Escuchar este artículo

Los eximidos y rajados que dejó 'Ser Pilo Paga'

Domingo, 26 de Junio de 2022
530 estudiantes de Norte de Santander aún adelantan sus estudios bajo el programa SPP.

David*, bachiller del colegio Sagrado Corazón de Jesús de Cúcuta, en el 2015 se visualizó con un gran futuro gracias a su buen puntaje en las pruebas Saber 11 y a la oportunidad que le brindaba el Gobierno Nacional a través del programa Ser Pilo Paga (SPP-Icfes). Sin embargo, ese fue –para él- el inicio de una de las peores etapas de su vida.


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


El compromiso era relativamente sencillo: el Estado colombiano les daba a los ‘pilos’ la plata para financiar sus matrículas durante lo que duraran las carreras. Si culminaban sus estudios en el tiempo estimado y se graduaban, les perdonaban la deuda, pero la situación era completamente diferente para aquellos que no lograban culminar estos requisitos, ya que deberían enfrentar a una millonaria deuda.

Aunque David no quería formar parte de los beneficiados, bajo la influencia de familiares se trasladó a Bogotá para iniciar sus estudios en la Universidad de Los Andes en la carrera de Ingeniería Química, una aventura que solo duraría 6 meses (1 semestre).

“Honestamente, no quería acceder, porque no se trataba de una beca realmente ni en el sentido estricto de la palabra, solo que así lo disfrazaban, pero en la práctica era un crédito para estudios de nivel superior con la posibilidad de ser condonado si se cumplían con determinados requisitos”, resaltó el estudiante.

Frente a estos hechos, a pesar de los giros de sostenimiento otorgados dentro del programa, la situación económica en la capital era un factor que le generaba inquietud, ya que el transporte, vivienda, alimentación y material de estudios eran gastos imprevistos, que en relación con sus compañeros de clases, no debían hacer mayor esfuerzo para costearlos.


Lea: Hay que mantener a los estudiantes en las aulas: el reto de la educación en Norte de Santander


“Estos mismos pensamientos fueron los que me llevaron a sentirme incómodo estando allá, sentía una gran presión al ser consciente de que, si yo no cumplía mi familia iba a recibir una deuda enorme. Dicha presión sicológica llevó a que mi rendimiento se viera muy afectado y no cumpliera con los requisitos para mantenerme en el programa, y tomé la decisión de retirarme antes de que la deuda fuese mayor”, sostuvo David.

Vale decir que tanto el Estado como las universidades hicieron grandes esfuerzos para evitar que los ‘pilos’ tuvieran obstáculos académicos y económicos que les impidieran culminar sus carreras.

La salud mental

Según resaltó Narda Liliana Parra Quiñones, psicóloga egresada de la Universidad Konrad Lorenz, con 28 años de experiencia, aunque el programa SPP era dirigido a poblaciones de bajos recursos para que tuvieran la posibilidad de estudiar carreras profesionales, no tenía en cuenta su verdadera situación de ingresos y que podría ser un ítem que a largo tiempo, podría afectar la salud mental y el estilo de vida de los estudiantes.

“La gran mayoría de universidades en las cuales aplicaban los estudiantes pertenecen al carácter privado, mismas que, sus precios de matrícula e ingreso son muy elevados para las personas de clase baja y media. Por tal motivo, que un joven proveniente de una familia de bajos recursos consiga por méritos propios una oportunidad así, era un sueño hecho realidad. Aunque si se le suma la condición de incumplimiento, por las razones que fuera, tendría que pagar millones, y eso se convierte en un escenario de pesadilla”, enfatizó Parra.

 

¿Y los otros ‘Pilos’?

Durante las 4 convocatorias anuales del programa Ser Pilo Paga (entre 2014 y 2017 para iniciar sus estudios en el correspondiente año siguiente), fueron seleccionados un total 39.998 jóvenes bachilleres para estudiar su pregrado en instituciones de educación superior acreditadas, de ellos, 2.041 no utilizaron su cupo.


Conozca: Ser docente en el Catatumbo: una exposición permanente a perder la vida


De los 37.957 jóvenes beneficiarios a nivel nacional, 4.347 desertaron de sus estudios en uno de los semestres académicos cursados, como en el caso de David.

Del restante, 8.975 jóvenes aún se encuentran cursando sus estudios y ya se han condonado a 9.773 por su graduación. Otras 60 condonaciones han tenido lugar por casos de muerte o invalidez del beneficiario. Los demás usuarios (14.246) que no han desertado y culminaron estudios se encuentran en cumplimiento de requisitos para la condonación de sus créditos.

 

En Norte de Santander

Iván Morales, jefe de Planeación de Icetex, explicó que “en este momento ninguna de las personas desertoras de SPP está pagándole al Icetex”. Según señaló, les dieron dos años para pagar. Los que primero tendrían que empezar con las consignaciones comenzarán a hacerlo a partir del 2023.


Tema especial: Estudiantes cucuteños se capacitan en el FabLab de la UFPS


En el caso específico de Norte de Santander, fueron seleccionados 1.880 jóvenes, de quienes 1.772 hicieron uso de este cupo y se convirtieron en beneficiarios del programa.

De los beneficiarios, 530 aún se encuentran adelantando estudios, 670 están en proceso de condonación y 367 ya la obtuvieron. 169 pasaron a cobro por desertar sus estudios y 33 están pendientes de entrar a este estado de cobro porque no han retornado a sus estudios.

Otros 3 jóvenes obtuvieron condonación por muerte o invalidez mientras eran estudiantes.

*Nombre cambiado

 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
Gerson Correa
Gerson Correa

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda