Escuchar este artículo

La cadena de abastecimiento no descansa en Norte de Santander

Domingo, 22 de Marzo de 2020
Los productos se han incrementado por el dólar.

Las semanas que vienen serán las más importantes para la contención de la propagación del coronavirus en Norte de Santander. Por eso, los supermercados que abastecen la demanda de alimentos de Cúcuta y el área metropolitana están jugando un rol vital en esta crisis sanitaria.

Han sido varias las quejas de los compradores sobre el aumento en los precios de algunos alimentos, en los diferentes almacenes de grandes superficies de la ciudad.

Sin embargo, los productos se han incrementado por el dólar, los sobrecostos en la cadena de abastecimiento y las épocas de poca cosecha.

Wilmar Tarazona, miembro de la junta directiva de la Asociación de Supermercados Independientes de Cúcuta (Asicuc), explicó que trabajan desde el gremio para que haya un equilibrio entre el precio de costo y el de venta.

“Para los supermercados no es gratificante subir los precios porque no buscamos tener clientes un día, sino que sean constantes y darle la garantía de tener un precio justo”, dijo Tarazona.

El empresario resaltó que han pedido a las autoridades locales que hagan un chequeo constante en Cenabastos, que es en donde se están presentando especulaciones en los precios de frutas y verduras.

Desde la Alcaldía de Cúcuta se reportó en un comunicado que están en diálogos permanentes con los diferentes actores involucrados en la producción de alimentos de la ciudad.

“La especulación, las compras nerviosas y la abrupta subida del dólar, son los principales factores que influyen en el encarecimiento de los precios de los productos, por lo que se reitera el llamado a la prudencia”, reseñaron desde la administración municipal en un comunicado.

Tarazona advirtió que productos como el arroz y el azúcar han subido de precio porque los proveedores los están vendiendo a un mayor costo.

“En el caso de los productos importados, el precio del dólar sube su valor, este es el caso de la harina de trigo y de maíz, porque la materia prima es importada”, explicó.

Geyly Ocampo, gerente comercial de supermercados Los Montes, aseguró que los granos, especialmente los importados, han tenido un incremento en su precio que se está traduciendo al consumidor final.

En el caso del arroz, Tarazona explicó que este producto subió un 13 % al cierre de la semana pasada, por ser tiempo de poca cosecha, y que esto tiene un efecto inmediato en su valor en el mercado.

Por otra parte, el azúcar se maneja con base en el precio internacional, por eso, hoy los productores prefieren exportarla y dejar un excedente para el mercado nacional, por lo que al disminuir la oferta sube el precio.

Frutas y verduras

El reporte del Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa) del Dane evidenció que la reducción de clientes en Cenabastos generó una caída en los precios de algunos productos.

En el caso de las frutas, se registró una reducción en los precios de los limones, la naranja y la mora. En el caso del limón común, las cotizaciones cayeron un 15 %, y el kilo se vendió a $3.833.

En cuanto a los tubérculos, se redujeron los precios de la arracacha, la papa criolla y el plátano. En el caso de la papa criolla se registró una caída en los precios de 33 %, el kilo se vendió a $2.000, ya que se redujo la demanda.

Pero por el lado negativo, en Cenabastos reportaron que para los mayoristas el bulto (60 kilogramos) de cebolla cabezona pasó de $40.000 a $55.000, el de zanahoria pasó de $60.000 a $70.000, y el de habichuela pasó de $25.000 a $60.000.

Otros productos como el kilo de arveja pasó de $5.000 a $7.000, el bulto de pepino cohombro pasó de $70.000 a $90.000 y la canastilla de tomante chonto pasó de $40.000 a $60.0000.

Contra la especulación

La gerente comercial de Los Montes resaltó que los supermercados de esta marca tienen un centro de acopio de frutas y verduras, y negocian directamente con los productores agropecuarios sin necesidad de comprar en la central de abastos.

Esta marca de supermercados tiene 300 empleados trabajando en la comercialización, el abastecimiento y el transporte de alimentos en sus 13 sedes en el área metropolitana.

Los consumidores que tengan denuncias sobre el aumento de precios o acaparamiento en los alimentos pueden reportarla ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) por la aplicación, o ante las autoridades locales.

Francisco Barbosa, Fiscal General de la Nación, aseguró esta semana que las personas que hagan acaparamiento o especulación están violando el artículo 297 del Código Penal e incurrirá en una pena de 4 a 9 años. Además, trabajarán de la mano de la SIC para procesarlos.

Image
La opinión
La Opinión