Escuchar este artículo

Lupa a contratos en Norte de Santander

Viernes, 1 de Mayo de 2020
El gobernador suspendió temporalmente licitación del ‘Mejoramiento de la vía Toledo-Chinácota en los tramos K7+400 al K8+400’.

La Contraloría General de la Nación cuestionó un proceso de contratación por $12.946 millones que adelanta la Gobernación de Norte de Santander,  mediante la modalidad de licitación pública, y que tiene como objetivo el ‘Mejoramiento de la vía Toledo-Chinácota en los tramos K7+400 al K8+400’.

En su más reciente audiencia virtual, que busca intensificar los controles de las obras de infraestructura en tiempos de la pandemia de la COVID-19, el ente de control resaltó posibles sobrecostos en el valor del metro de vía mejorada ($12 millones), lo que generaría, según la Contraloría, un riesgo de extralimitar los valores establecidos para una contratación pública.

Según Luis Carlos Pineda Téllez, contralor delegado para la Participación Ciudadana, el órgano  de control comparó los precios unitarios de la licitación en mención con contratos de proyectos de infraestructura vial con objetos similares localizados en Norte de Santander, lo que permitió evidenciar un presunto sobrecosto.

La Contraloría  indicó que ninguno de los desarrollos que se ejecutarán en la vía Toledo-Chinácota, representan una complejidad técnica que justifique el valor total, así como tampoco se evidencian obras de tratamiento en taludes o muros de contención, que pudiesen ser factores que podrían incrementar el valor final.

El ente de vigilancia detalló que se le puso la ‘lupa’ a este proceso licitatorio por denuncias hechas por la ciudadanía, queja que fue canalizada  por la Dirección de Información, Análisis y Reacción Inmediata de (DIARI).

Gobernación se defiende

 Ayer, la Gobernación de Norte de Santander desvirtuó las acusaciones del ente de control y aseguró que desde el pasado 22 de abril, el gobernador Silvano Serrano, le solicitó a la Contraloría General de la República y a la Procuraduría General de la Nación, acompañamiento en el proceso mencionado, sin embargo, solo hasta ayer, los delegados departamentales de ambos entes, le notificaron que habían elevado esta propuesta al nivel nacional y estaban a la espera de la aprobación. 

En los oficios radicados ante ambos entes de control y vigilancia, se hace énfasis en la pertinencia del acompañamiento en el proceso licitatorio puesto que “el proyecto ha sido objeto de descalificaciones anónimas en redes sociales, donde se tilda al proyecto de un simple reparcheo y se insinúan sobrecostos en el mismo”, circunstancia que según Serrano, no corresponden a la realidad.
El gobernador aseguró que solicitó el acompañamiento precisamente para ‘blindar’ dicho proceso.

 Adicionalmente, la Gobernación aclaró que el proceso de licitación pública LP-SI-004-2020 es un proyecto financiado y aprobado por el Sistema General de Regalías, y su estructuración evaluación y aprobación fue realizado por la Dirección Nacional de Planeación, Ministerio de Transporte, y posteriormente estudiado y aprobado por el OCAD región Centro Oriente; por lo que amparado en los decretos 440 y 537 de 2020, emitidos por el Gobierno Nacional para darle continuidad a proyectos de infraestructura durante la pandemia, el proceso licitatorio para intervención de la vía Chinácota-Toledo avanzaba con normalidad.

Debido a que no se recibe aún el acompañamiento de los órganos de control, la Gobernación,  en comité técnico con Planeación e Infraestructura  decidió  suspender temporalmente el proceso, mientras se obtiene una respuesta.

“Cabe resaltar que fue la misma Gobernación la que pidió el acompañamiento de la Contraloría y Procuraduría. Hoy volvimos a enviar unos oficios insistiendo”, agregó el mandatario.


Niegan sobrecostos

El gobernador aseguró que los costos establecidos en la licitación pública LP-SI-004-20, corresponden a los señalados en la estructuración del proyecto los cuales comprenden: mejoramiento de la vía, construcción de 12 alcantarillas, pavimentación de un kilómetro de vía, construcción de un puente de 20 metros de luz, construcción de un muro de gaviones para contención de cunetas en sitios críticos, y caracterización de la vía en su totalidad, conforme a los requisitos del Ministerio de Transporte.

Aclaró que los sobrecostos a los que se refiere la Contraloría no serían válidos porque están comparando dos proyectos completamente diferentes. 

“Nos comparan con un proyecto que se realizó en Cúcuta, que es de mantenimiento y mejoramiento de la carretera Cúcuta- Dos Ríos- San Faustino; y no es lo mismo, mantener una vía que ya tiene pavimento, como la ya mencionada, que mantener una vía que no lo tienen como la que vamos a intervenir en este proyecto”, indicó. 

Serrano fue enfático en señalar que la vía a reparar es un eje estratégico para la conectividad de la región.

El polémico equipo de sonido

Polémica han generado los contratos que ha celebrado últimamente el hospital Universitario Erasmo Meoz, en los cuales se contratan servicios y elementos que no van acorde a la pandemia que se está viviendo por culpa del coronavirus.

El más reciente se trata de la compra de un equipo de audio por el monto de $23’103.000.

El contrato fue firmado el 1 de abril con un proveedor de Bucaramanga según se detalla en la página de contratación pública. 

La entidad ya había sido cuestionada por la contratación por 58 millones de pesos para la elaboración de un libro digital sobre la historia del hospital.
    
  Según el hospital, esta contratación hace parte del plan de desarrollo y mejoramiento del establecimiento hospitalario y que a pesar de la emergencia se ha seguido cumpliendo. También manifestaron que en dicha compra no existe ningún tipo de sobrecostos y lo que se busca es dejar dotado el auditorio que cumple varias funciones en el hospital.

El hospital no ha sido el único que está en el ojo del huracán, en el Ejército también se detectó un contrato con sobrecostos por lo que el director administrativo en Cúcuta fue retirado del cargo mientras se adelantan las investigaciones del caso informó el ministerio de Defensa en un comunicado.
     
 La regional de Cúcuta celebró un contrato con la empresa Pacific Group and Busines SAS por 51 millones de pesos para la compra de tapabocas N95, pero en el que su valor comercial unitario fue de 39.800 pesos, cuando en el mercado no supera los 17 mil pesos.

Image
La opinión
La Opinión