Escuchar este artículo

Música como terapia para pacientes con COVID-19

Lunes, 12 de Octubre de 2020
La iniciativa se cumple en el Hospital Universitario Erasmo Meoz.

Melodías románticas, sonidos armónicos llenos de tranquilidad, contenidos religiosos, otros alegres fueron los escogidos por los pacientes con COVID-19 de la zona de expansión del Hospital Universitario Erasmo Meoz, para dar comienzo al ciclo de terapias no farmacológicas y apoyar así el proceso de sanación de ellos. 

Unos lloraron, otros aplaudieron y dieron muestras de agradecimiento por la terapia, que fue organizada por la especialista Luz Hidela Patiño, líder del servicio de Cuidados Paliativos y Medicina del Dolor del centro de salud, quien explicó que la jornada de musicoterapia que se inició propende el bienestar de los pacientes.

Coronavirus

Gustavo Contreras, quien “le encargó a cada jefa de carpa para que paciente por paciente se les fuera consultando cuál era la melodía o canción preferida, esa que les llegara al alma”.

Estas piezas musicales fueron consultadas con la cantante Claudia Bayona y el músico Fernando Ballestero, quienes prepararon el repertorio escogido por los pacientes para las diversas sesiones de trabajo con ellos. 

“Luego se hizo la interpretación de las canciones y esto ayuda en el proceso de sanación de estos pacientes porque les reduce el dolor, la ansiedad, el estrés, el miedo, la angustia. También los ayuda a concentrarse, a mejorar su atención y los distrae, es una distracción activa”, detalló.

Patiño indicó que además contó con el apoyo de la referente de humanización del hospital, Sandy Acevedo. 

La musicoterapia estuvo dirigida tanto a pacientes como a colaboradores de la zona pues el objetivo es propiciar el bienestar de ambos; por lo cual, está enmarcada en una de las líneas del programa de humanización del centro de salud, llamada Un Entorno Más Humano, que a su vez, hace parte como eje fundamental del proceso de acreditación que viene desarrollando la institución.

En los pacientes con COVID-19 se comenzó a emplear los métodos cognitivos. Estos métodos tienen como objetivo la distracción activa de la atención, los pensamientos e imágenes del paciente.

“Simultáneamente con la musicoterapia estamos manejando la espiritualidad del paciente a través de la cantante, que es una persona muy espiritual,  que hace una oración antes de iniciar la sesión y al finalizar la sesión hace otra”, detalló.

La terapia

Este tipo de terapias se vienen aplicando en hospital desde hace 4 años cuando llegó al centro de salud la doctora Patiño, quien explica que son métodos complementarios o integrales, que como su nombre lo indican, no reemplazan los medicamentos, sino que los complementan.

Detalló que estas son de varios tipos: la de soporte, que pretenden el cuidado de la familia, empatía con el paciente; las cognitivas, donde están las terapias de distracción, la cromoterapia, es decir, donde se hace que el paciente pinte, “con ello se entretiene y de paso uno puede mirar muchas cosas desde el punto de vista emocional que está pasando el paciente. También está la hipnosis, el juego didáctico, y aquí tenemos a la musicoterapia”.

Otra son las conductuales donde se educa al paciente y a la familia se le enseña habilidades, la respiración consiente, la relajación progresiva, los métodos de sugestión y la medicación. Mientras que los métodos físicos son aquellos como la aplicación de calor, frioterapia, el uso del tacto, masaje, relajación muscular y fisioterapia.

Beneficios

La musicoterapia se emplea actualmente como medicina relajante, explica la especialista, que indica que la idea es buscar los sonidos correctos que alcancen el fin terapéutico que se persigue con el paciente. 

“Hay diversas investigaciones que demuestran sus efectos benéficos, mejorando en general las afecciones físicas, psíquicas, y sociales”, manifestó. 

Entre los beneficios que mencionó la doctora del hospital están: producen sedación, disminución de los niveles de ansiedad, aumenta la concentración, la atención y la organización mental. 

“El paciente ansioso y/o deprimido es un paciente que generalmente presenta insomnio entonces la música produce tendencia al sueño, induce a la calma y la percepción consciente. También quita los miedos, los temores y el estrés y si no los quita ayuda a disminuirlos”, sostuvo la especialista Patiño.

En la casa también

La especialista indicó que estas terapias no farmacológicas también se están recomendando para aquellos pacientes que se encuentra guardando  el periodo de aislamiento por la COVID-19 en sus casas. 

“Se les dice a los familiares en la consulta cómo deben hacerlo en sus viviendas, escogiendo la música preferida del paciente y haciéndole una selección de varios temas y se los colocan durante el día. Además, de tenerlos en espacios adecuados donde puedan a la vez conectarse con video llamada con todo su entorno familiar y social”. 

La doctora Luz Hidela Patiño manifestó que el impacto de la terapia no solo se observó en pacientes sino en el personal que labora a diario con ellos en las carpas de aislamiento.

Se mostraron alegres y agradecidos por el ciclo de musicoterapia.

Image
La opinión
La Opinión