Escuchar este artículo

Programa de camuras, en riesgo de esfumarse

Lunes, 27 de Febrero de 2017
En diciembre, una extraña enfermedad empezó a cobrar víctimas en los apriscos.

Desencantados. Así se encuentran casi todos los beneficiarios del programa Pobladores rurales articulados regionalmente (Pare), que fueron favorecidos con un lote de camuras preñadas con el propósito de que mejoraran la raza en sus apriscos y, de paso,  sus condiciones económicas.

En octubre fueron vinculados a esta iniciativa y en un comienzo todo fue éxito para los campesinos favorecidos de Los Patios, San Cayetano, El Zulia, Villa del Rosario, Bochalema y zona rural de Cúcuta.

Sin embargo, en diciembre, una extraña enfermedad empezó a cobrar víctimas en los apriscos que el programa les construyó a los 55 beneficiarios a los que les entregó 15 camuras.

En la vereda San Isidro, finca Los Mangos, de San Cayetano, en límites con el corregimiento de Carmen de Tonchalá, donde se concentran seis de las familias favorecidas, los estragos fueron impactantes: de las 90 camuras que fueron llevadas allí, a la fecha han muerto 55, es decir, más del 60 por ciento.

César Augusto Prada, responsable del aprisco, dijo que su preocupación fue mayúscula por el temor de que a todos se nos esfumara el sueño de ser los pioneros en producción de esta especie ovina.

“En la vereda se activaron las alarmas, porque con las cabras nuestras nunca habíamos tenido mortandades como las que se nos estaban presentando con las camuras. Además, con la incertidumbre de no saber qué las estaba matando”, dijo Prada.

Tras acudir al Ica y a laboratorios veterinarios particulares, los campesinos conocieron que lo que estaba acabando con sus camuras era la anaplasmosis, una enfermedad parasitaria que de no ser controlada a tiempo es letal para esta población animal.

'Se separará'

Beneficiarios de Los Patios, El Zulia, Cúcuta y San Cayetano con los que dialogó La Opinión coinciden en que en sus fincas no se había dado un caso como el que estaban enfrentando, “lo que deja a entrever que la enfermedad pudo llegar con las camuras, dijo Prada.

Dijeron que del programa ha muerto un 40 por ciento de los animales.

El secretario de Desarrollo Económico de la Gobernación, Leonel Rodríguez, aseguró que la situación está controlada en un 95 por ciento, tras la intervención que se hizo en los 55 predios en los que se lleva a cabo el programa con un equipo integrado por técnicos y 5 veterinarios.

Dijo que tras conocerse un primer diagnóstico se concluyó que los animales presentaron problemas de adaptación, cosa que no ocurrió con los animales que se llevaron al municipio de La Esperanza.

El funcionario señaló que se espera los resultados de otros estudios que se emprendieron, para determinar la real causa de la mortandad de las camuras, dado que con las que se llevaron del programa muchos productores las revolvieron con cabras que tenían en sus parcelas.

Además, se estudia la clase de plantas que puedan estar ingiriendo los animales, ya que muchas de ellas pueden resultar tóxicas, dijo Rodríguez.

A la par con el plan de choque también se intervino con multivitamínicos a los animales. 

Rodríguez les envió un mensaje de esperanza a los campesinos al anunciar que se hará una reposición de alimentos y también de animales, aunque no del ciento por ciento. Esto se discutió con la unipamplona, dijo.   

El proyecto, además de la entrega de las camuras, consistía en la construcción del aprisco, con cerca eléctrica, más semilla de pasto para una hectárea. Contó con el apoyo económico de la Gobernación y del Ministerio de Agricultura, y su ejecución estuvo a cargo de la Universidad de Pamplona.

Image
La opinión
La Opinión