Escuchar este artículo

La estilista que se convirtió en maestra de 20.000 peluqueras

Domingo, 29 de Julio de 2018
‘Milagros’ le ha enseñado a ganarse la vida a muchas madres cabeza de hogar de Norte de Santander.  

La vida de Nancy Páez Barbosa es de película. De niña soñó con ser la mejor estilista del departamento y terminó siendo la mejor maestra de este arte que ha transmitido a más veinte mil mujeres, en su mayoría cabezas de hogar, a las que les enseñó a cortar pelo y a ganarse la vida.

Nada ha detenido a esta mujer de 50 años, nacida en Ábrego, y madre de tres hijos. Ni siquiera los cuatro balazos que pistoleros le propinaron cuando intentaron robarla hace cinco años en presencia de cuatrocientas mujeres a las que les dictaba un taller de peluquería en el salón de su propiedad del barrio Panamericano. 

En esa oportunidad, a la ‘Duquesa,’ como se le conocía en el gremio de los peluqueros de Cúcuta, todos la dieron por muerta, pero no, logró sobreponerse y, contra todo pronóstico, sobrevivió.

A partir de este episodio que por poco le cuesta la vida y del cual nunca supo quiénes fueron los autores, su vida se partió en dos: antes y después de la Duquesa. Hasta su nombre cambió, ahora quienes la conocen la llaman Milagros, por lo que sucedió con su vida, ya que muy pocos, por decir que ninguno, logra sobrevivir a un ataque tan violento como el que sufrió, recuerda la mujer entre sollozos.

Como mujer trabajadora y echada para adelante se califica a sí misma. Para ella nada es imposible y todo lo que hace lleva implícito su sello de sacrificio y calidad, por eso todas las mujeres que quieren montar su propio salón de belleza en el departamento la buscan para que les transmita sus conocimientos.

Con ella se aprende rapidito, dicen sus alumnas, porque se nota el amor con que transmite lo que sabe.  Todo lo hace fácil, dicen quienes aprendieron a cortar pelo con ella.

Lo que aprendió se lo enseñó el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), entidad a la que luego le sirvió por espacio de 15 años como instructora de belleza. Recuerda que cuando le tocaba ir al Catatumbo se encontraba con mujeres deseosas de aprender, pero también con mucho sufrimiento, producto de la violencia intrafamiliar y la de la guerra en la que viven.

Una de las enseñanzas que les dejó a estas mujeres en su paso por esos pueblos del Catatumbo, fue denunciar los atropellos y a no depender de nadie. “Lo que queramos hacer lo podemos llevar a cabo si nos proponemos”, esa ha sido su filosofía de vida.

Una enseñanza que le dejó el atentado contra su vida fue a valorar cada segundo de su vida. Ese episodio le marcó para siempre su vida, pues a partir de entonces su nombre ya no sería  Nancy, la Duquesa, sino Milagros, así me conocen ahora, porque todos pensaron que había muerto en ese ataque y cuando me ven con vida expresan que es un milagro , que soy una mujer milagro, relata.

La vida empezó a sonreírle después del gran susto de su vida, porque se volvió más espiritual, más cercana a la gente de lo que ya era. Tanto, que en Bogotá un canal de televisión está interesado en contar con sus servicios para una de las producciones que prepara en este departamento.

Víctor Gaviria, el famoso director y guionista de cine y televisión, se muestra interesado en llevar su vida a la pantalla chica.

Empezar de cero no es nada nuevo para ella. Ha tenido dos maridos y cada proyecto que emprende lo termina hasta llevarlo al éxito. Así ha sido su vida desde que tenía 15 años y empezó a vender  chance para pagarse el aprendizaje de su arte. Se considera una mujer afortunada y de éxito.

Le puede interesar ‘Torombolo’, cuatro décadas haciendo reír a los cucuteños

Ha sido la peluquera de cabecera de los últimos cinco alcaldes de Cúcuta, de políticos y de empresarios. Todos la buscan porque sus manos convierten en belleza todo lo que tocan. 

Solo pide salud para seguir enseñando lo que sabe y para seguir sirviendo a las mujeres más necesitadas, esas que hoy la llaman Milagros.

Image
La opinión
La Opinión