Escuchar este artículo

Reparcheo en la vía a Puerto Santander

Martes, 6 de Febrero de 2018
La carretera atraviesa unos diez caseríos y es muy usada por tres empresas de transporte público. 

Baches por todas partes, burdos reparcheos y sin demarcación. Así está la vía de Cúcuta a Puerto Santander. Transitar por esta carretera en las noches significa un riesgo, pues sin las líneas blancas divisorias la visibilidad se convierte en un problema para los conductores.

Esta vía, que se inicia en la redoma de El Salado y termina en el puente internacional Unión, atraviesa casi 10 caseríos. Hace más de un año se le hicieron trabajos de reparcheo en ciertas zonas, pero quedaron así. Se instaló la señalización, pero no se hizo demarcación. 

Tres empresas de servicio público de transporte (Trasan, Risaralda y Barí) utilizan la vía con unas 140 unidades que transitan por la carretera diariamente.

Según los buseteros, los problemas que tiene la vía son: falta de iluminación, pavimentación e inseguridad. Solo hay iluminación en los caseríos.

Carlos Echeverría, busetero, explicó que cada vez que se abre un nuevo hueco, la solución es colocar un bacheo. Esto hace que la carretera pierda uniformidad en el rodamiento, según explican los propios choferes.

“Los huecos son solucionados con un reparcheo, y así en cada tramo. Uno va por la carretera y pareciera que se estremeciera todo dentro de la buseta”, señaló. “Deberían colocar una capa asfáltica uniforme en toda la vía, y no hacer esos trabajos por pedazos”.

También denunciaron que en muchos caseríos los vecinos colocan reductores de velocidad, sin contar con los permisos. 

Sobre este problema, el director territorial de Invias, Jesús Edgardo Vergel, aseguró que se abrirá una contratación para la demarcación de la vía. Aseguró que se han realizado trabajos de pavimentación por tramos, pero ahora toca la demarcación.

Por el tema de la inseguridad, aseguran los conductores del transporte público que luego de las 6 pm, deben estar más atentos de lo normal, porque están asaltando.

Desde el terminal sale para Puerto Santander la última buseta a las 7 p.m. y retorna tres horas y media después. Los choferes que trabajan en estos horarios reciben amenazas para que no trabajen hasta tarde en la noche. Reciben panfletos firmados por grupos delictivos de la zona. 

Image
La opinión
La Opinión