Escuchar este artículo

Rectores mejoran su liderazgo para transformar la educación regional

Sábado, 16 de Diciembre de 2017
El programa rectores líderes transformadores ha logrado empoderar a directivos de colegios de Cúcuta y el área metropolitana.

Hace cuatro años se gestó en Cúcuta el programa Empresarios por la Educación bajo la premisa de que el conocimiento es motor de transformación y los sueños educativos pueden hacerse realidad con calidad.

Hoy, los resultados son tangibles, contándose con un grupo de empresarios comprometidos con mejorar los estándares académicos.

En el camino recorrido se han ejecutado dos proyectos con recursos del sector privado. El primero, en 2014, se denominó Líderes del siglo XXI y buscó el mejoramiento de la calidad en instituciones, así como de los procesos y procedimientos.

Luego, a comienzos de 2016, vino el que ha sido bandera de la Fundación: Rectores líderes transformadores, entregando resultados de impacto en departamentos como Norte de Santander.

Para hablar del proyecto esta semana estuvo en Cúcuta la subdirectora de incidencia pública y privada de la Fundación Empresarios por la Educación, Luz Enith Castro Otálora, quien profundizó en este tema y en las iniciativas que vienen.

¿Cómo surgió el programa de rectores líderes?

Cuando empezamos a trabajar con los empresarios pensamos en un proyecto que anclara el trabajo con los colegios y surgió el programa pensado a orientar y fortalecer el liderazgo pedagógico y transformador con los directivos. 

¿Cuál es el alcance de la iniciativa?

Es una iniciativa nacional por la que han pasado más de 1.300 directivos con resultados maravillosos. En Norte de Santander son 15 rectores los que hacen parte de la primera fase, pues es un proyecto por etapas.

¿Qué resultados han tenido?

Hablamos del liderazgo de los rectores y del mejoramiento de los procesos de gestión que emprenden las instituciones educativas. Los rectores de Norte de Santander que participan en el proyecto se han convertido en referentes de las Secretarías de Educación para abordar temas de liderazgo escolar. Además, son académicos de colegios públicos que tienen los más altos resultados en las pruebas Saber.

¿Cuál ha sido la metodología de trabajo?

Es innovadora porque tiene un componente fuerte de coaching educativo y ahí radica una de las diferencias del programa frente a otros que se ofertan en el país. Los rectores se reúnen durante cuatro semanas a lo largo de un año, para conversar sobre cómo fortalecer el liderazgo desde la realidad de sus colegios. Incluso, hemos tenido premios de la Unesco y de OCDE, por ser una experiencia innovadora en América Latina.

¿Qué hacen con las conclusiones de los rectores?

Nuestro equipo conformado por un pedagogo y un coach educativo, los acompaña a sus instituciones para poner en práctica lo que aprendieron y eso nos permite llegar no solo al rector sino trabajar con un equipo de docentes, padres, estudiantes y administrativos. De esa forma se genera una integralidad que redunda en el mejoramiento de los procesos de aprendizaje y en la convivencia en la escuela.

Trabajo en equipo

Usted habló de líneas de trabajo de la fundación, ¿cuáles son?

Son cuatro. La primera hace relación a la generación de conocimiento buscando ofrecer a la comunidad en general y a la educativa, información confiable soportada con evidencias y estadísticas. Para ello, contamos con un sistema de iniciativas de intervención privada que mapea los proyectos y recursos que invierte el sector privado en educación. Así, se genera una cultura de información para tomar mejores decisiones en cuanto a la inversión que quieren hacer los privados y las políticas que quieren los públicos.

¿Esas decisiones van acordes al contexto escolar?

Sí. Esa es la segunda línea, la de incidencia pública y privada para que las decisiones sean acordes con lo que necesita el sector y por ello nos basamos en los contextos escolares que es donde se desarrollan y articulan las políticas.

¿Cuáles son las dos restantes?

La tercera es la de fortalecimiento del liderazgo educativo con programas como el de Rectores líderes transformadores. La última es una línea que apalanca a las demás y es la de fortalecimiento regional. Estamos convencidos de que es en las regiones y en las instituciones donde podemos generar transformación.

¿Qué viene para el próximo año?

Queremos consolidar el proyecto de Rectores líderes transformadores, finalizando la primera cohorte y revisar la posibilidad de ampliar a un grupo nuevo de rectores del departamento y de las zonas de posconflicto que necesitan de estos liderazgos locales. La escuela es la llamada a asumir un liderazgo. También se viene un proceso electoral y queremos incidir para que las políticas que se van a implementar reconozcan en la educación un motor de desarrollo.

¿En materia de posconflicto con quién harán alianzas?

Queremos influir en las zonas sensibles del conflicto y se ha pensado en revisar con la Gobernación los sitios donde es más pertinente trabajar, sobre todo porque estamos convencidos que desde la educación se puede complementar los planes de gobierno.

Image
Eduardo Rozo