Escuchar este artículo

Parecía que el cielo se hubiese roto, dicen en La Gabarra

Norte de Santander forma parte de los siete departamentos con mayores riesgos en esta temporada de lluvias.

Las primeras precipitaciones del nuevo año encienden las alarmas en los municipios de la provincia de Ocaña y zona del Catatumbo.


Lea también: Los síntomas que siguen atacando a muchos que tuvieron COVID


Inundaciones, deslizamientos de tierra, pérdida de cultivos, enseres y animales de corral, son las emergencias que se han presentado en esta zona del país, según el reporte de los organismos de socorro.

Los alcaldes en conjunto con los presidentes de las juntas de acción comunal implementan los planes de emergencia para mitigar la situación y evitar tragedias que lamentar.

El líder comunal del corregimiento de La Gabarra, Rubiel Quintero indicó que el pasado martes se presentó un aguacero por más de 20 horas. “Como si el cielo se hubiese roto y estamos en la ribera del río Catatumbo con los tributarios lo que ocasiona la emergencia”, precisó.

Aseguró que durante años han sufrido los rigores del invierno y los planes de mitigación se quedan cortos ante la magnitud del problema.


Lea aquí: Se disparan enfermedades respiratorias en Ocaña


Precisó que existen más de 12.000 personas en zona de alto riesgo contando las veredas aledañas que han reportado afectaciones en viviendas, parcelas y animales de corral. “No se ha cuantificado, pero me atrevo a decir que existen más de 3.000 familias a lo largo de los afluentes que atraviesan la región”, agregó.

La situación es bastante compleja, se han hecho censos, solicitado un dragado y la construcción de un muro de contención para mitigar el riesgo.

“Existen muchas pérdidas, no tenemos cuerpo de Defensa Civil, ni han llegado los funcionarios del gobierno departamental y nacional. Se requieren ayudas humanitarias y soluciones de fondo para evitar esas pesadillas”, puntualizó. 


Entérese: Los educadores y trabajadores de la salud arrancaron con protesta



 

Image
Aproximadamente 400 familias se han visto afectadas por la temporada invernal en lo que va de 2023.  /Foto: Cortesía / La Opinión

 

Primer campanazo de alerta

Las primeras voces de auxilio se escucharon el 7 de enero cuando un bus que cubría la ruta Cúcuta-Tibú-El Tarra fue arrastrado por las aguas de la quebrada Prima Carnera, en el corregimiento de Filo Gringo.

El conductor no se percató de una creciente súbita desde lo alto de la montaña e intentó cruzar el riachuelo con seis pasajeros en una batea ubicada en el tramo de la carretera.


Más información: Precios de los alimentos podrían seguir subiendo por cierre de la vía Panamericana


Afortunadamente los ocupantes  salieron ilesos por las ventanas y con la ayuda de los vecinos del sector, según explicó el líder social, Olger Antonio Pérez Quintero.  “Los campesinos lograron evacuar a los pasajeros con lazos y una grúa rescató el vehículo”, agregó.

Los moradores del centro poblado reclaman al Gobierno Nacional que dentro de la transversal del Catatumbo se destinen los recursos para la construcción de un puente para evitar inconvenientes mayores.

Debido al desbordamiento de la quebrada, la vía secundaria que comunica al corregimiento con el municipio de Tibú, se encuentra temporalmente sin paso vehicular, de acuerdo a lo reportado por la Consejería Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres. 


Le puede interesar: La FIFA dio a conocer los candidatos a los Premios The Best 2022


 

Image
Aproximadamente 400 familias se han visto afectadas por la temporada invernal en lo que va de 2023.  /Foto: Cortesía / La Opinión

 

En vilo otros municipios 

En el municipio de San Calixto existe preocupación por la remoción en masa en la vereda San Juan, presentada el día de ayer. 

Propietarios de fincas de la zona noroccidental de esa población solicitan la presencia de especialistas para verificar las fallas geológicas y adoptar los planes de contingencia. La oficina de Gestión del Riesgo de la población cafetera visitó la zona afectada por las lluvias donde el   deslizamiento de tierra pone en riesgo a las viviendas.

Bochalema, Bucarasica, Gramalote, La Esperanza, Los Patios y Salazar de las Palmas, han reportado remociones en masa, crecientes e inundaciones, según el reporte de Gestión del Riesgo. 

Image
Aproximadamente 400 familias se han visto afectadas por la temporada invernal en lo que va de 2023.  /Foto: Cortesía / La Opinión

 

¿Qué ha pasado con las 
familias del 23 de Enero? 

La Opinión consultó a través de la Secretaría para la Gestión del Riesgo de Desastres de Cúcuta, que las familias damnificadas por la ola invernal del 2020, especialmente las que residen en el 23 de Enero, ya han entregado siete subsidios de arriendo desde que se presentó la emergencia. 

Se han hecho seis extensiones a dichos contratos, los cuales han beneficiado a 109 familias y este momento se encuentra pendiente de pago la séptima prórroga del subsidio de arriendo.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Viernes, 13 de Enero de 2023

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión