Escuchar este artículo

Minas antipersona: un fenómeno con más afectados en 2019

Lunes, 30 de Diciembre de 2019
El año que termina dejó como saldo 49 personas afectadas por las minas antipersona, 14 casos más que los registrados el año anterior.

Norte de Santander sigue sufriendo los estragos que origina la siembra de minas antipersonal en los municipios de la región del Catatumbo.

Si bien los eventos violentos por la activación de este armamento no convencional se disminuyeron en 2019, el número de afectados en medio de estos hechos violentos aumentó en comparación con el año anterior.

Según la Sala Humanitaria de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha), este año se presentó un total de 20 incidentes, dos menos de los que fueron reportados en 2018.

Sin embargo, la afectación humana sí experimentó un notable incremento. De los recientes hechos violentos resultaron 49 personas afectadas, 14 casos más de los que ocurrieron en el periodo anterior.

De acuerdo con la Campaña Colombiana contra Minas, siete personas, entre civiles y militares, perdieron la vida en medio de estas explosiones. Uno de estos fallecimientos se registró en el sector conocido como Cerro Mono, en la zona rural de Cúcuta, donde hay presencia de minería ilegal y cultivos ilícitos.

Los municipios más azotados de la geografía de Norte de Santander por la aparición de estos elementos letales, son Tibú, San Calixto, Hacarí y Ábrego.

En esta última localidad, ubicada a 170 kilómetros de Cúcuta, se presentó la detonación más reciente por minas antipersonal, que ocurrió a principios de diciembre. El saldo fue dos lesionados y a uno de ellos se le tuvo que amputar la” pierna derecha por la gravedad de las heridas.

En esa misma semana, un joven campesino murió y un soldado resultó afectando tras caer en un campo minado.

“Este tema de seguridad es uno de los grandes retos para la administración entrante, porque es un ítem que se expuso durante el empalme y se manifestó la preocupación por parte del mandato saliente. Esto se dejó plasmado en el informe para darle una mirada de bastante interés, porque es una dificultad que termina impidiendo el desarrollo de la región”, indicó Luis Alberto Acevedo, secretario de Gobierno de Norte de Santander.

El funcionario indicó que el accionar de estos artefactos mermó significativamente durante la firma del Acuerdo de Paz, pero debido a la confrontación sostenida entre el Eln y Los Pelusos, el territorio del Catatumbo se volvió a ‘plagar’ de estos elementos letales.

Campaña de prevención

Aunque el desminado humanitario pactado en La Habana no ha podido despegar en esta parte de Norte de Santander, la Campaña Colombiana contra Minas tiene empleada una estrategia para alertar a la población sobre la presencia de este armamento no convencional.

Una de las acciones está encaminada a la capacitación de la comunidad por medio de charlas y simulacros de reacción en el momento de que se active un explosivo de esta naturaleza.

Estas iniciativas de prevención están acompañadas de gestiones por parte de organismos internacionales, que se coordinan por medio de la Gobernación.

Image
La opinión
La Opinión