Escuchar este artículo

Urge intervención de la vía entre Chinácota y Toledo

Martes, 27 de Julio de 2021
Mal estado de la carretera aleja a los turistas, aseguran los comerciantes.

Chinácota se ha consolidado en la última década como el principal lugar de descanso de los nortesantandereanos cada fin de semana y es precisamente el sector de Iscalá, en la vía hacia el municipio de Toledo, donde mayor desarrollo turístico se ha generado con grandes ofertas gastronómicas, hoteleras, de diversión, entre otras. 

Si bien cada día nacen más alternativas para ir a tomar un café, comer un postre, almorzar o para disfrutar el paisaje y del clima con temperaturas medias y bajas, hay un problema que ha hecho que varios de los turistas decidan no ir a Iscalá, o simplemente cambiar de destino: la vía. 

En total son 22 los kilómetros que separan el sector de Santa María del páramo de Mejué, tramo en el que el paisaje rural, árboles, flores, nacientes de agua, entre otros, es interrumpido por el incalculable número de huecos, falta de capa asfáltica, charcos, zonas inestables y demás detalles que triplican el tiempo de viaje entre un punto y el otro. 

Miguel Lizcano es propietario de uno de los sitios donde se va a disfrutar del paisaje o de un café. El comerciante cuenta que uno de los comentarios que más se repiten dentro de su predio es el estado de la vía para llegar hasta inmediaciones del páramo de Mejué. 

“El 99,9% de los clientes siempre se queja por la carretera, preguntan qué cuándo la van a arreglar, hay algunos que ya no volvieron porque sus carros se han dañado por los huecos y baches, otros vuelven. Es un anhelo ver arreglada esta vía para poder ofrecer otros servicios”, le dijo a La Opinión. 

Aunque en el caso particular de Miguel en los últimos años su negocio ha crecido, la pandemia, el estado de la vía y la crisis económica ha hecho que los visitantes no sean constantes, por lo que pide a la Gobernación de Norte de Santander más atención sobre este carreteable. 

“Una vez más hacemos un llamado a la Gobernación para que eche una miradita por acá, debido a que el desarrollo turístico de Chinácota está en esta vía a Iscalá, la idea es que ellos vengan, saquen sus conclusiones y miren cómo nos pueden ayudar””, mencionó. 

La situación de Miguel es vivida por otros comerciantes ubicados sobre esta vía principal, desde la vereda Cineral hasta el páramo de Mejué, quienes se han unido para hacer solicitudes conjuntas en pro del arreglo de la vía. 

Wolfang Suárez Conde es el propietario de uno de los establecimientos de la zona sur de Iscalá que más público recibe cada fin de semana. Cuenta que la queja de todos los visitantes por las redes sociales y de manera presencial es el estado de la carretera, que a su juicio “cada día empeora más”. 

“Elevamos unas solicitudes por escrito a la Alcaldía y Concejo de Chinácota, a la Asamblea y Gobernación de Norte de Santander y hasta la presente solo hemos recibido la respuesta por parte de la Alcaldía y el Concejo, pero no es la respuesta que queremos, porque esperábamos que se pusieran la camiseta e hicieran más presión de la que podemos hacer nosotros”, afirmó Suárez. 

El comerciante sostuvo que la intervención de esta vía fue una promesa hecha por el mismo gobernador, Silvano Serrano Guerrero, en sus épocas de candidato, y que hasta ahora solo se ha intervenido un kilómetro cerca al páramo de Mejué, con recursos de regalías. 

Lea aquí: Un camión fuera de control causó susto en Pamplona

Lo proyectado 

En su última visita a Chinácota, el pasado 10 de julio, el gobernador Silvano Serrano, en un espacio de conversación con comerciantes, gremios, concejales, docentes, entre otros, se refirió al estado de la carretera, manifestando que se requiere una “una intervención rápida” para mejorar el flujo vehicular. 

“La idea es poder hacer una intervención integral, se requieren estudios y diseños, yo creo que en este segundo semestre se hacen estos estudios y diseños, pero es necesario hacer una intervención rápida a la vía, para mejorar movilidad, por eso ya están disponibles, aprobados, es un proyecto por $7.000 millones para mejorar la movilidad entre santa María y Mejué”, aseveró. 

Precisamente, además de la pavimentación, los gremios plantearon la necesidad de iluminar este corredor vial y ubicar cámaras de seguridad para prevenir actos ilícitos, propuesta que quedó sobre la mesa. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Oscar Andrés Olarte
Óscar Andrés Olarte