La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

Mamás no quieren parir más hijos para la guerra

Las mujeres de la región se unieron  y aspiran a sentar un precedente que trascienda las fronteras.

Las madres del Catatumbo están cansadas.

En sus rostros se refleja la marca de una guerra que nunca declararon pero que les ha arrebatado lo más preciado: sus hijos.

Cada día que pasa, esta región de 4.826 kilómetros y 288.452 habitantes de municipios como Ábrego, Convención, El Carmen, El Tarra, Hacarí, Ocaña, Teorama, San Calixto y Tibú es estremecida por la violencia que protagonizan grupos armados al margen de la ley.

Las muertes, los enfrentamientos y las desapariciones forzadas parecieran ser el pan de cada día, pese a la fuerte presencia de soldados y policías. Este año, en solo Tibú, se contabilizan más de 70 muertes violentas.

Esta condición hostil y de guerra es la razón de la Primera Cumbre de Madres del Catatumbo que se está organizando para el próximo 29 de mayo en el kilómetro 16, vía La Gabarra, del municipio de Tibú.

Justo en este sitio, hace 20 años, entre las 17 personas que perdieron la vida durante la incursión paramilitar que se produjo el 29 de mayo de 1999,  murieron varias madres. De ahí que se escogiera el lugar para llevar a cabo la cumbre, en homenaje a ellas, dijo Carmen García, lideresa del Catatumbo y coordinadora del encuentro.

La cumbre se hace por una simple razón: “las madres del Catatumbo no queremos seguir pariendo hijos para la guerra, para que nos los maten o desaparezcan”, dijo García. “Los queremos vivos”.

El objetivo es que ese día lleguen mamás no solo de todo el Catatumbo, sino de otras ciudades del país y de otros países (ver recuadro).

La Diócesis católica ha brindado su respaldo a la organización de la cumbre de madres prevista para el próximo 29 de mayo.

Las distintas asociaciones de mujeres de la región se unieron  y con el apoyo de la diócesis católica de Tibú aspiran a sentar un precedente que trascienda las fronteras.

“Vamos a decirles al mundo entero y al Gobierno que aquí estamos las mamás catatumberas exigiendo que paren la guerra, que cese el derramamiento de sangre de nuestros hijos”, exclamó García.

Dijo que en la región no hay planes de inversión, tampoco de generación de empresas ni empleo, ni mucho menos infraestructura para la formación educativa superior, al igual que para la recreación de los niños y jóvenes. Hoy, todos los jóvenes que están saliendo bachilleres, en su mayoría, se van a raspar coca o a los grupos al margen de la ley.

De Argentina, Soacha ...

A la cumbre, que se llevará a cabo el 29 de mayo en zona rural de Tibú, fueron invitadas delegaciones de las madres y abuelas argentinas de la Plaza de Mayo, al igual que de Soacha y Barrancabermeja, lugares en los que se protagonizaron desapariciones masivas de sus hijos y nietos.

El caso de Argentina se produjo durante la útlima dictadura cívico militar (1976-1983). 

Carmen García, lideresa del Catatumbo y organizadora de la cumbre, dijo que también vendrán varias mamás de Soacha que perdieron a sus hijos por los denominados ‘falsos positivos’ de las Fuerzas Militares de Colombia.

Asimismo, está prevista la presencia de mamás de Barrancabermeja, Aguachica, entre otras, cuyos hijos fueron desaparecidos durante la incursión paramilitar hace más de veinte años.

Image
La opinión
La Opinión
Viernes, 17 de Mayo de 2019
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día