Escuchar este artículo

´Urge que el Gobierno Nacional pague la deuda del Hospital’

Domingo, 26 de Abril de 2020
El gobierno departamental y las autoridades locales han dado lo que tienen para estar listos en el momento de mayor crisis por la pandemia.

Los días críticos de la pandemia del coronavirus están por llegar a Norte de Santander. Las cifras que se conocen sobre la proyección del contagio no son nada alentadoras, por el contrario, demandan el máximo de cuidado y el cumplimiento estricto de todas las medidas sanitarias, incluido el aislamiento en los hogares.

A juicio del gobernador Silvano Serrano, quien lidera el Plan de Acción que se diseñó para hacer frente a la emergencia sanitaria, aún queda mucho por hacer para reunir todo lo que se necesita en el compromiso de brindar atención eficaz e integral a las personas que contraigan la enfermedad.

El próximo 27 de abril, que se pone fin a una de las etapas de la cuarentena, está proyectado dar reapertura a varios sectores de la producción, por lo que no se descarta que el nivel del contagio se pueda incrementar.

Las etapas de prevención y contención fueron superadas y ahora las autoridades se centran en la mitigación, lo cual significa estar en un ciento por ciento listos para lo que se pueda venir.

¿Qué tan listos estamos,  si tenemos las camas y los ventiladores suficientes?

Las camas que se requieren en el departamento para atender la pandemia, incluidas las de las clínicas privadas ascienden a 913, de las cuales 377 son para hospitalización, 139 de cuidados intermedios y 397 UCI.

¿Cómo se va a suplir esa necesidad?

En el Hospital Universitario Erasmo Meoz se van a montar 200 camas UCI en carpa, 80 de cuidados intermedios y 70 de hospitalización. Ayer se inició el proceso para echar un pavimento básico en la cancha para el montaje de las carpas, de estas, tres las donó la cooperación internacional y se van a instalar 10 nuevas para toda la capacidad que se requiere en esta entidad.

¿Pero las camas no funcionan solas, ¿quién va a comprar todo lo que se necesita?

Ya se inició el proceso de compra de todas las camas y equipos biomédicos. La financiación proviene de la Gobernación, con 10.000 millones de pesos, y de la alcaldía, con 6.000 millones de pesos.

De los 200 respiradores que se necesitan, el Ministerio de Salud nos informó que nos va a dar 77 para el Erasmo Meoz, el resto los comprará el hospital.

¿Hay algo que no deja de preocupar y es quién se va a encargar del funcionamiento, cuánto cuesta y quién lo cubrirá?

Para esto le estamos requiriendo al Gobierno nacional que pague la deuda del hospital (cuya cuantía asciende a los 55.700 millones de pesos), para con eso solventar el funcionamiento.

Solo el funcionamiento de lo nuevo del Erasmo Meoz cuesta 12.000 millones de pesos mensuales, y hoy no se tiene claro de dónde van a salir esos recursos.

¿Cuánta plata ha puesto el Gobierno Nacional para el plan de expansión hospitalaria que se requiere para Norte de Santander?

No ha girado un peso. Solo nos dio 1.390 millones para el montaje del laboratorio de salud pública en Cúcuta, para la práctica de pruebas moleculares COVID -19. La Gobernación, por su parte, giró a la Universidad de Pamplona 1.500 millones de pesos para que en el laboratorio del alma mater se practiquen también estas pruebas.

¿Cuándo se empiezan a practicar las pruebas de COVID-19 aquí en Cúcuta?

Nosotros estamos esperando que la próxima semana, según el Instituto Departamental de Salud, lleguen los equipos, solo será cuestión de unos días para instalarlos, porque la capacitación del personal ya se hizo.

¿Con las clínicas privadas de Cúcuta qué plan hay?

Se tiene previsto que en las clínicas Santa Ana, Norte, Medical Duarte y San José, podamos disponer de 90 camas UCI, 18 de cuidados intermedios y 107 de hospitalización.

¿No se ha escuchado hablar nada de transporte, en qué se movilizarán a los pacientes con COVID-19 que lo requieran?

Nosotros vamos a hacer una inversión de 1.600 millones de pesos para adquirir 5 ambulancias medicalizadas para el transporte de los pacientes que resulten en el Catatumbo, pueblos de occidente,  Ocaña, Pamplona y el área metropolitana de Cúcuta.

¿Otro aspecto importante es el manejo de cadáveres y su destino final. Se dice que en esto no se cuenta con toda la infraestructura, es cierto?

Es cierto, se necesitan hornos crematorios, en esto aún no se reúne la capacidad; también se necesitan contenedores con refrigeración para disponer los cadáveres mientras se creman o se llevan a cementerio. Sobre estas necesidades ya se tiene previsto adquirir dos contenedores con recursos de la donación solidaria que coordinó la Cruz Roja Colombiana; también tenemos que  dotar a la policía judicial de las bolsas especiales que se requieren para el manejo de estos cadáveres. La próxima semana vamos a hacer un segundo simulacro para saber si ya estamos listos en este campo.

¿Qué es lo que más le preocupa a estas alturas?

La financiación del funcionamiento de toda la infraestructura nueva que se está terminando de instalar en los hospitales.

¿Qué tanto nos vamos a contagiar?

El departamento de Norte de Santander cuenta con una población total de 1.620.000 habitantes. 

Según esta base poblacional, el Ministerio de Salud Nacional proyecta que se presentarán en el departamento 428.571 casos positivos, de los cuales 85.713 serían sintomáticos, y de estos se estiman que 32.145 tendrían manejo ambulatorio y 17.142 requerirán internación general aislada.

Los restantes 4.286 casos serían críticos que pudieran requerir intervención en cuidados intensivos.

Según el Ministerio de Salud, se debe tener en cuenta que esta es una proyección inicial modelada a partir de los datos disponibles con corte al 20 de marzo de 2020, y que puede presentar variación en los días siguientes.

A la fecha, se han practicado en Norte de Santander 2.293 pruebas para COVID-19;  hay descartados 1.745 casos y se tienen pendientes  por resultado 357 pruebas. Según las autoridades de Salud del Departamento, de estas pruebas pendientes 283 son probables positivas. 

De los 60 casos confirmados que se tenían hasta el 23 de abril, se están recuperando 36 personas, ya están recuperadas 17, hay dos hospitalizadas y una en cuidados intensivos. A la fecha se contabilizan 4 decesos.
 
En la región

¿El Plan de expansión para la atención de la pandemia ya está listo en Pamplona, Ocaña y el Catatumbo?

En Ocaña están listas 45 camas uci, 7 de cuidados intermedios y 10 de hospitalización,  La dotación la financiará la Gobernación.

En el caso del Hospital San Juan de Dios de Pamplona hay dos cosas importantes. Allá se requieren 19 camas UCI, 5 de cuidados intermedios y 32 de hospitalización.

Lo otro es que nos van a entregar la clínica privada  de Pamplona, y ahí vamos a montar la capacidad de expansión que se requiere en este municipio.

En Tibú vamos a montar 10 camas uci, 10 de cuidado intermedio y 28 camas de hospitalización. 

La financiación de Ocaña, Pamplona y Tibú correrá por cuenta de la Gobernación con un proyecto que nos cuesta 10.000 millones de pesos. 

Image
La opinión
La Opinión