Escuchar este artículo

Sequía disminuye cría de truchas en Mutiscua

Viernes, 22 de Enero de 2016
La disminución del caudal del río La Plata 10 perjudica diez criaderos.

La producción de trucha arcoíris de Mutiscua se podría ver disminuida para la época de Semana Santa, debido al bajo caudal del río La Plata, de donde se toma el líquido para los estanques.

El propietario de una de las estaciones truchícola del municipio; Néstor Yesid Álvarez Acevedo, indicó que la situación se ha agudizado en los últimos 15 días.

“Hemos visto que por el fenómeno 'El Niño' las fuentes hídricas se han reducido en más del 50%”, dijo.

Considera que a medida que avanza el verano se les hará imposible sembrar lotes mensualmente, tal como lo hacen en temporada normal.  

De ser así será poco el pescado disponible para cubrir la demanda de Semana Santa, que es la época en donde aumentan los pedidos.

Expresó que el problema radica en que cuando hay poca agua circulando en los estanques disminuye el oxígeno que se necesita para mantener la producción.

Esto hace que se tengan que reducir las cargas o el número de animales en las estaciones para evitar mortandades de peces.

“Si en estos momentos llegáramos a sacar las tallas pequeñas que se tienen programadas para abril y mayo, seguramente no vamos a responder con los pedidos”, sostuvo.

La producción

En Mutiscua hay establecidos a lo largo del río La Plata diez criaderos que producen al mes entre 30 y 35 toneladas de trucha arcoíris.

De acuerdo con Álvarez Acevedo, en caso de no llover en los próximos días la producción se vería disminuida hasta en un 50 por ciento, lo que generaría pérdidas millonarias para el gremio de productores.

Afirmó que la trucha de Mutiscua es apetecida a nivel nacional porque las siembran y crían en aguas que provienen del páramo de Santurbán, las cuales no están cargadas con químicos.

“Son aguas puras lo que hace que nuestras truchas se desarrollen en mejores condiciones y sea un producto limpio”, afirmó Néstor Yesid Álvarez Acevedo.

En la actualidad se tienen canales de comercialización con los mercados de Santander y Norte de Santander, Bogotá, Medellín y la Costa Atlántica.

No solo los cambios climáticos afectan a los criadores de trucha de Mutiscua, sino también el alza del dólar los tiene golpeados.

Esto hace que tengan que adquirir los concentrados o alimentos con precios más altos al igual que las ovas que también son importadas.

Esta trucha es endémica de la costa oriental de América del Norte y fue llevada a diferentes partes del mundo con fines de repoblamiento de aguas, convirtiéndose en una especie invasora.

*La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas