Escuchar este artículo

Trece veredas de Cáchira están incomunicadas

Un proceso de remoción en masa amenaza a 1500 personas en corregimiento La Vega.

Cáchira ha sido uno de los municipios más golpeados por la segunda temporada de lluvias  en Norte de Santander. Debido a los deslizamientos de tierra de una montaña el corregimiento La Vega podría sufrir consecuencias devastadoras.   


Lea: Estudiantes de Nuestra Señora de Belén crearon un pesebre mecánico


Las veredas como La Explayada, El Salobre, San Agustín, Paramito y Calichana se encuentran incomunicadas porque los derrumbes colapsaron la vía principal de la localidad, lo mismo que ocurre con las vías terciarias. 

El alcalde de Cáchira, Javier Pabón, aseguró que desde hace 15 días se viene presentado la pérdida de banca de la vía a La Explayada y otros sectores tienen puntos críticos, por eso el municipio fue declarado en calamidad pública.

“Tenemos una única maquinaria pero desafortunadamente hemos tenido problemas técnicos. Ya gestionamos con la Unidad de Gestión del Riesgo y enviarán un banco de maquinaria para atender de manera oportuna esta situación”, declaró.

El funcionario agregó que hay afectaciones en el 90% del municipio por las lluvias y que se suman 13 veredas incomunicadas para este miércoles. Además, la malla vial se vio comprometida y presenta pérdida de la banca debido a los movimientos de terreno.

Esto ha ocasionado graves consecuencias en algunas viviendas de la zona rural por lo que hasta la fecha han sido desalojadas 22 familias. Sin embargo, la cifra total de afectados por distintos eventos relacionados con la ola invernal supera las 280 personas en el municipio.


Lea también: Alcaldía abre convocatoria para escoger líderes de deportes y cultura


El corregimiento de La Vega, que tiene unos 1.500 habitantes, está siendo amenazado por las avalanchas que se han venido presentando y esto producto de una falla geológica que afecta a unas siete  veredas que permanecen incomunicadas. 

“Tenemos una única maquinaria pero desafortunadamente hemos tenido problemas técnicos. Ya gestionamos con la Unidad de Gestión del Riesgo para que envíen un banco de maquinaria para atender de manera oportuna esta situación”, expresó.

El alcalde dijo que esperan recursos para asignarlos a las Juntas de Acción Comunal de manera que puedan brindar asistencia a la emergencia, con sus frentes de trabajo. “Todos los días llueve y nuestro banco de maquinaria no da abasto”, mencionó.

Las familias no han sido las únicas afectadas y los habitantes de la zona rural reportan pérdidas de cultivos por la crecida de las quebradas que han causado inundaciones.

Javier Pabón ha pedido se haga un estudio técnico de las condiciones del lugar, porque lo sucede en la parte alta del corregimiento La Vega, el más grande de Cáchira, podría reproducir la tragedia que se vivió en la vereda El Molino del municipio de Villa Caro, en días pasados. 

“Nos preocupa que hay un gran porcentaje del área de esa zona que está afectada y está agrietada. De venirse eso abajo, en cualquier momento, acaba con lo que se encuentre aguas abajo”, dijo.


Le puede interesar: Así va la venta de vivienda en Cúcuta


Este martes una comisión de expertos con geólogos de la Gobernación de Norte de Santander viajó a la zona para realizar una valoración del proceso de remoción en masa y así poder adoptar las medidas necesarias desde el Sistema Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres. 

Contó que tienen 45 vías rurales que comunican las veredas en pésimas condiciones y no ha sido posible alguna intervención porque no ha parado de llover.

De igual manera, la vía que comunica a Cáchira con Cúcuta, Villa Caro y Gramalote está incomunicada. Similares son las condiciones de la carretera principal que comunica con la Costa Caribe y con Bucaramanga, donde se presentan ocho puntos críticos. 

 
“No tenemos como salir”

Jorge Alexis Rodríguez, vecino de la vereda La Explayada, afirmó que la falla geológica que afecta a esa zona del municipio se viene presentado desde hace unos 20 años, producto de una erosión generada en Boca de Monte. 

Afirmó que hay 11 viviendas afectadas y un puesto de salud. No tienen salida hacia el pueblo porque la vereda quedó completamente incomunicada mientras siguen a la espera de alguna respuesta gubernamental. 

“No tenemos como salir a buscar alimentos, ni medicinas. Si tenemos algún enfermo o una emergencia no hay manera de sacarlo. Hay salida hasta una parte pero luego nos toca hacer trasbordo y cargarnos todo al hombro”, agregó.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Jueves, 1 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión