Escuchar este artículo

Tibú: renuncian 9 médicos por temor y amenazas

Miércoles, 4 de Marzo de 2020
Los profesionales de la salud no quieren ir al municipio.

La misión médica viene siendo objeto de amenazas y presiones por parte de grupos armados ilegales en el Catatumbo, al punto de que nueve de ellos al servicio del Hospital San José de Tibú renunciaron a sus cargos por temor a ser víctimas de los violentos.

La renuncia tuvo como punto de partida el ataque a bala del que fue víctima la médica venezolana Lady Leonor Cáceres Pernía, en un hecho registrado el  pasado 3 de febrero, cuando salía de ese centro asistencial en el municipio petrolero, quien debió ser evacuada de inmediato en un helicóptero a un centro médico de Cúcuta.

Directivas del hospital informaron que la renuncia de un médico se dio por amenazas directas y los 8 restantes por miedo, al no contar con las garantías para su seguridad en la prestación de los servicios, particularmente en la zona rural.

“Desde el evento del atentado a la doctora Cáceres Pernía le han renunciado nueve médicos, por lo que nosotros tuvimos que suspender las jornadas extramurales por la falta de médico y cubrir en el hospital esos servicios”, dijo un representante de las directivas.  

Agregó que en un esfuerzo grande ya lograron contratar cuatro profesionales de la medicina, pero que aún faltan cinco para completar toda la planta que es de 19.

“La  Empresa Social del Estado Hospital Regional Norte hace la contratación, pero médicos rurales para Tibú no han aceptado. Para este año aceptó uno solo y renunció después de lo de la médica”, explicó.

En consecuencia, todos los servicios se han visto afectados puesto que  se reducen las horas de atención y el número de pacientes atendidos, laborando con la mitad del personal.  

Además de los médicos, renunciaron el pasado viernes las enfermeras y auxiliares de enfermería en San Martín de Loba y en Las Mercedes (Sardinata), vacantes que se han ido cubriendo “aunque ha sido difícil ubicar personal en estas zonas”, según directivas de la institución. 

Agregaron que ante la negativa de médicos para hacer el rural en Tibú, desde hace más de año y medio vienen contratando personal venezolano que ha homologado sus títulos, que han tenido un buen recibo por parte la comunidad, porque algunos incluso son especialistas. 

Solicitaron a las autoridades competentes seguir fortaleciendo el tema de misión médica y capacitar a las comunidades sobre los deberes y derechos que existen de ambas partes, instando igualmente a los grupos armados para que respeten la misión médica, dedicada única y exclusivamente a salvar vidas.

Lea además Se robaron una ambulancia, en la vía Tibú-La Gabarra 

  Médicos del hospital San José de Tibú han denunciado amenazas y presiones. Los profesionales han preferido renunciar y salir de la zona.​

Amenazas y violaciones

Líderes sociales del Catatumbo denunciaron los constantes asedios y amenazas de que es víctima a diario la misión médica en esta zona de Norte de Santander, en algunos casos por grupos armados y en otros por delincuencia común.

Rechazaron esa situación en que se ve afectada directamente la comunidad establecida en la zona rural, particularmente las mujeres gestantes y los niños en temas de crecimiento y desarrollo, odontología y otros servicios médicos que dejan de recibir cuando se impide que ese personal llegue a la zona.

Denunciaron, que hay corregimientos de Tibú donde “han ocurrido casos atroces como el abuso sexual de una enfermera, obligar a detenerse una ambulancia para asesinar al paciente que llevaban, el robo de ambulancias con sus equipos y las amenazas de muerte contra varios integrantes de la misión médica”. 

Image
La opinión
La Opinión