Escuchar este artículo

Norte de Santander tiene la capacidad de cremar 18 cuerpos al día

Sábado, 23 de Mayo de 2020
Chocó, el archipiélago de San Andrés, Magdalena, La Guajira y gran parte de la Orinoquía colombiana no cuentan con hornos crematorios.

La emergencia sanitaria por la COVID-19 ha obligado a las naciones a tomar diferentes medidas para los procesos funerales de las personas fallecidas durante la pandemia, en especial las muertes causadas por el virus.

Colombia cuenta con 89 hornos crematorios donde se puede llevar el proceso de cremación a 845 cuerpos al día, estos están distribuidos en diferentes regiones del país.

Bogotá, es la que más hornos crematorios tiene, 13 en total, en los que se pueden cremar 130 cuerpos al día, en segundo lugar está Cundinamarca y el Valle de Aburrá, cada zona cuenta con nueve hornos, la diferencia es que los de Cundinamarca tienen una capacidad de procesar 90 cuerpos, y el Valle de Aburrá 81 cuerpos diarios.

El informe del Ministerio de Ambiente aclara que no todos reportaron la capacidad por día, por lo cual hicieron un promedio teniendo en cuenta que un horno puede cremar de 8 a 10 cadáveres por día, en un tiempo de 1.30 a 2 horas dependiendo la efectividad del mismo.

Departamentos como Chocó, el archipiélago de San Andrés y Santa Catalina, Magdalena, La Guajira y gran parte de la Orinoquía colombiana no cuentan con hornos crematorios.

Norte de Santander tiene a disposición 2 hornos, lo cual permite que en el departamento se puedan procesar 18 cuerpos al día, esto equivale al 2,13% de la capacidad del país. Las empresas funerarias prestadoras del servicio son: Serfunorte Los Olivos y la Organización La Esperanza, bajo el control ambiental de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor).

Vea También: Una pandemia que hace más lúgubres los entierros

Bucaramanga y Cauca también cuentan con dos hornos, la primera ciudad tiene capacidad de 16 cuerpos y Cauca 22 cuerpos al día.

Cuidado ambiental 

Corponor, la autoridad ambiental Norte de Santander dice que lo que busca cuando se hace seguimiento a este equipamiento, es que los hornos tengan la infraestructura completa, como las dos cámaras de quemado; la primaria de gasificación y la secundaria de poscombustión, y también que cumplan con los protocolos de desarrollo de cremación.

“No se puede aligerar la cremación, 120 minutos son los adecuados para que se lleve a su totalidad el proceso. Deben cumplir con todas las normas ambientales, y los protocolos debe ser aprobados por la Autoridad Ambiental”, dijo Santos Omar Monsalve, funcionario de Corponor.

Según lo explicó el funcionario, se deben tener sistemas de control que garanticen la ausencia de emisiones a la atmósfera, además, los combustibles que utilicen deben ser limpios, como gas natural o gas licuado del petróleo.

Corponor hace dos muestreos al año de chimenea que garanticen las normas de emisión, y recomienda que el personal que manipula el horno, debe contar con los implementos de protección personal, como delantales anti radiactivos en aluminio, botas antideslizantes, mascarillas y gorro protector.

Monsalve expone que el cremado cuenta con tres etapas, las dos primeras, estiración y secado del cuerpo; y cremación controlada en los cuerpos, se cumplen en la primera cámara con una temperatura de 850 grados centígrados.

La tercera etapa, denominada reducción de los cuerpos en ceniza, se hacen en la segunda cámara con 1.100 grados centígrados.

“Los hornos deben tener ductos de salida de emisiones y sistema de control. La cámara secundaria tiene torre lavadora de gases que, mediante aspersión de agua, todos los lodos y gases que van a la atmósfera, son enviados a un tanque segmentador que luego hace limpieza en medio de lodo”, explicó Monsalve.

Finaliza diciendo que, esto debe ser un proceso limpio y amigable con el medio ambiente, por eso se busca que no haya emisiones a la atmósfera.

“Los análisis realizados a nuestro equipo, confirma que los niveles de emisión de gases permitidos por el horno son adecuados y cumplen con la normatividad aplicable”, así lo informó Bertha Marina Leal Alarcnó, gerente de Serfunorte Los Olivos.

Esta entidad cuenta con programas ambientales que permiten el ahorro y uso eficiente de los recursos naturales, usando buenas prácticas durante la operación y los procesos realizados, lo cual ayuda a contribuir a la protección del medio ambiente.

“Contamos con un equipo moderno que permite ofrecer un servicio ambientalmente sostenible y tiene la capacidad pertinente para prestar todos los servicios de cremación”, puntualizó la gerente.

Image
Web la Opinión
Web La Opinión