Escuchar este artículo

Líderes campesinos del Catatumbo y Gobierno por fin acuerdan sustitución de coca

Martes, 1 de Diciembre de 2015
La ejecución del proyecto piloto se desarrollará en la vereda La Angalia de Tibú.

Confianza es que un alto funcionario del Gobierno llegue hasta las profundidades del Catatumbo, con la guardia campesina y presidentes de junta y que, al llegar allí, la evidencia que se lleve ese funcionario es que hay voluntad de cambio para que la coca salga de la vida social y económica del Catatumbo.

Esa fue la conclusión de Juan Carlos Quintero, vocero de la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat), tras el encuentro que se sostuvo con Eduardo Díaz, director de la Agencia para la sustitución de cultivos, en la vereda La Angalia de Tibú, donde se prevé la ejecución de un proyecto piloto de sustitución de ingresos derivados de la coca.

El pasado fin de semana 50 familias cultivadoras, pero decididas a ofrecerse para llevar a cabo esta idea, se encontraron con Díaz, y los presidentes de junta de 22 veredas más con quienes se acordó una agenda de negociaciones y exigencias ara efectuar el proceso, según dijo Quintero, así:

1. Se constituirá un Comité de sustitución de cultivos de coca, integrado por miembros de las familias que se acogerán al proyecto, dos directivos de Ascamcat y de las juntas de acción comunal, cuyo espacio de interlocución será la mesa del Catatumbo.

2. Se incluirían estudios contemplados en el plan de desarrollo sostenible de la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo.

3. Una condición imperativo sería la constitución de la Zona de Reserva Campesina para formalizar la propiedad de la tierra.

4. Se propone un fondo de tierra para los campesinos que la no tienen, en La Angalia.

5. Habrá un equipo técnico encargado de los estudios socioeconómicos y ambientales que se requieren para el proyecto.

Adicionalmente, la comunidad propone inversiones sociales con puestos de salud, un colegio que permita a los jóvenes estudiar hasta el undécimo grado, un polideportivo, y un hogar campesino.

También, una finca piloto para desarrollar proyectos de economía campesina, distritos de riego, compra de ganado doble propósito, creación de empresas campesinas, y la presencia permanente de un banco de maquinaria para mantener las vías veredales.

“Insistimos en el apoyo al mandato cocalero del Catatumbo y el rechazo de la erradicación violenta”, dijo Quintero. “Si el gobierno incumple, habrá movilizaciones”.

Agregó que con estas actividades se construye paz territorial, y que el proceso no se limita a la participación de las 50 familias, sino que se podrá ampliar para todos los que quieran vincularse.

Finalmente señaló que se establecerá un acuerdo comunitario de control social de cultivos de coca, según el cual los campesinos se comprometerían a no extender los cultivos mientras se esté aplicando el proyecto.

*La Opinión