Escuchar este artículo

Puerto Santander, sin alcalde

Jueves, 7 de Febrero de 2019
La Procuraduría lo destituyó e inhabilitó por 10 años.

La Procuraduría Regional de Norte de Santander destituyó e inhabilitó por 10 años al alcalde de Puerto Santander, Henry Manuel Valero Peinado, por hacer contrataciones sin los debidos estudios de conveniencia y oportunidad.

Valero, según el Ministerio Público, firmó un contrato de prestación de servicio de defensa jurídica sin cumplir con los debidos procesos y pasos para este tipo de contratación.

El órgano de control dictó sentencia firme contra el recurso de apelación que introdujo Valero contra el fallo en primera instancia que profirió la Procuraduría Provincial de Cúcuta, el 15 de noviembre de 2018. 

En esta primera decisión la sentencia era por 13 años; sin embargo, la defensa de Valero argumentó que este no posee antecedentes penales y por tal motivo rebajaron a 10 años. 

Los hechos ocurrían durante su primero período como alcalde (2008-2011) por la celebración de este contrato de servicios profesionales con el abogado Edgar Eduardo Contreras Hernández. 

Este sería el fallo en segunda instancia y la sentencia definitiva en el caso de Valero, quien será notificado en las próximas horas y tendrá que dejar el cargo.

Lo que sigue, ahora le corresponderá al gobernador, William Villamizar Laguado, nombrar un alcalde provisional por el partido que salió electo Valero, mientras se celebran las elecciones de los alcaldes el domingo próximo 27 de octubre.

El Partido Conservador Colombiano, quien avaló a Valero para ambos períodos, debe enviar una terna a Villamizar de los posibles sucesores para este escoja quien estaría en el cargo hasta el 31 de diciembre de 2019.

Otros hechos

Sobre Valero también ha habido otras denuncias. Una de ellas fue interpuesta en 2012 ante el Juzgado 3 Penal del Circuito de Cúcuta por el excalcalde de Puerto Santander, José Eriberto Muñoz Ruiz, quien actuó como denunciante y denuncio a Valero Peinado por presuntos delitos de celebración indebida de contrato y falsedad en documento público. 

Muñoz indicó, en ese momento, que recibió de su antecesor dos contratos —también en el primer período— en los aparecían pendientes los desembolsos y las dos empresas contratistas ya estaban seleccionadas para las obras, y nunca fueron girados los dineros ni ejecutadas las obras.

El primer contrato estaba destinado a la construcción de la sede educativa urbana integrada del casco urbano de Puerto Santander y el segundo al mejoramiento del estadio del fútbol Emilio Lizarazo. 

En 2012, Valero fue baleado en un atentado en la avenida Los Faroles, en Cúcuta.

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda