, Dumar Vargas, manifestó que la fiesta se hizo teniendo en cuenta que los niños, jóvenes y adultos tienen que seguir formándose con una visión más crítica de la realidad del mundo actual.

En este sentido, indicó que en Silos la Casa de la Cultura dispone de la escuela de formación en escritura y literatura. 

“Queremos con todas estas actividades elevar los niveles de lectura en las nuevas generaciones para que en el futuro sean personas más preparadas”, dijo.

Sobre el por qué se hicieron diferentes actividades, Vargas precisó que es una manera de demostrarle a la población estudiantil que existen otras formas divertidas de promover la lectura y la comunicación.

En cuanto a la programación que se cumplió, el coordinador cultural dijo que Acción Poética (Cúcuta) se vinculó con un taller sobre pintura creativa y con el conversatorio Sin poesía, no hay ciudad.

También Sonia Sáenz participó con el tema la ‘Poesía como herramienta para la sanación’ y Gabriel Tarazona, intervino con ‘Los orígenes, desarrollo y consecuencias del conflicto armado en Colombia’.

La Escuela de Artes Escénicas participó con las obras de teatro Dos cuentos y Un lobo y soy Ana.

El escritor Silvano Pabón, se vinculó con el tema Génesis y configuración del patrimonio histórico y cultural de Silos. 

Las actividades se desarrollaron en el Centro Administrativo y en la carpa Eduardo Cote Lamus, que fue habilitada en el parque principal.

En el Centro Administrativo hubo una exposición itinerante con la caja de didáctica del pintor Fernando Botero, de Nereo Camacho y memoria histórica.

Preocupación

La gestora del proyecto, Karla Ávila, manifestó que la idea surgió al ver que existe la necesidad de aumentar el nivel educativo entre los niños y jóvenes del municipio.

“En estos pueblos la calidad de la educación es baja y se requiere hacer frecuentemente más actividades como estas”, sostuvo Ávila.

Es por eso que pensaron en desarrollar la fiesta con diferentes temáticas en donde los estudiantes puedan salir con un sentido más crítico y diferente a lo que diariamente ven en las aulas de clases. Además de ver la lectura como parte divertida en el aprendizaje.

Image
La opinión
La Opinión